Proponen arresto de 30 días por conducir en estado de embriaguez

Proponen arresto de 30 días por conducir en estado de embriaguez

Este martes la Cámara comenzará el trámite de un nuevo proyecto de ley sobre los choferes borrachos.

notitle
12 de junio 2011 , 08:57 p.m.

La problemática de los conductores ebrios volverá a tomarse mañana la atención del país. En la Comisión Primera de la Cámara de Representantes comenzará su trámite un proyecto de ley que busca castigar con cárcel el solo hecho de conducir borracho y eliminar beneficios como la casa por cárcel para quienes, en ese estado, ocasionen una muerte o una lesión.

La iniciativa también persigue aumentar las penas para quienes cometan un homicidio conduciendo ebrios, pero la decisión final sobre este tema se dará este lunes, luego de una reunión entre los ponentes del proyecto.

El tema no es de poca importancia si se recuerdan casos como el del alcalde de Nemocón, José Vega, quien bajo los efectos del alcohol arrolló y mató a un ciclista el pasado 15 de abril en carreteras de Cundinamarca; o el de un conductor ebrio que en la localidad de Engativá, en Bogotá, embistió a otro carro que estaba estacionado y mató a sus tres ocupantes.

Por estos y otro casos, el Congreso decidió metérsele al tema y se logró la acumulación de dos proyectos de ley (uno de la representante del movimiento Mira Gloria Stella Díaz y otro del senador de 'la U' Roy Barreras) para frenar este fenómeno.

La idea es que quien conduzca embriagado, por ese solo hecho, sea arrestado entre ocho y 30 días, y quien sea condenado por cometer homicidio manejando borracho pague su pena en un centro carcelario y no en su residencia, como ocurre hoy en día.

Para el coordinador de ponentes de la iniciativa, Miguel Gómez Martínez, parte de la dificultad es que en Colombia "consideramos que el alcohol no es un problema social".

"Creemos que hechos cometidos bajo la influencia del alcohol no deberían ser agravantes, pero cuando se le dice eso a la mamá de una niña que murió asesinada por un chofer borracho, es muy difícil de entender", agregó el congresista de 'la U'.

El aumento de las penas para quienes conduciendo alicorados maten a otra persona dependerá de si el homicidio es calificado como culposo o doloso.

"Es probable que en el Código Penitenciario que está en trámite también abordemos el tema. Estamos viendo si deberían existir centros de reclusión para personas a las que, a pesar de haber cometido esta falta grave, no se les puede tratar como criminales empedernidos", explicó el representante Gómez. Según él, en caso de que se decida proponer que el homicidio sea culposo, las penas no serían inferiores a cinco años y si es doloso, es decir intencional, irían de siete a 15 años.

De acuerdo con el general Rodolfo Palomino, director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, entre 15 mil y 20 mil personas conducen en estado de embriaguez durante un puente festivo o en un fin de semana de pago de quincena, pero solo entre el 10 y el 15 por ciento de esos conductores es detectado por las autoridades.

En el último puente festivo fueron sorprendidos 1.804 conductores en estado de embriaguez. "La Policía no está en capacidad de detectarlos a todos", precisó.

Trámite tortuoso

En abril, un proyecto igual se hundió en el Senado

El pasado 6 de abril, un proyecto de ley del senador de 'la U' Roy Barreras que castigaba a los conductores ebrios que causaran muertes fue hundido por la plenaria del Senado. ¿La razón? Declaraba la muerte política para los funcionarios y miembros de corporaciones públicas que incurrieran en esta conducta. Tanto Barreras como la representante del movimiento Mira Gloria Stella Díaz, quien ya trabajaba en el tema, se pusieron a la tarea de no dejar impunes a quienes cometen esta falta. Por ello, tan solo una semana después, el 13 de abril, Díaz presentó su iniciativa en la Cámara y Barreras radicó la propia en la Secretaría del Senado, con el acompañamiento del ministro del Interior, Germán Vargas. Como el propósito de ambos proyectos es el mismo, terminaron acumulándose.

'Uno nunca debe manejar si ha tomado licor': oficial suspendida nueve meses

La coronel Luz Eugenia Molta, suspendida nueve meses de la Policía Nacional tras accidentarse en estado de embriaguez el pasado 13 de abril, reconoció que fue "un error grave" conducir después de haber consumido licor.

¿Qué pasó esa noche antes de subir al carro?

A las 8 de la noche terminé mi servicio. Yo trabajaba como Jefe Académica de la Escuela Superior de la Policía. Ese día salía a vacaciones. Me fui para el casino del Club de la Policía, que queda en el mismo sitio (avenida Boyacá con calle 142), porque allí tenía cita con una persona para pedirle una asesoría jurídica en un aspecto personal. Esa noche me tomé tres tragos de whisky. A las 11 de la noche me subí al carro para irme para la casa.

¿Por qué asumió el volante si había ingerido licor?

Fue un error grave, porque me sentía bien y en capacidad de conducir. Esa noche salí y tomé la avenida Boyacá hacia el sur. Estaba lloviendo y delante había un carro que hizo una maniobra inesperada en la (calle) 134. El carro de adelante se fue a la izquierda y hubo una subida que no vi porque la visibilidad era muy regular. Cuando traté de esquivar el separador, el carro lo golpeó y se produjo el accidente.

Entonces, unos taxistas parqueados al otro lado de la Boyacá me auxiliaron, pero vi que unas personas trataron de meterse al carro para robarme y yo me molesté. De hecho, se me desapareció un minicomputador. Las personas que estaban ahí tomaron mi reacción como una actitud negativa.

¿Había ingerido licor en otras oportunidades antes de manejar?

No. Esa fue la primera vez. El personal del casino, incluso, fue a la audiencia que me hicieron después del accidente y confirmó que en mis cuentas solo había pedidos de aguas aromáticas y almuerzos. Desde hace varios días estaba atravesando una situación personal bastante difícil y, lamentablemente, no busqué la ayuda profesional.

Sin embargo, considero que el accidente no tuvo nada que ver con los tragos que me tomé, sino con la deficiente señalización que en ese momento tenía la vía y con la visibilidad regular que había esa noche por la lluvia. Algo bueno tenía que resultar de todo esto, porque la señalización de esa zona ya está mucho mejor.

¿Qué aprendió de este episodio?

Que uno nunca debe manejar si ha tomado licor. La vida de una persona puede cambiar por una mala decisión tomada en segundos.

Sorprenden a un alcalde con tragos al volante

La Policía de Tránsito y Transporte de Boyacá sorprendió en un retén, realizado en una vía de Tunja el fin de semana, al alcalde del municipio de Toca, Gilberto Alba Espitia, conduciendo bajo los efectos del alcohol.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.