Secciones
Síguenos en:
Alarma sobre biodiversidad

Alarma sobre biodiversidad

No se entiende por qué en un país de riqueza natural privilegiada, hacer ciencia y protegerla sea cada vez más difícil.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de noviembre 2010 , 12:00 a. m.

A pocas semanas de concluir el 'Año Internacional de la Biodiversidad' declarado por la UNESCO, 2 eventos académicos de máximo nivel dejaron planteadas inquietudes graves de los científicos en torno a la biodiversidad: el III Congreso Colombiano de Zoología organizado por la Asociación Colombiana de Zoología-ACZ en Medellín en días pasados y el simposio internacional Encuentro con la Biodiversidad en octubre en Bogotá, por el Departamento de Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de los Andes, que contó con científicos mundiales como Larry Gilbert (de la Universidad de Texas), Peter Andolfatto (de Princeton University), Kostas Konstantinidis (del Georgia Institute of Technology) y expertos colombianos de la Nacional, la Javeriana y los Andes, entre otros.

En ambos eventos se prendieron las alarmas sobre el tráfico ilegal de especies y los obstáculos burocráticos a la labor científica nacional. El llamado de urgencia al nuevo gobierno es para que solucione los obstáculos legislativos existentes y haga operantes los mecanismos que el Ministerio de Ambiente tiene para tramitar permisos de investigación, pues el no otorgarlos viene dificultando la protección de la biodiversidad, el fomento de su uso sostenible y el avance científico sobre este patrimonio natural.

Para la organizadora del Simposio en Uniandes, la paleontóloga Catalina González, docente e investigadora de la misma Universidad: "buscamos discutir los problemas centrales relacionados con la biodiversidad, exponer inquietudes de la comunidad científica frente a esto en Colombia, presentar estudios y adelantos en diversas líneas de investigación, y promover la interacción entre disciplinas que trabajan con la biodiversidad en nuestro medio".

Adolfo Amézquita, biólogo Ph.D, experto en anfibios y Presidente de la Asociación Colombiana de Herpetología adscrita a la ACZ explicó que el III Congreso de Zoología buscó compartir avances en tópicos de diversidad animal, dimensionar la importancia de los servicios ambientales que esta ofrece, abordar el impacto que se enfrenta con la alteración del equilibrio natural y efectos como los del cambio climático, y hacer un llamando de urgencia a la nación sobre las dificultades que afrontan los científicos para estudiar y proteger la biodiversidad.

"El país -dice Amézquita- tiene graves problemas de legislación y choques de competencias entre Ministerios. La conclusión es que los permisos que debemos tramitar los científicos ante MinAmbiente nunca llegan. Perdemos años en un ir y venir de cartas que rayan con lo inverosímil y lo macondiano. Mientras tanto las especies se extinguen y la biopiratería hace de las suyas.

Quienes trabajamos por hacer ciencia y agregarle valor a la biodiversidad vivimos lidiando obstáculos y trámites inimaginables que impiden favorecer su desarrollo y uso sostenible. Perdemos tiempo, becas, recursos, financiamientos difíciles de obtener y concursos exigentes por los escasos recursos que el Estado destina para la ciencia (menos del 0.6% del PIB) y hasta el momento no existe un mecanismo que haga operativa la obtención de permisos. Es uno de los peores problema que afronta hoy la biodiversidad".

Para el director del Instituto de Genética de la Universidad de Los Andes, Mauricio Linares Porto, PhD: "ojalá el nuevo gobierno atienda este llamado para que solucione con urgencia la reglamentación y el problema de permisos pues la investigación en torno a la biodiversidad debería estar entre las prioridades de la agenda nacional. Gran parte del desarrollo de la nación se sustenta en la ciencia, más aún en la hecha a partir de la biodiversidad de la que dependen industrias como la alimenticia, farmacéutica, médica, biomédica, de innovación tecnológica, control de plagas y enfermedades, generación de conocimiento y protección ambiental, entre otras. No se entiende por qué en un país de riqueza natural privilegiada hacer ciencia sea cada vez más difícil.

El Estado debe entender que Colombia es potencia en biodiversidad, que es una de sus riquezas más grandes y estratégicas, pero que sin labor científica es como si no valiera nada. Con su potencial natural, el talento científico que hay, y las generaciones de biólogos tropicales y expertos que se vienen formando, el país podría avanzar significativamente en muchos aspectos".

Amézquita concluye: "pese a la buena voluntad que manifestó MinAmbiente hace 3 años por avanzar en soluciones, no se logró nada. Urgen mecanismos efectivos y gente idónea para atender las solicitudes porque mientras los permisos para investigar no llegan las especies se extinguen sin que podamos hacer nada. La situación es dramática porque estimula además el tráfico ilegal de especies. Es inaplazable que Colombia cuente con una regulación ambiental realista, pues hasta los países vecinos ya implementaron estrategias sencillas para fomentar su investigación sin poner en riesgo nada. No sabemos qué tanto de la economía del país dependerá en un futuro de la biotecnología, pero es un hecho que otros países sí lo están midiendo".

¿De qué le sirve entonces a Colombia ser el segundo país con mayor biodiversidad del planeta y el primero en cantidad de especies por unidad de área, si no la puede estudiar, proteger ni utilizar de manera sostenible en pro de su desarrollo? Con esta inquietud concluye el Año Internacional de la Biodiversidad.

Para aterrarse

¿ La biopiratería en Colombia es hoy la principal causa de extinción de especies. Podría acabar en 20 años el 40% de especies del país.

¿ El tráfico ilícito de biodiversidad es el tercero más grande y lucrativo del mundo después del de armas y drogas ilícitas.

¿ El 70% de las especies traficadas no sobreviven a las condiciones de transporte.

¿ Los anfibios son las especies animales en mayor riesgo de extinción en Colombia y el mundo; viven la crisis de extinción más grave sufrida en el planeta desde la desaparición de los dinosaurios.

¿ En los últimos 10 años el fenómeno se aceleró por la propagación de un hongo surgido en Australia que viene arrasando especies en todo el planeta.

¿ Los científicos estiman que cerca de un tercio de las especies de anfibios ha desparecido y más de la mitad que sobrevive está en declive.

¿ Las ranas venenosas son las especies más apetecidas por biopiratas y coleccionistas en el mercado internacional.

¿ Sólo en ranas, en los últimos 10 años se estima que el país ha perdido más de 30 a 40 especies y que el  80% está en grave riesgo de desaparecer.

¿ La pérdida acelerada de especies amenaza ecosistemas, avances científicos y salud en el planeta.

¿ La biopiratería conlleva el riesgo de que se patenten desarrollos hechos con especies colombianas en el exterior sacadas ilícitamente sin que el país se de cuenta ni pueda hacer valer sus derechos.

¿ Las especies son tesoros naturales que representan un potencial de conocimiento y de posibles beneficios para el hombre. Por ejemplo, el estudio de toxinas presentes en ciertas ranas venenosas ha proporcionado analgésicos y antibióticos esenciales en tratamientos médicos, como el calmante Epibatidina.

Por Sophia Rodríguez Pouget.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.