Secciones
Síguenos en:
Se registró buen semestre del sistema financiero, favorecido por mejor desempeño en la actividad económica

Se registró buen semestre del sistema financiero, favorecido por mejor desempeño en la actividad económica

La cartera total continuará a un ritmo moderado y en los próximos meses habrá una baja materialización de riesgo de crédito.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El comportamiento de la cartera de crédito de la economía se ha visto favorecido en 2010 por el mejor desempeño de la actividad económica, la reducción en la percepción de riesgo por parte de los intermediarios financieros y el incremento en la confianza de los agentes en torno a la recuperación de la actividad económica.

Esto se ha reflejado en un aumento en la confianza de los consumidores en torno a su situación laboral durante los próximos meses y en una mejora en la calidad de la cartera del sistema financiero.

Desde el comienzo de la crisis, el sector ha mostrado estar preparado para afrontarla, por lo que pese a la caída en los ingresos derivada de la desaceleración de la cartera en 2009, y en medio de la reducción de las tasas de interés, las utilidades del sistema no se vieron fuertemente afectadas.

En lo corrido del año se ha venido observando una caída importante tanto en los ingresos como en los gastos de los intermediarios financieros, aunque más pronunciada en estos últimos. Mientras que en junio los ingresos totales anualizados cayeron 1,8 por iento anual, los gastos totales anualizados se redujeron en 5,6 por ciento anual. La baja de estos últimos ha estado asociada principalmente a dos factores: la disminución del gasto por intereses y del gasto en provisiones.

La disminución en el gasto de intereses se encuentra asociada a la caída en las tasas de interés, ante la política expansionista aplicada por el Banco de la República. Desde que comenzó el ciclo expansionista en diciembre de 2008, el Emisor ha reducido su tasa de interés de intervención en 700 pbs (la DTF y el IBR han caído 671 y 613 pbs, respectivamente). Además, la inflación anual (que es una de las tasas a las que se encuentran indexados una parte importante de los títulos de deuda de los establecimientos de crédito) ha caído 5.43 puntos porcentuales desde diciembre de 2008 y se ubica actualmente en 2,24 por ciento.

El gasto de intereses ha disminuido por la desaceleración importante de los pasivos que generan interés, los cuales crecen a una tasa anual de 7 por ciento (frente al 15 por ciento al que lo hicieron en junio de 2009). Los depósitos (cuentas corrientes, cuentas de ahorro, CDT, CDAT, entre otros) que representan el 75 por ciento de los pasivos se han venido desacelerando y a junio crecen a una tasa anual de 5 por ciento, por debajo del 17,4 anual en junio de 2009.

Lo anterior se explica por la caída en las captaciones a través de CDT, los cuales empezaron a perder atractivo desde principios de 2009 con la baja en las tasas de interés, lo cual, unido a la desaceleración de la actividad económica, generó en los agentes un incremento en el apetito por depósitos a la vista. A junio, los CDT caían a una tasa anual de 10,2 por ciento, mientras las cuentas corriente y de ahorro crecieron en este periodo 12,1 y 17 por ciento anual, respectivamente. El gasto en provisiones netas de recuperación del sistema está cayendo a una tasa anual de 24,4 por ciento, en contraste con un crecimiento de 49,2 por ciento en el mismo lapso de 2009, lo cual puede estar asociado a una mejora en los indicadores de calidad de la cartera del sistema financiero. El flujo de provisiones totales del sistema disminuyó 3,5 por ciento anual en junio, mientras que el flujo de recuperación de las provisiones se está incrementando a una tasa de 12,8 por ciento anual.

Aunque estas últimas muestran una desaceleración con respecto a junio de 2009 (cuando crecieron 28,1 por ciento anual), continúan evidenciando la mejora en términos de calidad de la cartera de los intermediarios financieros: en lo corrido del año las carteras vencida y riesgosa han presentado una desaceleración importante, comportamiento que era de esperarse, dado que desde 2008 se venían incrementando las exigencias para el otorgamiento de crédito , lo que se tradujo actualmente en mejor calidad crediticia de los deudores.

El crecimiento anual, tanto de la cartera riesgosa como de la cartera vencida ha sido cada vez menor; la riesgosa, a junio, registraba un crecimiento anual de 1,3 por ciento, mientras que el crecimiento de la vencida fue de -11,2 por ciento anual. Lo anterior se ha reflejado en la desaceleración del incremento del saldo de provisiones desde mediados de 2009, el cual empezó a registrar crecimientos negativos a partir de abril de este año. Sin embargo, los indicadores de cubrimiento han aumentado por lo que el crecimiento negativo del saldo de provisiones no ha afectado la cobertura del sistema.

Desde mediados de 2008 hasta junio de 2010, los indicadores de cubrimiento muestran una tendencia al alza: el indicador de cubrimiento de cartera riesgosa se ubica en 59,4 por ciento, el mayor desde mediados de 2008. Entre tanto, el indicador de cubrimiento de cartera vencida se ubica en 141,1 por ciento, el mayor registrado desde marzo de 2007.

Para el primer semestre de 2010, la cartera bruta del sistema financiero registró un crecimiento anual de 5,3 por ciento, y de 4,9 por ciento en el año corrido. Aunque el incremento anual y año corrido a junio de 2010 es menor en comparación al registrado en años anteriores, es importante anotar que el alza de la cartera se ha recuperado gradualmente desde finales de 2009 dado los mejores indicadores de la economía colombiana.

LA CARTERA

La reactivación de la cartera se ha venido dando tanto por el lado de la oferta, dado el mayor dinamismo de la economía, por lo que los establecimientos de crédito han dejado de incrementar los estándares de colocación, como por el de la demanda, según el último reporte de del Emisor la situación del crédito en Colombia.

Corficolombiana cree que la reactivación de la cartera total continuará a un ritmo moderado y que en los próximos meses habrá una baja materialización de riesgo de crédito, debido a los incrementos en estándares observados a lo largo de los dos últimos años en materia de originación.

Aunque actualmente los estándares no han continuado aumentando dado el escenario macroeconómico favorable para el país (los indicadores adelantados de la economía muestran una reactivación importante en comercio e industria, las expectativas de inflación para este año son bajas y se espera que las tasas de interés se mantengan en niveles bajos, por lo menos hasta finalizar 2010), a 12 meses y en adelante los indicadores de cartera vencida, riesgosa y provisiones (flujo y saldo) podrían incrementarse levemente con respecto a los observados actualmente.

Por otro lado, en la medida en que la cartera comience a mostrar una mayor reactivación, podría observarse una restricción en los recursos destinados a inversiones, por lo que podrían darse una moderada disminución en el apetito por los TES. Sin embargo, el efecto negativo que esto podría tener sobre los títulos de deuda pública se compensaría por las favorables expectativas inflacionarias y por el hecho de que el mercado ya había venido descotando el incremento en la colocación de TES para este año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.