Es muy fácil hablar de la Bogotá que no se conoce / Voy y vuelvo

Es muy fácil hablar de la Bogotá que no se conoce / Voy y vuelvo

29 de enero 2011 , 09:22 p.m.

La campaña por la Alcaldía de Bogotá arrancó más temprano de lo esperado. Y varias personas, incluido el editorialista de este diario, han destacado cómo el debate por las candidaturas se ha impuesto sobre el de las ideas. Y así seguirá siendo hasta que se defina el abanico de aspirantes. Lo importante es no caer en especulaciones.

Pero tan peligrosa como la poca difusión de propuestas que nos ayuden a pensar para dónde debe ir la ciudad en el futuro, es la facilidad con que se critica u opina sobre temas neurálgicos de la capital.

Quedó en evidencia esta semana en el programa Hora 20, de Néstor Morales. Los invitados a debatir sobre la situación de Bogotá cayeron en generalizaciones que no pueden pasar por alto.

En ese espacio, le escuché decir al columnista Antonio Caballero cosas como que todos los males de la Bogotá de hoy son culpa de los alcaldes que han pasado recientemente por el Palacio Liévano.

En un abrir y cerrar de ojos, Caballero decidió borrar de un brochazo los logros alcanzados en los últimos cinco lustros e ignoró cómo era la Bogotá que le tocó gobernar a Jaime Castro y las reformas que tuvo que emprender para sacarla adelante. Gracias a esas reformas se sanearon las finanzas y la ciudad dio un salto hacia la modernidad. Hoy, pese a lo que se evidencia en la calle, hay más espacio público por persona; la pobreza bajó 10 puntos, TransMilenio mejoró la movilidad y, aun con todos sus problemas, recuperó la dignidad de los pobres a la hora de transportarse; la tasa de homicidios (22 por cada 100.000 habitantes), si bien no ha mejorado, se ha sostenido por debajo de lo que muestran Medellín (83), Barranquilla (32) o Cali (81).

Que muchas cosas se hayan estancado e incluso estén desmejoradas en la actualidad no puede minar los logros evidentes de la Bogotá del nuevo siglo. Ese negativismo funciona con los temas nacionales, donde los resultados suelen ser menos tangibles, pero aquí hay avances medibles que se les abonan a los últimos alcaldes, incluido el actual.

Sorprendió aún más el presidente del Congreso y ex concejal Armando Benedetti. Dijo que para los medios solo existía el norte, que el sur era un desastre, que no tenían andenes, que no se hacía nada por los desplazados. Yo creo, con todo respeto, que a las comunidades no se puede ir solo a buscar votos, también a mirar lo que se ha construido.

Ignora el senador y ex concejal de esta misma ciudad que con el sur la deuda es ancestral y que sería peor de no ser porque desde hace más de una década se adoptó como política pública que el grueso del presupuesto se destinara a temas de hondo calado social: megacolegios, comedores, bibliotecas, programas de salud. Hoy, un millón de niños reciben comida gratis y educación gratis. Hoy, un muchacho tiene más posibilidades de contar con buena salud y de educarse mejor que en la época de Castro.

Finalmente, la ciudad debe atender los rezagos del conflicto nacional: desplazados, desmovilizados, pobres y crimen organizado. Pues bien, de no ser por esas políticas, Bogotá habría tenido un estallido social hace años. Que hay que mejorar, claro, pero sobre la base de hechos ciertos, corrigiendo desvíos, recuperando la credibiliddad. Pero no se puede hablar para complacer a la galería. Por eso, el verdadero debate hay que promoverlo en la calle, con la gente. Es allí donde se construyen los programas de gobierno que necesitan los aspirantes y reclamamos los ciudadanos.

erncor@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.