El primer soldado gay casado del mundo denunció su expulsión del Ejército tras un año de 'abusos'

El primer soldado gay casado del mundo denunció su expulsión del Ejército tras un año de 'abusos'

Su matrimonio fue reconocido como el primero entre militares homosexuales españoles.

23 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El soldado Alberto Linero Marchena, que se identifica como el primer militar gay casado del mundo, denunció este lunes que fue expulsado del Ejército del Aire de España "tras dos años de amenazas, abusos y proposiciones dentro del Ejército".

Según el periódico 'El Mundo' de España, "en septiembre de 2006, Linero y Alberto Sánchez Fernández, también soldado destinado en la base de Morón de la Frontera (Sevilla), se casaron en Sevilla  vestidos con el traje de gran gala del Ejército del Aire, en la que se definió como la primera boda entre militares homosexuales españoles".

"En febrero de 2009 la base aérea de Morón solicitó a Linero una evaluación extraordinaria física y psicológica, a pesar de que con anterioridad había pasado las pruebas físicas de manera óptima", explica el diario español.

Los resultados de los exámenes médicos mostraron que Linero estaba en condiciones de continuar ejerciendo su papel de soldado, sin embargo, sus superiores solicitaron más exámenes que lo alejaban del servicio.

El 10 de julio de 2009, luego de varios meses de exámenes médicos, Lineros cesó en la base de Morón.

Tras este hecho, Linero asegura que se le realizó un informe negativo para su exclusión del Ejército por mal compañerismo y falta de rendimiento en el trabajo durante el tiempo que no ejerció.

El informe, según explicó el soldado a 'El Mundo', "fue redactado por un superior ante la negativa del soldado a sus proposiciones sexuales".

Según Linero, él denunció su situación en vía interna y ante la impotencia que sufría intentó quitarse la vida, tras lo cual recibió la baja médica por motivos psiquiátricos en noviembre de 2009.

La Asociación de Transexuales de Andalucía, afirmó que su expulsión "es un caso de persecución por homofobia, abuso y maltrato psicológico". 

Por su parte, el Ministerio de Defensa de España se pronunció sobre el caso e indicó que el soldado estuvo más de seis meses de baja, tiempo límite que obliga a pasar un nuevo examen médico, según la normativa de las Fuerzas Armadas.

Luego, según el Ministerio, tras regresar de nuevo a la base, Linero comenzó a tener problemas con varios compañeros y terminó formulando varias denuncias, en las que también estaba incluido un capellán. 

El Ejército del Aire abrió entonces una investigación interna, en la que comprobó que todos los acusados negaban haber amenazado o haber hecho proposiciones al soldado.

Con 'El Mundo' de España

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.