Secciones
Síguenos en:
Jóvenes ciegos se forman para ser líderes en sus países

Jóvenes ciegos se forman para ser líderes en sus países

Hay independientes, unos estudiaron carreras profesionales y velan por derechos de discapacitados.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 2011 , 12:00 a. m.

"El no ver es una condición, pero que lo sufras o lo padezcas es tu decisión", a esa conclusión llegó Héctor Figueroa Solano, uno de los 30 discapacitados visuales que estuvieron en Cartagena la semana pasada por un seminario de liderazgo  y que, aunque no ven, se caracterizan por ser personas echadas para delante que defienden sus derechos, convirtiéndose en un ejemplo a seguir.

Los jóvenes, que son miembros de la Unión Latinoamericana de Ciegos (ULAC), llegaron de diferentes países de América Latina, como México y Chile, dejando a un lado la depresión que puede causarles tener ceguera o vista casi nula, pues algunos sólo ven sombras, para aprender herramientas que los ayuden a ser líderes y con la emoción de cualquier otro turista admirando la ciudad visitada.

Por grupos, estos jóvenes se agarraban del brazo y se aferraban a un bastón, para no caer mientras realizaban una caminata por el Centro Histórico, en la que disfrutaban escuchando a los guías, quienes les describían los monumentos, balcones, y plazas, con las que ellos no dudaban en tomarse fotos ante la mirada incrédula de los transeúntes, quienes no lograban comprender la felicidad que sentían por los sitios turísticos si no los podían ver.

Y es que la falta de este sentido no es impedimento para lograr hacer todo lo que una persona que tiene buena visión también hace, pues la mayoría de ellos son independientes, viven solos, e inclusive hacen sus compras, como las que hicieron a los vendedores de la Plaza de la Aduana.

Algunos de estos jóvenes ya son universitarios titulados y otros van en esa misma vía y varios ocupan puestos laborales en organizaciones e instituciones en defensa de los derechos de los discapacitados visuales.

Un ejemplo de ello es Héctor Figueroa, un mexicano que se desempeña como funcionario público a favor de la discapacidad visual en su país, y cree que "hay que decidirse a cortar el cordón umbilical y aprender a ser más independientes, lo cual es una experiencia sensacional".

Los cartageneros no se quedan atrás. Sin embargo, ellos afirman lo complicado que es vivir con esa discapacidad en una ciudad como esta, donde las autoridades poco hacen para frenar a los inescrupulosos que atentan contra los derechos de estos.

"Ser ciego aquí es muy difícil pues aún no hay cultura y algunos sin importarles el bienestar del prójimo dejan las basuras en los andenes, al igual que parquean las motos y los carros,  por lo que muchas veces me ha tocado transitar por la carretera, en la que también encuentro grandes obstáculos, como los huecos, sin que las autoridades hagan algo al respecto", dice Hayfer Medina, cartagenero de 20 años, quien también hace parte de ULAC y perdió la vista a los 4 años.

El seminario 'Empoderamiento de los y las jóvenes con discapacidad visual en el marco del siglo XXI' se realizó en el Centro de Formación de la Cooperación Española, y brindó  a los miembros de ULAC, herramientas y conocimientos necesarios para actuar como líderes ante sus gobiernos u organizaciones a las que pertenecen, asimismo, difundir la normativa ante la Convención de Naciones Unidas.

ESTEFANY GÓMEZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
CARTAGENA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.