De donde menos se espera

De donde menos se espera

31 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

La liebre, llamada oposición, saltará de donde menos se espera. En apariencia, este país se está volviendo aburrido sin oposición fuerte o numerosa. ¿Quién aguanta tanto canto angelical en los medios, la sonrisa de satisfacción de los mentideros políticos y la alegría bulliciosa de los cocteles cuando se habla de este gobierno? La melosidad se ha vuelto insoportable y seguramente dañina, pues no existe el verdadero funcionamiento de democracia sin oposición. Un buen cambio sería encontrar una oposición equilibrada, que buscara la recuperación y el desarrollo de este Estado resquebrajado, más allá de la búsqueda de puestos, negocios, contratos y prebendas. Difícil pensarlo con nuestros partidos políticos y nuestro Congreso.

Por ahora, el Polo está dividido y casi silencioso. Los verdes se hacen más oposición entre ellos que la que le han prometido hacer al Gobierno. Se asustaron con el albur de un triunfo electoral y todavía no han reaccionado. Algunos de sus seguidores ya se han deslizado a las huestes de Santos. El salto de la liebre está en otra parte. No hay que ser Nostradamus para saber que pronto habrá una oposición desmesurada, agresiva y nada constructiva. Me refiero a la verdadera bestia negra que va a tener el gobierno actual, que surgirá del uribismo desencantado. Es un huevo de serpiente que se está empollando.

Ya hay indicios. Leo con asombro la frase de Juan Lozano, presidente de 'la U', publicada por este periódico (sin que haya una referencia del contexto de dónde la dijo y con qué tono lo hizo). Según la nota de este periódico, el dirigente "dijo que si bien su colectividad 'apoya totalmente' al presidente Juan Manuel Santos, no 'permitirá que se intente golpear al ex mandatario Álvaro Uribe'. Lozano asegura que 'la U' hará control político a funcionarios del Gobierno y que 'no será tolerante con los malos ministros' ". Creo que no se puede pasar por alto que Lozano es quien dirige el partido del propio Presidente de la República, aunque realmente es el partido de Uribe. ¿Es un aviso de guerra?

También sorprenden los elogios desmesurados, que hacen algunos del antiguo régimen uribista, de los ex funcionarios. Exagera el de la columna de enfrente cuando ve en el antiguo Ministro de Transporte al gran transformador de la infraestructura. Fernando Londoño no ahorra adjetivos para encumbrar al ex presidente recién salido. Otros uribistas menos emblemáticos dicen cosas similares.

Todos ellos que, semana tras semana, se preocuparon por defender al gobierno anterior, ahora son parcos para hablar de este. Soterradamente critican al presidente actual cuando elogian al anterior. Sí, no están contentos ni con los nombramientos que Santos ha hecho, ni con el estilo que tanto se aleja del que, ramplonamente y a rajatabla, nos había impuesto el ex mandatario. Tampoco les gusta que los cacaos, siempre gobiernistas, apoyen a Santos tal como apoyaron a Uribe.

Pero la guerra de verdad vendrá si el Ejecutivo actual decide mantenerse en la Constitución y las leyes, en vez de pisotear los códigos para defender a los antiguos funcionarios, hoy próximos a ser sujetos de investigaciones nuevas o en curso o, definitivamente, en situaciones sub júdice. ¿Esperaban los uribistas una sombrilla extralegal, un espionaje indebido o la manipulación de votos? ¿Eso que al país le parecía normal?
Los uribistas están a la espera. Si Santos no responde, ellos lo harán con una oposición férrea, no tan limpia como se desearía. Y, ojalá ocurra, pues cuanto más feroces sean los ataques de esta oposición enloquecida, mayor será el desplazamiento de Santos a posiciones democráticas e institucionales. Tendrá que separarse de sus antiguos socios incómodos. Curiosamente, la posibilidad de un Santos democrático va a depender más de una oposición de derecha que de las exigencias de una izquierda que no acaba de despertar. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.