La insoportable candela de 'Candela Estéreo'

La insoportable candela de 'Candela Estéreo'

31 de agosto 2010 , 12:00 a.m.

Tenía 25 años cuando se produjo esta famosa primavera en París -el mayo 68-. Algunos de sus grafitis me marcaron tanto que me siguen acompañando. Y uno de los que más me gustan es tal vez: "Prohibido prohibir". Y sí, no me gusta prohibir. A nadie le prohíbo fumar en mi casa ni caminar con zapatos sobre mi tapete nuevo. Y trato de seguir las recomendaciones de Voltaire con su famosa frase que dice: "No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo", añadiendo, por supuesto, "siempre y cuando sea recíproco".

Y ahí me encuentro en un gran dilema porque a medida que envejezco tengo cada día ganas de prohibir ciertas manifestaciones que, creo yo, retrasan los cambios culturales y la convivencia que permitirían otro mundo posible para todos y todas. Creo que no es intolerancia de mi parte sino afán y miedo de morir indignada. Daré un gran ejemplo.

Una mañana, buscando la reconfortante voz de Félix de Bedout, caí en una emisora llamada Candela Estéreo. No podía creer lo que oía. Chistes sexistas, homofóbicos y vulgares acompañados de insoportables carcajadas pregrabadas. Burlas sexuales y concursos denigrantes. Atropellos a la dignidad y sometimientos insoportables de oyentes incautos. Comentarios a propósito de cualquier tema. Nadie sale indemne.

Para no herir las susceptibilidades de mis lectores y lectoras, pongo un único y representativo ejemplo. Por cierto escogí uno de los más suaves: una mujer llama a la emisora para decir que se le fue la luz en su barrio. Enseguida un locutor le responde: no hay problema; venga aquí y la enchufo.

Mi propósito era entonces ponerme en la tarea de escuchar durante algunas horas la programación matinal de esta emisora con el fin de argumentar mis impulsos prohibicionistas. Pero no pude. Era demasiado para mí. Después de la primera hora de escucha, renuncié y puse música para desintoxicarme.

Hace ya más de cuatro décadas un grupo importante de intelectuales de la cultura detectaron que los medios masivos de comunicación eran poderosas herramientas en la construcción de identidades, de maneras de relacionarse con el mundo, de elaboración de imaginarios colectivos y de estéticas cotidianas, entre muchas otras cosas.

Estos intelectuales, refiriéndose particularmente al espectro radial, han venido alertando sobre la profunda degradación de los imaginarios populares. Y esta emisora dirigida por quien, alguna vez, deseó ser alcalde de Bogotá, es una muestra abismal del derrumbamiento de valores y de éticas de la sociedad colombiana que no parece interesarle la suerte de sus radioescuchas.

Creo en la libertad de expresión siempre y cuando no se aleje de las grandes líneas directrices de nuestra Constitución y de un marco de derechos humanos; me gusta el humor y el entretenimiento, pero no podemos confundir la imbecilidad que burla cualquier principio de convivencia, tolerancia y respeto a las diferencias, con un juego de ideas o palabras que tienen intenciones satíricas o irónicas con calidad, creatividad e imaginación.

Una emisora como la de la "familia Candela" no sobreviviría al examen de ningún Ministerio de Comunicaciones preocupado por la calidad de los contenidos radiales del dial colombiano. Y ya sé, algunos oyentes dirán: si no le gusta, cambie la emisora. Y sí, puedo cambiar la emisora, pero me siento obligada a decir que mientras estos francotiradores culturales sigan al aire, creo que será imposible erradicar la violencia.
* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.