'Señor presidente, no nos abandonen', le dijo minero atrapado a Sebastián Piñera vía telefónica

'Señor presidente, no nos abandonen', le dijo minero atrapado a Sebastián Piñera vía telefónica

El presidente de Chile conversó por un citófono con los hombres atrapados desde el 5 de agosto.

22 de agosto 2010 , 12:00 a.m.

Los mineros, que se encuentran a 700 metros de profundidad, le pidieron al jefe de Estado que los rescatara lo antes posible "de este infierno".

En una conversación, de 18 minutos, que se logró establecer desde un citófono instalado en el pequeño ducto de comunicación hasta un teléfono en el palacio presidencial de La Moneda, en Santiago, Piñera habló con Luis Urzúa, jefe de turno y que oficia de líder de los mineros atrapados

"Buenas tardes señor presidente", le dijo Urzúa a Piñera, quien le respondió: "Don Luis, primero que nada quiero decirle: usted no sabe lo que pasó en nuestro país el día domingo (cuando se logró la primera comunicación). En todos los hogares hubo lágrimas de alegría de emoción".

El minero luego relató al mandatario lo que ocurrió aquel día, cuando un derrumbe los dejó sepultados. "Veinte (minutos) para las dos de la tarde se vino el cerro hacia abajo. Nosotros estábamos preocupados por los compañeros que iban saliendo con un camión que iba a cargado; después llegó el tierral y como en cuatro o cinco horas que no podíamos ver qué es lo que había, en qué situación estábamos. Luego vimos que estábamos atrapados por una enorme roca en toda la pasada del túnel", relató Urzúa.

El minero le hizo una sentida petición al mandatario: "estamos esperando que todo Chile haga fuerza para que nos puedan sacar de este infierno", dijo Urzúa.

"Señor presidente -agrega Urzúa hablando en nombre de sus compañeros- nosotros necesitamos que tengan fuerza y nos rescaten los antes posible y que no nos abandonen".

"No vamos a hacer nada que comprometa su vida", señaló el mandatario sin establecer plazos de rescate.

"Ustedes no van a estar solos ni han estado solos un solo momento: el Gobierno está con ustedes. Está todo el país con ustedes y quiero que estén tranquilos porque sus familias van a estar acompañadas y apoyadas", respondió el mandatario.

El domingo pasado, después de 17 días, equipos rescatistas lograron comunicarse con ellos por un pequeño ducto, pero las autoridades estiman que el rescate final podría tardar hasta cuatro meses.

El rescate

El equipo de rescate introdujo una segunda sonda que hizo contacto con los mineros atrapados este lunes en la noche y los expertos señalaron que esta perforación es clave para las labores de rescate.

La nueva sonda permitirá una segunda vía para enviar ayuda a los mineros, después de permanecer 18 días al interior del yacimiento, a 700 metros de profundidad y sometidos a altas temperaturas y humedad. (Vea detalles de la misión en esta infografía de 'El Mercurio' de Chile)

Uno de los operarios de la máquina abandonó momentáneamente la faena para dar la noticia de la segunda sonda, informaron los familiares de las víctimas.

La primera sonda que alcanzó la galería fue el medio que permitió este domingo verificar que los 33 mineros, quienes permanecen atrapados desde el 5 de agosto, estaban vivos, según mensajes que ellos mismos pudieron enviar a la superficie y por imágenes captadas con una cámara enviada por el estrecho conducto.

La perforación permitió la instalación de un teléfono para comunicarse con los atrapados, como vía para que los mineros respondieran un cuestionario destinado a conocer su estado de salud y para enviarles alimentos líquidos.

'Estamos todos sanos y con hambre', dijeron por teléfono mineros atrapados

Los obreros, en su primera comunicación tras 18 días bajo tierra, pidieron comida y también oxígeno. Además de agua, medicinas y alimento líquido, los socorristas ya comenzaron a enviarles oxígeno.

"Estamos bien. Esperando que nos rescaten", dijo Luis Urzúa, uno de los operarios atrapados en el primer contacto por un citófono con el ministro de Minería, Laurence Golborne.

"Están los 33 en perfecto estado de salud", dijo la médico Paula Newman, quien se encuentra a cargo del operativo para garantizar su supervivencia. "No hay traumatizados", agregó la médico en compañía del ministro Golborne.

Los mineros, según Newman, "tienen molestias bastante menores para lo que podríamos haber esperado".

La médico también informó que ya se les proporcionó una solución de glucosa al 5% y un comprimido de omeprazol, medicamento para evitar que el estómago sufra de posibles úlceras de estrés por la falta de alimentación de todos estos días.

La noticia se conoció luego de que se iniciar el proceso de comunicación y entrega de alimentos a los trabajadores atrapados desde hace 18 días en una mina subterránea en el norte de Chile, un día después de que constataran que milagrosamente están vivos y mientras preparan un rescate que podría durar meses.

Tras la histórica jornada del domingo, cuando los propios mineros sorprendieron al enviar pruebas de vida adjuntas en una sonda que llegó al fondo del yacimiento, las autoridades definieron el plan para sacarlos con vida mientras es reforzado el pozo que sirve como especie de cordón umbilical con los hombres.

"Vamos a iniciar el envío de estas palomas mecanizadas (tubos de plástico) que van a llevar primero agua con glucosa y una serie de otros elementos que van a permitir mantenerlos con vida", dijo el ministro de Minería chileno, Laurence Golborne.

El trabajo de perforación que realizan otras tres máquinas de sondaje permitió establecer un canal de comunicación, otro de ventilación y uno de alimentos.

Una cámara de video que bajó el domingo a casi 700 metros de profundidad comprobó que los trabajadores estaban con el torso desnudo, con casco y muy alegres, con una visible buena condición de salud, pese a que permanecieron incomunicados durante 17 días tras el derrumbe en la zona media de la mina.

Según especialistas, los mineros atrapados habrán perdido entre 5 a 7 kilos, pero no estarán deshidratados ya que contarán con agua proveniente de las mismas perforaciones que hacen las máquinas de sondaje.

Los trabajadores atrapados pertenecen a la pequeña mina de cobre y oro 'San José', ubicada en pleno desierto de Atacama y a unos 800 kilómetros al norte de la capital chilena.

Chile es el mayor productor de cobre del mundo y aunque este accidente ocurrió en una pequeña mina, ya se instaló el debate sobre la seguridad de las faenas mineras y de otras ramas productivas, en un país que espera crecer a una tasa de 6 por ciento en promedio en los próximos cuatro años.

Rescate tomaría de 3 a 4 meses

Sobre los plazos para las labores de rescate, el jefe a cargo de los sondajes dijo que el margen es amplio y que sólo podría haber novedades hacia octubre o noviembre.

"Tenemos que hacer ya el diseño de ingeniería propiamente. La primera estimación que tenemos, estamos entre tres y cuatro meses", dijo André Sougarret, gerente de la mina 'El Teniente de Codelco' y jefe de los sondajes de rescate.

"Lo que tenemos que hacer es definir el punto. Primero hacer una buena topografía. Definir el punto de ataque. Se hace una perforación que es el doble de la perforación que hicimos actualmente", agregó.

Posteriormente, se realizará otra perforación de unos 66 centímetros de diámetro, que sería el ducto por donde saldrían los mineros a través de un canastillo especial.

Para desarrollar este pozo, una máquina perforadora especializada de la división minera Andina de Codelco inició este lunes su traslado a la mina San José.

Golborne dijo que el gobierno está planificando formas para reorganizar la espera de los familiares en los próximos meses, para que les permitan volver a sus hogares sin perder el contacto con los mineros atrapados bajo tierra.

"Obviamente, van a querer estar cerca de sus seres queridos pero como es un lapso bastante grande (de espera) ojalá puedan ir retomando su vida", apuntó Golborne.

Desahogo total

Las pruebas de vida que entregaron los mineros una vez que la sonda se acercó el domingo al refugio desató el júbilo de sus familiares, las máximas autoridades y de miles de personas que celebraron la noche del domingo en distintas ciudades del país de unos 16 millones de habitantes.

"Estábamos adormecidos y esto fue un despertar, un despertar maravilloso. Una explosión de alegría", dijo Alonso Contreras, de 43 años, quien tiene a su primo y a un amigo atrapados en la mina.

Hasta el mismo presidente chileno, Sebastián Piñera, un hombre de centroderecha, celebró el hallazgo con los familiares de los mineros. "¡Viva Chile, mierda!", dijo un emocionado Piñera.

El Presidente leyó emocionado un mensaje que los sobrevivientes amarraron el domingo a una sonda que llegó al punto donde están y confirmó a los medios locales que los mineros se encuentran en buenas condiciones, mientras mostraba una nota escrita con tinta roja que decía "Estamos bien en el refugio los 33".

"Esto salió de las entrañas de la tierra", dijo Sebastián Piñera mientras mostraba el papel que los mineros enviaron a la superficie. "Es el mensaje de nuestros mineros que nos dicen que están vivos, que están unidos", añadió el mandatario.

El operario de una de las máquinas que realizaba excavaciones a esa profundidad, con una sonda, encontró el mensaje escrito con lápiz rojo. Pocos minutos después, el presidente Piñera hizo el anuncio. "Nunca tan pocas palabras habían provocado tanta alegría, tanta emoción", dijo el mandatario ante los medios de comunicación.

"Agradezco a los mineros por el valor, por el coraje de haber resistido más de dos semanas en las profundidades de la montaña", dijo el Presidente.

Un verdadero campamento, llamado 'Esperanza', se constituyó tras el accidente en las afueras de la malograda mina San José y, luego de varias jornadas de contención, la noche del domingo explotó en una maratónica fiesta.

"La espera es muy diferente ahora. Es una espera sin angustia. Esto no se acaba, pero estamos más esperanzados de que el final se viene", dijo Elías Barrios, de 57 años, un trabajador agrícola que tiene a su hermano atrapado en la mina.

La carta del minero más viejo

Pero algo aún más emotivo fue la carta que el minero Mario Gómez, de 63 años, y el de mayor experiencia del grupo, escribió y dejó amarrada junto al mensaje puesto en la sonda, y en la que escribió que aún tenían luz y agua. Todo indica que fue elaborada dos días después del derrumbe en la mina.

"Estoy bien, gracias a Dios. Espero salir pronto, paciencia y fe. Dios es grande y con la ayuda de mi Dios vamos a lograr salir con vida de esta mina, aunque tengamos que esperar meses para la comunicación", relató. La misiva fue leída por el mismo Piñera, quien acompañaba a la esposa de Gómez. "Bueno Lila, espero poder comunicarme. Estoy sintiendo nuevamente la máquina del sondaje, ojalá que esta vez llegue", le escribió a su esposa.

Resistieron con dos bocados de atún y un vaso de leche cada dos días

La senadora  Isabel Allende explicó que los 33 mineros   sobrevivieron con "dos cucharadas de atún y medio vaso de leche cada 48 horas.

Allende explicó que se enteró de esto porque pudo leer en el reverso de una ficha médica que llenó uno de los mineros atrapados y que envió a través de la sonda.

 "Tuve la oportunidad de ver la recepción de la segunda 'paloma' -cápsula que se envía al fondo de la mina a través del sondaje- con las fichas médicas de cada uno. (...) Fue emocionante ver como llegaba un gran rollo enviado por cada uno de ellos", señaló la senadora, hija del presidente Salvador Allende (1970-1973).

MINA SAN JOSE
Agencias
Con información de 'El Mercurio' de Chile

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.