Cuide su plata: las pirámides acechan

Cuide su plata: las pirámides acechan

Las pirámides acechan. Tenga cuidado. Desconfíe. No se deje timar. No sea pendejo.

19 de marzo 2011 , 04:22 p.m.

Hace exactamente dos años la agente interventora del grupo DMG, que arruinó a miles de colombianos, informó el resultado de la primera etapa de su gestión. Esta consistía en el inventario de perjudicados, la incautación de efectivo y el reparto del segundo entre los primeros. En un proceso transparente, la abogada María Mercedes Perry anunció que se presentaron 224.892 personas esquilmadas en la pirámide financiera de David Murcia Guzmán. De ellas, fueron aprobadas 211.566; otras 21.771 desistieron o fueron excluidas por saldos inferiores a cero, y más de 140.000 no reclamaron por diversas razones. La segunda etapa, la de liquidación, terminará en junio; su meta es repartir los bienes muebles de la empresa que nadie quiso adquirir. Hay 400.000 objetos, desde televisores y sofás hasta ceniceros. Todos irán a parar a los damnificados.

En el reparto del dinero en rama que se decomisó a DMG cada persona recibió un máximo de 275.000 pesos. Fue una catástrofe. La inmensa mayoría de quienes entregaron su dinero a Murcia (164.485 personas) perdieron entre 1 peso y 10 millones. A 43 les chalequearon más de 100 millones.

¿Hubo beneficiados? Sí. Los primeros, al nacer la operación en el Putumayo, donde es más fácil trabajar a escondidas y recoger billetes. Por eso allí hubo solo 1.260 reclamaciones. Cuando DMG llegó a Bogotá y se ensanchó, firmó su derrumbe. En la caída se llevó los ahorros de tantos colombianos como habitantes tiene Manizales.

Empleando por primera vez el recurso de la emergencia social, el gobierno de Álvaro Uribe intervino con firmeza en noviembre del 2008. Murcia, el supuesto 'genio' financiero de Ubaté nacido en 1980, fue detenido en Panamá, condenado a 30 años de prisión en Colombia y extraditado a Estados Unidos. Varios de sus socios y empleados acabaron también presos. La telaraña de empresas de DMG se disolvió y empezó un largo proceso de restitución parcial de la plata a los incautos que creyeron en riquezas milagrosas. Se salvó poco. Calcula la doctora Perry que solo se pudo recoger y entregar, en promedio, un 0,05 por ciento de lo que captó Murcia. Lo demás fueron burbujas y prosperidad ajena, como todas las operaciones que prometen cambiar lentejas por oro.

"Estas no son inversiones sino loterías, juegos de azar", dice Perry. Los primeros que pican la carnada, la base de la pirámide, se lucran del dinero que ingresa y realizan publicidad boca a boca. A medida que se estrecha el número de ilusos empieza a difuminarse el espejismo. Entre tanto, los autores del esquema se llenan los bolsillos y adquieren poder. Murcia llegó a fundar un partido -Apertura Liberal- encabezado por su hermano gemelo, Christian, quien aspira a nuevas aventuras piramidales. Al tiempo con DMG fueron intervenidas otras pirámides rivales. Nariño estaba tan inundado de ellas, que los jueces del departamento se declararon impedidos por haber metido allí su plata y fue preciso radicar el proceso en Pereira.

Lo malo es que el golpe a DMG no acabó con el truco de captar dinero ilegalmente: solo ayudó a refinarlo. Las criptofinancieras están vivas y coleando, pero disfrazadas. En enero, las autoridades desmontaron una metástasis de DMG que nació en un supermercado del Putumayo. "Es como la droga -explica Perry-: cada día inventan nuevas e ingeniosas manera de esconderla". Cuando el ingenio se agota, los abogados inescrupulosos ayudan a mimetizar las operaciones ilegales y a sembrar de zancadillas los procesos.

Por eso la interventora ofrece los siguientes consejos: 1) No entregue dinero sino a entidades vigiladas por el Estado. 2) No crea en ofertas que le prometen volverlo rico por arte de magia. 3) Infórmese en páginas web, pida balances, pregunte. 4) Denuncie toda oferta sospechosa.

Las pirámides acechan. Tenga cuidado. Desconfíe. No se deje timar. No sea pendejo.

ESQUIRLAS. Lo mejor del retiro del proyecto de minería en el páramo de Santurbán es que fue decisión del Gobierno, a tono con la ley y el clamor general.

cambalache@mail.ddnet.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.