Secciones
Síguenos en:
Las coleccionistas del barrio Pontevedra

Las coleccionistas del barrio Pontevedra

Federica, Isabel y Luz Estela son tres amigas que han coleccionado toda clase de objetos antiguos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de abril 2011 , 07:19 p. m.

 Los acordes delicados de un piano antiguo suenan a lo lejos, se trata de un instrumento que tiene más de 140 años y que alegra las mañanas de Federica Gessner, más conocida como 'Ricky'; una alemana de 70 años que vive en Colombia hace 40. Ella no toca el piano, lo hace uno de sus amigos mientras comparten un rato.

Haga clic aquí para ver una galería de imágenes de Las coleccionistas del barrio.

Además del piano, 'Ricky' tiene un armario traído de Cataluña, "este armario es muy especial, tiene ciento y 'pico' de años", asegura Federica.

Lo acompañan cuadros, lámparas y muebles que suman más de 100 años, entre ellos un Ánfora -un recipiente en el que los romanos y griegos trasladaban productos como uvas, vino y aceite de oliva - "este Ánfora lo traje desde Paquistán y lo adecué para que quedara como una lámpara; hace ver muy linda mi casa", cuenta la mujer de tez blanca y ojos azules.

Todos ellos son el resultado de los viajes de Federica Gessner.

Pero ella no es la única apasionada por las antigüedades en el barrio Pontevedra.

Luz Estela de Ramírez, una bogotana de 70 años, tiene también un piano con más de 40 años -en el que aprendieron a tocar sus hijos mayores-, una cámara que retrató los mejores momentos de la familia, la sala heredada por su padre, una máquina de escribir y fotografías de sus padres cuando eran novios.

"Incluso tenía la foto de mi bisabuelo pero la presté y no la volví a ver. Lo que tengo no lo he adquirido a propósito, han sido regalos, cosas de las que me he enamorado y que guardo con cariño", relata Luz Estela.

Su vecina, Isabel de Moreno, con quien ha entablado una gran amistad, también tiene su propia colección.

La acogedora casa de Isabel es una máquina del tiempo que nos traslada al pasado, cuando aún se planchaba con aparatos de carbón, cuando no existían las memorias USB ni los iPod, cuando la música se disfrutaba en una radiola y se tomaba el té en elegantes vajillas.

"Cada cosa tiene su historia -dice Isabel y con una gran sonrisa continúa- la radiola era de los abuelos de mi esposo, ellos le dijeron que si la podía reparar se la regalaban y ahora es nuestra".

'Ricky', Isabel y Luz Estela son las coleccionistas de Pontevedra.

LINA RODRÍGUEZ
EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.