Secciones
Síguenos en:
Editorial: Norcorea manda un mensaje

Editorial: Norcorea manda un mensaje

La dictadura Kim cae en la tentación de exhibir al vecino el único músculo que le queda: el militar.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de noviembre 2010 , 09:31 p. m.

Por enésima vez desde 1945, cuando la península coreana se dividió en dos territorios distintos y -hasta ahora- enemigos, el país ubicado al norte atacó al país ubicado al sur. Y, por enésima vez, negó que hubiera sido el atacante.

En esta oportunidad, el escenario fue la isla Yeongpyeong, situada en la peligrosa frontera marítima que separa las dos Coreas. La isla está habitada por 1.600 personas, muchas de las cuales fueron evacuadas velozmente ante el riesgo de que se repita el fuego.

El ataque del martes consistió en una cincuentena de piezas de artillería que dejó dos militares y dos civiles muertos. No resulta extraño un nuevo incidente bélico entre los dos ejércitos; en marzo de este año un torpedo norcoreano había hundido una corbeta del Sur con 46 personas a bordo. Lo que intentan descifrar los 'coreanólogos' es la razón por la cual se produjo el ataque.

Hay varias hipótesis. La más probable es que se trate de un mensaje tanto interno como externo ordenado por Kim Jong-il -hombre fuerte de Corea del Norte e hijo del fundador de la dictadura dinástica, Kim Il-sung-, cuyo estado de salud es precario.

Hace pocas semanas Kim Jong-un -hijo de Il y nieto de Sung- recibió los alamares de general de cuatro soles, distinción que lo perfila como sucesor de su padre. Se cree que el ataque de esta semana significa, internamente, que Jong-un pretende demostrar a los militares que es hombre de cañones. Al mismo tiempo, se trataría de una señal de poderío a sus vecinos, algo así como un saludo agresivo para celebrar su ascenso.

La hipótesis del "aquí estoy" tiene importantes apóstoles. Uno de ellos es Estados Unidos. El almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, vincula el despliegue de artillería al proceso de sucesión de Kim Jong-il. A la misma idea se apunta el vocero del Departamento de Estado, P. J. Crowley, quien considera que es un "acto premeditado" para llamar la atención hacia su nuevo general de cuatro soles y aspirante al trono. La observación resulta importante, pues sugiere que Corea del Norte no está interesada en una confrontación de mayor envergadura, sino apenas en desplegar las plumas.

En el mismo sentido se inclinan los capitales. Después de una primera reacción adversa en las bolsas asiáticas, el won, moneda nacional de Corea del Sur, se recuperó y al final apenas perdió un 0,2 por ciento de su valor. A su turno, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio sufrió un leve retroceso, pero se atribuye más a la inestabilidad que ha sembrado la situación económica irlandesa y portuguesa que al bombardeo norcoreano.

Ni siquiera en los Juegos Asiáticos, que se realizan en China, hubo crisis. Tan solo se pidió a la prensa que no pregunten a los atletas coreanos por el incidente.

En cualquier caso, Corea del Sur respondió poniendo en máxima alerta a sus tropas y advirtiendo al régimen de Pyongyang que el próximo ataque recibirá furiosa respuesta militar. De inmediato, Estados Unidos envió un portaaviones a la región y planea adelantar con su aliado surcoreano maniobras preventivas. China, que apoya a Norcorea, pero se siente incómoda con esta clase de provocaciones, insistió en la importancia de avanzar en las conversaciones que realizan seis países con intereses en el conflicto.

Seguramente, Pyongyang no realizará por ahora nuevos ataques.
Pero, con 22,8 millones de habitantes empobrecidos frente a los 48,6 de su vecina y un ingreso per cápita doce veces inferior, siempre tendrá la tentación de exhibir el único músculo que le queda: el militar.

editorial@eltiempo.com.co

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.