Secciones
Síguenos en:
No hubo que esperar mucho

No hubo que esperar mucho

El impuesto a las transacciones financieras no se puede eliminar o disminuir en forma gradual sin que medie un trámite en el Congreso y se expida una ley.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de noviembre 2010 , 12:00 a. m.

Hace escasos cinco meses, en nota publicada en este mismo espacio, me atreví a pronosticar que el ofrecimiento electoral del candidato Santos, relacionado con no hacer reforma tributaria durante su administración, no la podría cumplir.

Recordaba que en una entrevista alguien le preguntó a la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet: ¿qué consejo le daría a un candidato presidencial?, ella le respondió: "en campaña no prometa lo que sabe que no va a poder cumplir, porque uno de los peores elementos para la legitimidad de la política son las expectativas que no se logran".

Con la advertencia de que es necesario no partir del supuesto errado que por reforma tributaria se debe entender siempre y de manera inexorable incremento de tarifas, es indudable que la estructura vigente reclama ajustes fundamentales. A nadie le puede caber la menor duda de que el país no puede seguir conviviendo con un sistema tributario que no cumple en forma satisfactoria ninguno de los principios fundamentales de un buen sistema.

Como lo señalaba Guillermo Perry: el recaudo es insuficiente frente a las necesidades; la productividad de los impuestos es baja en comparación con la de otros países; no es neutral en materia de asignación, pues grava en exceso algunos tipos de inversión y distorsiona el uso de los recursos; y, es poco progresivo. Sin atribuirle a los impuestos la capacidad de producir efectos sustanciales en la distribución de la renta -por obra de la sola imposición no se consigue resolver el problema de la mala distribución de la riqueza-, no es conveniente para ese propósito mantener tributos distorsionantes y la combinación de tasas marginales altas y múltiples beneficios que afecten la productividad.

Al referirme al número considerable de beneficios, anoté que me parecía pertinente advertir que la eliminación, disminución o cambio que se pretenda introducir en la estructura de cualquier gravamen -por ejemplo, ajustarse a la fórmula propuesta por Rodrigo Botero de sustituir la ventaja del 30% utilizada para premiar la adquisición de maquinaria y equipo por un porcentaje o proporción que estimule la generación de empleo- de todas maneras implica un reforma a la tributación.

El impuesto a las transacciones financieras -con razón el hoy Presidente de la República lo aborrece- no se puede eliminar o disminuir en forma gradual sin que medie un trámite en el Congreso y se expida una ley. Eso, aquí y en la 'cochinchina', se llama reforma tributaria.

En cuanto al bajo recaudo del impuesto a la renta y la reducida productividad del IVA, variables fundamentales para incrementar el monto de las rentas, tampoco cabe duda de que, aparte de mejoras sustanciales en la administración, es imprescindible hacer cambios en las normas.

El caso del alto nivel de la exención mínima y las rentas exentas en relación con el primero de los impuestos citados y el considerable número de bienes y servicios excluidos o exentos, en el segundo, son aspectos que no se pueden arreglar sin una reforma de las normas.

Y si faltara algo más, el impuesto al patrimonio, convertido en dolor de cabeza, junto con las zonas francas y los benditos contratos de estabilidad, se constituyen en argumento adicional para sostener la idea que el Gobierno, por la razón o la fuerza, tendrá que aceptar lo que no quiso reconocer en la campaña. Aunque es una 'mini entrega' la propuesta presentada, el camino ya lo emprendió y no podrá dejarlo fácilmente. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.