Desarrollo rural, la clave

Desarrollo rural, la clave

La tarea no se puede encomendar a una sola entidad del Estado, sino que corresponde a un número apreciable de instituciones muy bien coordinadas desde la más alta jerarquía del Gobierno.

25 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Quienes aún piensan que la visión de lo rural va de lo atrasado a lo moderno, de lo rural a lo urbano o, si se quiere ir más lejos, de lo puramente agropecuario a lo industrial, con toda franqueza les debo decir que están totalmente equivocados o, un poco menos drástico, atrasados de noticias.

Es claro que lo rural ya no es equivalente a lo agrícola y, al mismo tiempo, la denominada 'tercera revolución' implica que lo agrícola no sea exclusivamente la producción primaria. El moderno enfoque conduce a la desagrarización de la actividad productiva, en especial desde el punto de vista de los requerimientos de la población empleada.

Expresado de otra forma, ya no se concibe el desarrollo rural como un hecho o política sectorial, que sólo se ocupa de la agricultura, sino que se convierte en una política global o territorial que corrige los problemas y las diferencias de los espacios rurales y la población que los habita, proporcionando un desarrollo sostenido y una mejora en su calidad de vida.

Tal estrategia territorial debe partir de un enfoque que integre el ordenamiento del territorio, la planificación ambiental y el desarrollo rural, de tal modo que se valoren en justa medida los recursos y se apliquen los métodos, las iniciativas de abajo hacia arriba, con el fin de que los territorios y las poblaciones afectadas obtengan los máximos beneficios de este modelo económico.

Para decirlo más claro y de una vez, el nuevo enfoque de lo rural no va de lo atrasado a lo moderno, de lo rural a lo urbano, de lo agrícola a lo industrial. Hay más bien un número de características que muestran la multidireccionalidad del proceso, sobre las que hay muchas pruebas.

En tal contexto, vale la pena destacar la pérdida relativa del significado económico y social de los sectores primario y secundario, y la evidente tercerización de lo rural. En la región de la Orinoquia tales características se expresan por la celeridad de la inversión en la explotación en minería, la 'ganaderización' del espacio agrícola y la diversificación agropecuaria originada en la producción de biocombustibles.

De esta manera, pues, es necesario partir de un replanteamiento de las relaciones entre el mundo urbano y el rural, y redefinir los papeles de cada uno de ellos, pero también diseñar políticas que les permitan a ambos un desarrollo equilibrado, para lograr que la interdependencia entre uno y otro sea benéfica para ambos.

Estas metas sólo es posible alcanzarlas con una perspectiva de largo plazo, dentro de una estrategia global, que exija un proceso de estudio, planificación y participación. Por supuesto, el concepto de proceso implica que las diferentes actuaciones públicas y privadas no deben considerarse de manera aislada, sino relacionadas como pasos sucesivos de un trayecto que lleva a un destino.

La valorización de lo rural parte del supuesto de que el medio rural no sólo existe, sino que es de suma importancia para la sociedad y la economía en su conjunto. Lo más importante es, entonces, de tipo cultural: la visión de lo rural como una nueva, aceptable y mejor alternativa de vida. De paso se debe anotar aquí que la tarea no se puede encomendar a una sola entidad del Estado -Ministerio de Agricultura-, sino que corresponde a un número apreciable de instituciones muy bien coordinadas desde la más alta jerarquía del Gobierno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.