Licitación destinaría $142 mil millones para carros de congresistas

Licitación destinaría $142 mil millones para carros de congresistas

Presidente del Senado, Armando Benedetti, pidió suspender todo el proceso.

notitle
18 de enero 2011 , 09:30 p.m.

El fantasma de la corrupción prendió nuevamente las alarmas en el Congreso, donde actualmente se cocina una licitación cuyo costo supera, para los próximos cuatro años, los 142.000 millones de pesos.

Esta vez el lío corre por cuenta de la intención de los directores administrativos de Cámara y Senado de reemplazar la totalidad de los vehículos en los que se movilizan los legisladores, y que en el solo primer año (2011) costará 40 mil millones de pesos.

El proceso pudo ser interrumpido transitoriamente en el Senado, luego de que su presidente, Armando Benedetti, le retiró la facultad de contratar al director administrativo, Ómar Velásquez, quien tenía todo preparado para adjudicar el jugoso contrato en los próximos días.

"Deróguese la delegación de funciones que sobre el Director (administrativo) del Senado se encuentra vigente, referidos a los procesos y trámites de la contratación pública", reza la resolución firmada por el congresista.

Para conjurar cualquier duda, Benedetti visitó ayer al procurador general, Alejandro Ordóñez, y le pidió asumir control preventivo sobre dicha licitación.

En diciembre pasado, Benedetti había firmado un convenio con la Contraloría General en el mismo sentido. EL TIEMPO conoció que en una revisión preliminar de los pliegos de la licitación, a la Contraloría le llamó la atención una cláusula según la cual el ganador se compromete a comprar, blindar y entregar 100 vehículos en solo un mes. Los investigadores consideran insuficiente este plazo.

"Este proceso no ha sido tan transparente como yo esperaba", dijo Benedetti, quien ayer propuso suspender la licitación por considerar que "no es el momento".

Ayer se conoció que las comunicaciones entre Benedetti y el director administrativo venían rotas desde hace varias semanas y que la decisión de despojarlo de la facultad de contratar se produjo porque Velásquez no suministraba información transparente sobre el millonario proceso.

Pero la historia en la Cámara de Representantes es diferente. Allí la licitación sí siguió su curso y ayer se cerró el plazo para inscribir propuestas.

En esta corporación, la adjudicación para la adquisición de los 166 carros con destino a los representantes se hará el próximo 2 de febrero. Los organismos de control estarán encima del proceso.

Es la primera vez en mucho tiempo que el Congreso se 'da la pela' para entregarles carro nuevo, de forma simultánea, a todos los legisladores. Antes se iban reemplazando los que se iban dañando.

De todas maneras, algunos sectores creen que el sistema de renting es más económico porque le evita costos de mantenimiento al Estado.

Las dudas
'La licitación no es conveniente'

Armando Benedetti
Presidente del Senado

¿Por qué releva al director administrativo de la licitación de los carros?

Quiero que haya mayor transparencia. Pero la falta de transparencia no significa que haya corrupción, sino que quiero evitar que la haya.

¿Qué fue lo que le molestó?

Yo no conocía el cronograma de la licitación. Y me entero el lunes pasado, a las 5 de la tarde, de que ese mismo día se cerraba el plazo para la inscripción de propuestas. Entonces decidí ampliar el plazo y darle más transparencia, convocando a la Procuraduría y a la Contraloría para que ejerzan control previo.

Si fue solo por prevención, ¿por qué llegó a pedir que el proceso sea suspendido?

De todas maneras, este proceso no ha sido tan transparente como yo lo esperaba. Pero suspenderlo no es algo que dependa de mí.

¿Pero entonces sí tenía problemas con Velásquez?

No he tenido problemas con él. Pero la verdad es que mediante el 'renting' se le ahorrarán al Congreso unos 20.000 millones de pesos.

Cómo deben ser los vehículos para los legisladores

Según los términos de la licitación que avanza en el Congreso para dotar de carros a los legisladores, los vehículos deben ser camionetas 4x4, cero kilómetros y con blindaje de niveles III y V.

Los automotores arrendados por el Congreso serán 376, que se repartirán así: 210 para Senado (de a dos por senador), y 166 para Cámara (de a uno por representante).

El costo total del contrato, entre ambas corporaciones, será de 142.000 millones de pesos en los próximos cuatro años.

Por ser blindados, estos automotores deben tener unas características especiales. El peso adicional impacta de forma más rápida elementos tales como frenos, suspensión, llantas y el consumo de combustible.

Además, los motores, las cajas de transmisión e incluso la estructura misma del carro (chasis) deben hacer un esfuerzo adicional.

Actualmente, en el mercado hay varios ejemplos de camionetas con estas especificaciones. La Toyota, por ejemplo, ofrece un modelo llamado Prado y otro denominado Fortuner Urbana, entre otros. El primero, según la revista Motor, cuesta 120 millones de pesos y el segundo, 85 millones 900 mil pesos.

Otra marca de las que ofrecen estos vehículos es la Nissan, que cuenta con la camioneta Murano, la cual cuesta 137 millones de pesos.

En cuanto al blindaje, el precio para el nivel III oscila entre 55 y 60 millones de pesos en cualquiera de las 4 empresas autorizadas por la Superintendencia de Seguridad Privada.

Y el nivel V, al que se le pueden agregar los dispositivos que desee el propietario, pasa de los cien millones de pesos.

Respecto a las modalidades para la adquisición o alquiler de vehículos, las más utilizadas son el leasing y el renting, esta última es la que se plantea en la licitación que avanza en el Congreso.

En el renting no hay opción de comprar el vehículo tras su uso. La compañía arrendadora se encarga, mediante el pago de un canon mensual, de las revisiones, impuestos, todos los seguros, mantenimiento preventivo y correctivo, asistencia en carretera y puesta a punto de los carros.

El leasing, en cambio, es un contrato de alquiler que ofrece al usuario la posibilidad de quedarse con el automotor al final del pago de todos los cánones.

Por fuera
El director que se quedó sin funciones

Ómar Velásquez
Director Administrativo

La decisión de la presidencia del Senado de quitarle al actual director administrativo de la corporación, Ómar Velásquez, sus funciones de contratación, no obedece únicamente a la prevención por el manejo de la licitación para la renta de los vehículos.

Empleados de las Unidades de Trabajo Legislativo de varios senadores y funcionarios de otras áreas han mostrado inconformismo por la demora en la firma de sus contratos de trabajo y en el pago de los mismos.

Velásquez fue reelegido como director administrativo del Senado el segundo semestre del año anterior, para un nuevo periodo de dos años. Tiene una especialización en finanzas fiscales e inició una maestría en administración pública. Ha sido secretario de Hacienda de los municipios de Malambo y Baranoa, en Atlántico, y asesoró entidades de control en ese departamento.

EL TIEMPO intentó contactar a Velásquez para conocer su posición sobre el tema, pero no fue posible.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.