Así es un entrenamiento del Comando de Operaciones Especiales y Antiterrorismo (Copes)

Así es un entrenamiento del Comando de Operaciones Especiales y Antiterrorismo (Copes)

El sonido de los disparos de los fusiles M-4, calibre 5.56, es ensordecedor.

28 de agosto 2010 , 12:00 a.m.

Las explosiones y las granadas de humo se confunden con los gritos de los policías.

Otros cuantos descienden por cuerdas desde helicópteros y empinados peñascos, con una habilidad descomunal y en apenas unos segundos.

La tensión está en su máximo punto y la adrenalina fluye sin tregua. Todos, armados hasta los dientes y con la mirada fija en el objetivo, avanzan sin temor, sin dar un paso atrás. La precisión puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Así, como ocurre en un campo de batalla real, es un entrenamiento del Comando de Operaciones Especiales y Antiterrorismo (Copes) de la Policía Nacional, uno de los organismos con mayor capacidad para atender situaciones de orden público y crisis nacionales tendientes a desestabilizar al Estado.

Son 110 hombres: 13 oficiales, 19 suboficiales y 78 patrulleros, comandados por el coronel Ricardo Augusto Alarcón Campos.

La base está situada en la Escuela Gonzalo Jiménez de Quesada, en las afueras de Bogotá -km 20 vía a Sibaté-.

Los integrantes del Copes tienen la misión específica de enfrentar a la subversión, al narcotráfico, al terrorismo y a las poderosas bandas criminales.

Desde su creación, en 1984, el Copes ha participado en operaciones especiales -muchas veces coordinadas con otras fuerzas del Estado- con resultados exitosos.

"Estamos en la capacidad de atender situaciones en zonas rurales y urbanas: liberaciones de secuestrados, solución a tomas de rehenes, combates con la guerrilla y toda clase de acciones tendientes a desvertebrar complejas estructuras criminales hacen parte de nuestro trabajo", dice el coronel Alarcón.

Él confía plenamente en la capacidad de sus hombres, que tuvieron que soportar uno de los entrenamientos más rigurosos a los que se puede enfrentar un miembro de la Fuerza Pública.

Hay pruebas de presión psicológica, de descenso en abismo, de lanzamientos en cuerda desde helicópteros, simulacros de hostigamientos con munición real, recorridos a velocidad por terrenos irregulares, entre otras.

"En los 26 años de historia del comando, sólo 750 hombres han podido graduarse -600 colombianos y 150 extranjeros-. El porcentaje de deserción de los dos cursos que hacemos por año (cada uno de cuatro meses) es del 70 al 80 por ciento", cuenta el subcomisario Milton Saavedra, suboficial de comando del Copes.

En este momento 7 brasileños, 4 ecuatorianos, 5 panameños y un argentino hacen parte de los aspirantes.

"Es un honor estar acá. Lo que quiero es aprender las nuevas técnicas de operativos policiales para luego aplicarlas en nuestros países", dice Salvador Pinto, subteniente de la Policía ecuatoriana.

Los hombres de acero manejan más de doce tipos de armas -algunas dotadas con accesorios para desempeño nocturno- y junto al grupo Jungla, son los mejores para coordinar maniobras helicoportadas -en el ámbito policial-.

El lema del comando es Pax Semper (del latín paz por siempre). Un águila y una espiga conforman el escudo de la unidad, que simbolizan astucia y amor por la vida.

Operativos exitosos, desde el anonimato

Aunque no cuenta con el protagonismo de otros organismos de seguridad, el Copes ha sido vital en operaciones como la que en 2008 terminó con el abatimiento del cabecilla de las Farc 'Raúl Reyes'.

Así mismo, hizo parte en 1989 del bloque de Búsqueda creado para luchar contra el cartel de Medellín. Otros subversivos de gran importancia, como alias 'el Paisa', alias 'Jurga Jurga' y alias 'Duván', murieron enfrentados en combate con escuadras apoyadas por el Copes.

Esta unidad, que en su historia ha perdido a 25 hombres en el campo de batalla, también fue clave para las capturas de los capos del extinto cartel de Cali -los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela- y de alias 'don Mario', entre otros.

CARLOS GUEVARA
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.