Gatos al gimnasio

Gatos al gimnasio

Los rascadores y los gimnasios son la clave para que su gato no dañe los muebles.

09 de junio 2011 , 08:35 p.m.

Los gatos son animales que por naturaleza necesitan arañar, no solo porque les ayuda a mudar sus uñas, sino porque es una forma de descargar sensaciones reprimidas, estrés, disgustos y hasta acciones de caza frustradas. La veterinaria Angélica Uribe, especialista en gatos y perros, explica que "estos felinos son animales acumuladores de sensaciones (positivas y negativas) y tienen un instinto de caza muy desarrollado, por esta razón necesitan encontrar una manera de desfogar sus emociones".

El principal inconveniente con los gatos es el cambio de las uñas, esto se debe a que las garras de este animal crecen en forma de casco y deben encontrar la manera de desprender las capas más antiguas. La forma más sencilla de llevar a cabo esta tarea es rasguñar diferentes superficies, por eso estos animalitos arañan los objetos que tienen a su alcance. Aunque existe una solución quirúrgica (desungulación), que consiste en amputar la falange del dedo donde nace la uña, no es recomendable porque es muy dolorosa y dificulta la movilidad del felino a largo plazo, pues él soporta todo el peso de su cuerpo sobre las garras.

Por esta razón, las rascaderas o gimnasios son la mejor opción a la hora de tener un gato en la casa, pues el animal tiene un espacio propio, dotado con cuerdas, trozos de madera, pelotas, pedazos de alfombra y otras opciones de materiales que les permiten afilar las uñas, mientras juegan, ejercitan los músculos y desarrollan habilidades motoras.

Gimnasios al techo: Ocupan poco espacio, tienen una base de 40 por 40 centímetros y pueden estar entre 1,60 y 2,30 metros de alto. Los gatos son trepadores por excelencia, por eso estos gimnasios son ideales. Además, al estar amarrados al techo, son estructuras estables que le proporcionan al animalito la sensación de seguridad.

Gimnasios grandes: Llegan a medir hasta 1,60 metros de altura, con una base aproximada de 85 por 45 centímetros. Los gatos disfrutan de las alturas y prefieren dormir en lugares separados del suelo, por eso estas rascaderas cuentan con hamacas, cajas y/o cuevas donde pueden descansar y esconderse.

Gimnasios medianos: Estos rascadores no sobrepasan los 1,40 metros y están hechos, al igual que los demás, de materiales que le permiten al gato afilarse las uñas y descansar.

Gimnasios pequeños: Les sirven a los gatitos para mudar las uñas y arañar en situaciones de estrés. Tienen poca altura, lo que permite moverlos de un lugar a otro con facilidad. Son recomendados, principalmente, paras los gatos de raza de sofá como los persas y los himalayas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.