Alcaldía de Bogotá suspende obra de TransMilenio por la Séptima

Alcaldía de Bogotá suspende obra de TransMilenio por la Séptima

El Distrito decidió aplazar el inicio de la troncal 'ligera', previsto para el 27 de diciembre.

notitle
13 de diciembre 2010 , 05:42 p.m.

La Alcaldía explicó que tomó la decisión debido al Plan de Manejo de Tránsito.

"La medida se fundamenta en el hecho de que el Plan de Manejo de Tránsito diseñado prevé el uso de las vías alternas a este corredor que requieren adecuación y que, algunas de ellas como la Avenida Circunvalar, se han visto afectadas por la ola invernal que enfrenta la ciudad", dice un comunicado del Distrito.

"La Administración velará porque estos trabajos de adecuación y la correcta implementación del Plan de Manejo de Tránsito mitiguen en la medida de lo posible, el impacto de la obra en este corredor", señaló la Administración.

"La Alcaldía anunció que las entidades responsables divulgarán ampliamente el Plan, para que la ciudadanía conozca oportunamente los desvíos que se adaptarán durante el tiempo de ejecución de la obra", agrega el comunicado.

Aún no se sabe cuándo se empezará a construir la troncal, pero la idea es que los trabajos se inicien una vez esté listo el plan de manejo de tráfico en la vía.

En su momento, EL TIEMPO reveló que el Distrito no tenía claro cómo iba a hacerse la intervención en la calle 72 y, además, la Procuraduría envió una carta al Distrito donde le solicitaba suspender el inicio de la obra para responder todas las inquietudes.

El domingo, este diario publicó el siguiente análisis de la polémica desatada con la obra.

La avalancha de dudas que se han cernido sobre el futuro de la carrera Séptima en los últimos años llegaron a su clímax esta semana con el pronunciamiento de la Procuraduría General, que le pidió a la Alcaldía suspender el inicio de la troncal 'ligera' de TransMilenio.

A los cuestionamientos por los bruscos cambios a los diseños iniciales de la obra -por los que se pagaron casi 10 mil millones de pesos en el 2006- se fueron sumando toda clase de voces críticas que hoy piden igualmente el aplazamiento de los trabajos, previstos para iniciar el 27 de diciembre.

Las dudas provienen de Corposéptima, la Sociedad de Mejoras y Ornato y de líderes cívicos, como la ex alcaldesa de Chapinero Angélica Lozano. Básicamente, critican que aún no estén los diseños definitivos de la troncal -en manos de las firmas El Cóndor y Sainc-.

Hoy, la lista de interrogantes sin respuesta es larga. ¿Ya está listo todo el inventario de las redes de servicios públicos en la Séptima para evitar que los obreros 'rompan' y luego paralicen sus trabajos porque se encontraron con redes del Acueducto, tal como ocurrió en la calle 26 o en la obra del deprimido de la 94 con 9a.? ¿Ya sabe el IDU cómo será la intervención en puntos críticos como la 45 o la concurrida zona de la 72, en pleno corazón financiero de Bogotá?

Aparte de estas preguntas sobre los diseños -que se deben resolver para evitar retrasos y sobrecostos- también es incierto cuál es el plan para desviar más de 600 buses que circulan por hora y ponerlos a rodar por vías aledañas a la Séptima, como la Circunvalar o la 9a. ¿Saben algo los vecinos de esos barrios? Igualmente, ¿cómo se enfrentará el impacto que causará el cierre de la Séptima en la atiborrada troncal de TransMilenio de la Caracas, donde se prevé un incremento de pasajeros?

El metro, en el trasfondo

Más allá de esta lluvia de interrogantes, que el Distrito debe responder, hay un asunto de fondo y en el seno del Gobierno Nacional hay reservas. El tema gira sobre la solución que se acordó, es decir, la troncal 'ligera', que dista mucho de la que inicialmente se planeó.

Se pasó de una troncal de 800 mil millones de pesos, con espacio público, a una obra de 84 mil millones de pesos, sin los beneficios urbanos que, desde hace 10 años, TransMilenio le ha venido aportando al desarrollo de Bogotá.

Una alta fuente de la Nación, que pidió la reserva, le dijo el viernes a EL TIEMPO que "hay inquietudes" por esa solución, acordada por el alcalde Samuel Moreno.

El principal argumento para 'recortar' la troncal original - la misma que el ex alcalde Lucho Garzón decidió a última hora no contratar como sí lo hizo con la calle 26 y la carrera Décima- fue el metro.
El 6 de octubre del 2009, Moreno varió su discurso de campaña, donde se opuso a TransMilenio por la 7a., y presentó la troncal 'ligera'.

Con el paso de los días, el Distrito salió a explicar que la obra sería 'liviana' porque la primera línea del metro iría por el corredor oriental, por las carreras 11 y 13. Señalaron que, gracias a la entrada de ese sistema férreo en el 2016, la Séptima no iba a necesitar el TransMilenio original.

Pero el metro no cuenta hoy con los estudios definitivos y el Gobierno ha dicho que el alcalde Moreno no alcanzará a adjudicar la obra, antes del 31 de diciembre del próximo año. En vista de eso, ¿no es conveniente volver a los diseños originales?

Por ahora, lo cierto es que la otrora Calle Real demanda una intervención. No sería lógico que 18.000 pasajeros se bajen de la troncal de la Décima y queden en el 'aire', a la altura de la calle 34, cerca del Museo Nacional, por falta de TransMilenio en la Séptima.

Expertos, como Ricardo Montezuma, piden que el Distrito "no haga la troncal ligera porque no contribuirá a la movilidad", pero en el IDU, pese a la presión y a este mar de dudas, ya cuentan los 15 días para dar inicio a los trabajos.

YESID LANCHEROS
REDACTOR DE EL TIEMPO
yeslan@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.