En puente vehicular de la Av. Circunvalar de Bogotá se hace 'puenting'

En puente vehicular de la Av. Circunvalar de Bogotá se hace 'puenting'

El 'viaje' dura dos segundos desde 28 metros de altura. Se ha visto saltar incluso a 'encorbatados'.

notitle
05 de noviembre 2010 , 09:08 p.m.

Fue un salto lindo. Juan Carlos Gómez experimentó ese jueves, al filo de la tarde, una de las sensaciones más extremas de su vida.
Era la primera vez que saltaba al vacío, desde el puente vehicular de la avenida Circunvalar con calle 60, en Chapinero.

Fueron dos segundos, dos parpadeos eternos que le sirvieron al ejecutivo, de 28 años, para sacudir el estrés del trabajo y soltar un grito gutural, casi primitivo, que retumbó en los cerros orientales: "Pueeenting...".

El lanzamiento hace parte de una especie de ritual que practican universitarios, profesionales y deportistas extremos en ese punto de la ciudad.

Germán Antonio es el líder del grupo. Fue el primero, hace 14 años, en tirarse desde la estructura de concreto. "Empezamos con algunas prácticas de rescate, pero ahora lo que hacemos es 'puenting'", explica Germán, quien ya olvidó cuántas veces se ha lanzado al vacío desde este lugar.

Germán, bogotano, fundó una compañía llamada Instinto Extremo, la cual ofrece lanzamientos desde el puente, a una altura de 28 metros.

Es experto en esta modalidad, que por lo general, se realiza en las afueras de la capital, pero que él ha popularizado, lentamente, en esta transitado sector de Bogotá. Entre sus clientes hay jóvenes que no tienen problema en lanzarse de corbata.

Daniel Orozco es otro de ellos. Trabaja como vendedor de productos de aseo y, cuando puede, contacta a Germán para desafiar a la gravedad. No es curtido en eso de lanzarse al vacío, pero saca la fortaleza necesaria para abrazarse a la baranda, así los pies le bailen solos y su rostro quede blanco, como hoja de block. Pálido.

Se termina un cigarrillo y después de varias intentonas se deja caer. Al subir de nuevo, se le ve feliz: "Le confieso que estaba 'cagao', pero valió la pena", sentencia.

Las mujeres también le hacen el quite al pánico. Alejandra Hurtado practica el 'puenting' para sentir que la adrenalina recorre con más fuerza sus curvas. Tiene 23 años y se ha botado en tres oportunidades. "Cuando le muestro a mi familia los videos, gritan, no lo pueden creer", cuenta la joven.

Los que han vivido la experiencia, dicen que cuando sus cuerpos abandonan la superficie, comienzan los segundos más largos de sus vidas. "Es como si el tiempo se detuviera. Se siente un vértigo el berraco. Después viene una etapa de paz", relata Juan Carlos, tecnólogo de Sistemas y empleado de un ministerio.

El sábado es el día en que más personas se le miden al reto. Germán atiende de 9 de la mañana a 5 de la tarde a grupos de 30.
"Los más nerviosos son los que más se tiran después", remata.

Breve historia del 'puenting'

El 'puenting' se inventó a principios de los 70 en Cruseilles (Francia). Un escalador alemán llamado Helmut Kiene conectó una cuerda en uno de los puentes que cruzan el río Les Usses y saltó desde el otro. Esta práctica llegó a Colombia hace 20 años. Se realiza en puentes en las afueras de Bogotá y se utilizan tres cuerdas, dos de lance blancas y una roja, que es la línea de vida o de seguridad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.