Camilo Romero, el senador más joven

Camilo Romero, el senador más joven

Es recordado por el movimiento que daba huevos a políticos.

23 de octubre 2010 , 08:40 p.m.

Por su edad y figura, a veces no le creen que es congresista.

"¡Y usted es el candidato! Pues ojalá tenga cerebro, porque de cuerpito anda grave". Con esta frase destemplada fue recibido por su líder local, en San Onofre (Sucre), Camilo Romero, el congresista más joven del país, cuando fue a buscar votos para su elección, a comienzos de este año. No es para menos. Todavía, cuando muchos descubren por los pasillos del Capitolio a este pastuso de 53 kilos, 1.74 de estatura y 34 años de edad, no le creen.

La exclamación de su líder parecía casi una agresión, porque si de algo se precia Romero es de tener cerebro e historia. Apenas hay que escucharlo un minuto para percibir su orgullo. Orgullo de su ascendencia política, de su tío Heraldo Romero (uno de los líderes comunales más reconocidos de esa región) y de su padre, Ricardo, concejal de Pasto durante dos periodos.

"Puedo ser el congresista más joven del país pero no vengo vacío", dice con una voz grave que no va con su complexión física.

Los vínculos de Camilo Romero con la política comenzaron a muy temprana edad. Desde niño acompañó a su padre, conocido cariñosamente en la región como 'Cayo', a correrías políticas para buscar los votos que lo llevaron al Concejo de Pasto.

"A mis hijos les tocó sufrir mucho porque no siempre tuvimos la capacidad de acertar", recuerda con nostalgia 'Cayo', padre de tres hijos, de los cuales Camilo es el mayor.

El enjuto senador no comenzó su trabajo político apenas ahora. En el colegio Inem, de Pasto, estudiando bachillerato, organizó un movimiento estudiantil para protestar por una prolongada huelga de profesores, y en Cali, en la Universidad Autónoma de Occidente, estudiando comunicación social, fundó el periódico El Grafito, que recogía las inquietudes de los estudiantes.

Como periodista, Camilo escribió el libro Del secuestro y otras muertes. También trabajó en Telesur y creó la revista Tienen Huevo, inspirada en el 'movimiento político juvenil mamagallístico tienen huevo', con el que irrumpió en la política nacional hace nueve años.

Gloria Garzón, amiga del senador desde hace más de 15 años, cuenta que sólo lo ha visto bailar dos veces en su vida. "En mi matrimonio y en un concierto de un grupo de Pasto. Creo que debió aprender a bailar en la campaña", dijo.

En su carrera para el Senado, Romero logró el aval del Polo y consiguió 44.600 votos, de los cuales sacó más del 50 por ciento en Nariño. Nadie lo creía. Debajo de su curul quedaron aplastados veteranos líderes de izquierda como el ex concejal de Bogotá, Carlos Romero, el ex ministro, Parmenio Cuéllar y el ex presidente del Polo, Jaime Dussán.

El principal objetivo de Camilo en el Congreso es demostrar que pertenece a una generación que, a pesar de venir de la izquierda democrática, tiene la determinación de acercarse al poder para desde allí mejorar las condiciones de vida de la gente.

Sostiene que la generación anterior a la suya veía con reserva que alguien llegara a un cargo de poder, ya que podía "ablandarse".

Tal vez por eso se viste con ropa de marca y es gomoso de la tecnología. "Un amigo me dice: 'Usted es el colmo, dice que es de izquierda, pero tiene el bolsillo en la derecha'. Yo le respondo que el hecho de que seamos de izquierda, no quiere decir que andemos deshilachados".

Fundador de Tienen Huevo

Se lo inventó en un viaje entre Pasto y Cali

El movimiento integrado por universitarios, que hacía desplantes a políticos tradicionales entregándoles huevos en actos públicos con la expresión de: ¡Tienen huevo!, fue fundado por Camilo Romero a comienzos de esta década. Luego presentó lista de candidatos a la Cámara por Bogotá y esa vez sólo obtuvo 4.036 votos.

El lanzamiento oficial de la campaña de los huevos fue el 20 de julio del 2001, durante la instalación de la sesiones del Congreso, a la que asistía Andrés Pastrana. El año pasado le dieron un huevo al ex presidente Álvaro Uribe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.