Negocio de celulares usados tiene en líos a ex ejecutivos de Ola

Negocio de celulares usados tiene en líos a ex ejecutivos de Ola

Cuatro ex directivos del antiguo operador de telefonía móvil afrontan un juicio penal.

notitle
15 de abril 2011 , 09:54 p.m.

Casi siete años después de una polémica compra de celulares que terminó con miles de reclamos para el antiguo operador de telefonía móvil Ola (Colombia Móvil S. A.), cuatro ex directivos de la época tendrán que responder en un juicio penal por el delito de abuso de confianza calificado y agravado.

El nuevo vicefiscal, Juan Carlos Forero, acaba de resolver un caso que llevaba casi año y medio embolatado en ese despacho y acusó a los ejecutivos Mauricio Hernán Mesa Londoño (entonces presidente de la antigua Colombia Móvil), Federico Gaviria Velásquez (ex vicepresidente de la ETB), Henry Fernando Segura Murillo y Mario Fernando Salgado Soler.

Según la Fiscalía, ellos, en asocio con el particular Néstor González Gaviria, firmaron un negocio que terminó afectando en más de 7.000 millones de pesos de la época a la compañía, que entonces se comercializaba como Ola. La marca tuvo tantos problemas que terminó desapareciendo del mercado.

Aparte de este lío, Mesa Londoño también fue cuestionado, en su momento, por asignarse él mismo -siendo presidente de la firma operadora- un jugoso contrato.

Mesa y los otros acusados por abuso de confianza, dice la investigación de la Fiscalía, firmaron un contrato sin mayor planeación con Global Cellular Trading, que para ese momento solo tenía 12 días de existencia y que, además, les vendió celulares de segunda.

Como Colombia Móvil tenía plata oficial (sus socios mayoritarios eran la ETB y Une, de Medellín), y el monto del contrato excedía los límites de la contratación directa, el negocio se fraccionó en tres, y, según señala el organismo acusador, ni siquiera hubo un contrato formal sino simples órdenes de compra.

"Los teléfonos -dice la acusación- eran usados, reconstruidos, descontinuados e inidóneos, según se desprende de diferentes declaraciones y dictámenes que reflejan el mal estado y gran cantidad de fallas de los equipos".

Además, esos aparatos no eran aptos para ser operados en la red de Colombia Móvil.

Como eran equipos de segunda, el fabricante, la multinacional Nokia, se negó a reconocer la garantía. Y como no hubo contrato como tal, Global Cellular no firmó póliza de cumplimiento y, por tanto, nadie devolvió el dinero.

"Lo anterior llevó a que la compañía (Colombia Móvil) se viera en la obligación de retirar los equipos del mercado, con una afectación tan grave de su imagen, a lo que se adiciona la pérdida económica", dice la acusación del vicefiscal, Juan Carlos Forero.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.