Secciones
Síguenos en:
Perú quiere juzgar a Gilma Montenegro, vinvculada a de las Farc

Perú quiere juzgar a Gilma Montenegro, vinvculada a de las Farc

Movía red que robaba armamento al Ejército peruano para vendérselo a la guerrilla, vía Ecuador.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de noviembre 2010 , 11:16 p. m.

El nombre de Gilma Montenegro no es muy conocido en Colombia, ni siquiera para muchas autoridades. Pero en Perú la justicia la espera para que responda por un nuevo escándalo de desvío de armamento del Ejército de ese país hacia las Farc.

Montenegro, que en la guerrilla es conocida como 'Norma', está hace 41 días en una celda de El Buen Pastor, en Bogotá. El viernes pasado le notificaron de una solicitud de extradición firmada por la Corte Suprema del Perú, donde la acusan de ser jefe de una organización que al menos desde el 2004 traficó fusiles, explosivos y munición robados al Ejército y la Policía.

En este momento se investiga el paradero de varios cohetes antiaéreos que también se les embolataron a las Fuerzas Armadas del vecino país.

Su historia revivió en Perú el fantasma del tráfico de 10 mil fusiles Ak-47 por el que fue condenado Vladimiro Montesinos, el polémico ex asesor presidencial de Alberto Fujimori. (Ver recuadro 'Llovieron armas a las Farc').

En junio, su nombre apareció también en la famosa Lista Clinton. EE.UU. la señala de "adquirir armamento en Perú y trasportarlo hasta el Bloque Sur". También tenía circular roja de Interpol.

La mujer, que pasa de los 40 años, fue capturada el 27 de marzo del 2009 en Nueva Loja, zona rural de Sucumbíos (Ecuador), frontera con Putumayo. La enviaron a Colombia el 28 de septiembre y desde entonces está en la cárcel de mujeres de Bogotá, con cargos mucho menos graves que los que le aparecen en su historial internacional. Acá la investigan por concierto para delinquir, mientras que en el exterior es señalada como una ficha clave en el tráfico de armas en Suramérica.

Los nexos de 'Norma'

La red que manejaba Montenegro desde Sucumbíos, según las autoridades, no solo se dedicaba a traficar municiones y explosivos sino que 'reclutaba' a uniformados para mover el material hacia el norte. "Las Farc han comenzaron a abastecerse desde aproximadamente el 2004 con equipos bélicos que los traficantes compran a militares y policías en actividad y en retiro", señaló un medio de comunicación de Perú en una investigación sobre Montenegro.

Ella le respondía a Óliver Solarte, jefe del frente 48 (el que cuidaba a 'Raúl Reyes') y que es considerado como el gran capo de las Farc, porque maneja las rutas de la coca que salen por el Pacífico.

Las operaciones de las autoridades ecuatorianas y peruanas contra la red de 'Norma' dejan al menos una decena de capturas en los dos países. En una de esas acciones, en Lima, fueron detenidos tres suboficiales del Ejército y la Policía peruanos. En el sitio incautaron más de 28 mil cartuchos y cinco cohetes antiaéreos exclusivos de las Fuerzas Armadas de esa nación.

'Llovieron armas a las Farc'

En 1999, 10 mil fusiles Kalashnikov y AKM, que tenían como destino las Fuerzas Militares de Perú, terminaron en las selvas del sur de Colombia, específicamente en manos de las Farc. El hecho, se convirtió en el principio del debacle del ex presidente peruano Alberto Fujimori. La investigación estableció que Vladimiro Montesinos, quien fuera asesor de Fujimori, fue el 'cerebro' de la operación que llevó a que el avión que había partido desde Jordania lanzara las armas a la guerrilla. La justicia de ese país condenó a Montesinos por este caso.

pauang@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.