Archivo

Niños de San Basilio de Palenque graban sus sueños en cortometraje

Ellos escribieron el guión y son los actores y productores, con la orientación de un veterano del cine que actuó en 'Quemada', en 1969, al lado del desaparecido Marlon Brando.

21 de agosto 2010 , 12:00 a.m.

En el patio de la casa de Basilia Pérez y mientras los marranos juegan con los perros en el lodo, Wendy Milena Valdés grita desde el quiosco donde está la estufa de leña: "¡Luce, micrófono, cámara, claqueta!"; enseguida otra voz contesta: "Lito, grabando", y luego Angie Salinas, de 13 años, hace sonar la tablita frente a la cámara y se retira en medio de una carcajada.

Es jueves, son las cinco de la tarde y graban la escena número ocho del cortometraje El tambor mágico, que es la ópera prima de Valdés, la directora, de 16 años y estudiante del grado décimo del colegio Benkos Biohó, de San Basilio de Palenque (Bolívar).

Su rodaje, el primero hecho por los niños del pueblo, inició hace un mes, luego de una capacitación en realización cinematográfica, que fue dictada a 40 niños de Palenque a través de un convenio entre la caja de compensación Comfenalco Bolívar y el Festival de Cine de Cartagena.

El corto, escrito por los niños, recrea la historia de 'Juancho' (Herly Torres, actor natural de 13 años), que es rechazado para ingresar a un grupo de música, para tocar el tambor, por su aparente falta de talento. 'Juancho' busca consuelo en su abuelo 'Alberto' (Evaristo Márquez, de 71 años y famoso en el pueblo por haber actuado en la película Quemada, en 1969, al lado del desaparecido actor Marlon Brando). El anciano lo alienta al regalarle un tambor mágico.

La experiencia del abuelo

El pasado jueves se grabó justo esa escena (la número ocho de las 12 que tiene el cortometraje), en la casa de Basilia Pérez, la secretaria del colegio. La escena fue repetida 18 veces, algo normal según Evaristo, quien ha participado en cuatro películas internacionales. Él les cuenta sus historias a los niños entre toma y toma, y después de largos regaños que, según dice son consejos, los alienta para que sigan produciendo películas.

Al lado de cuatro trípodes con luces y de regueros de cables y largos micrófonos, estaban los 25 niños que conforman el equipo de producción. También 15 actores y una veintena de curiosos que esperaban la oportunidad para interpretar a un bailarín o ingresar como extras.

Y es que en Palenque, aunque ya nadie se sorprende al ver una cámara de video, están revolucionados con El tambor mágico, que compite con el baile, el 'Rey de Palenque' (una discoteca ambulante), el boxeo y el béisbol, las aficiones de este pueblo 'afro' de 3.500 habitantes, al que a diario llegan extranjeros con cámaras y recorren sus calles sin pavimento y repletas de burros, marranos y motos.

"Graban lo mismo de siempre", dice Andrés Lozano, el único realizador profesional y adulto que participa en el equipo de producción.

"Pero esta vez es distinto", contesta Basilia Pérez, mientras se sirve un trago de ron artesanal que venden en el pueblo a 2.000 pesos la botella.

Y Lozano agrega: "El cortometraje "lo están rodando en el pueblo, con la gente del pueblo y para el pueblo".

El programa ya se replica en cuatro zonas deprimidas de Cartagena y tiene dos objetivos: capacitar los niños para que se cuenten así mismos en video y darles herramientas para el ocio productivo, alternativas y herramientas para que exploren su entorno, mientras se divierten.

En un mes, los niños de San Basilio de Palenque tendrán listo su primer cortometraje. Bueno, siempre y cuando las historias de Evaristo Márquez, el veterano actor, dejen avanzar la grabación de El tambor mágico.

JORGE QUINTERO
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
SAN BASILIO DE PALENQUE (BOLÍVAR)