Secciones
Síguenos en:
Presidente francés, Nicolas Sarkozy, desoye las críticas y comienza a deportar gitanos

Presidente francés, Nicolas Sarkozy, desoye las críticas y comienza a deportar gitanos

La expulsión de 700 gitanos indocumentados de Francia, que comienza este jueves, está siendo cada vez más criticada en Bulgaria y Rumania, que temen 'reacciones xenófobas' en varios países de Europa.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El Gobierno francés está cumpliendo a rajatabla las órdenes de Sarkozy de desmantelar los campamentos ilegales de gitanos y, pese a las crecientes críticas desde dentro y fuera de Francia, comenzará a deportarlos a partir de este mismo jueves.

Un primer avión con 79 gitanos a bordo partirá con destino a Rumanía, al que seguirán otros dos, -el próximo 26 y a finales de septiembre-, hasta cumplir el cupo de, por lo menos, 700 personas deportadas, tal y como anunció el ministro del Interior, Brice Hortefeux.

Es él quien dirige la ofensiva contra el colectivo 'romaní', como se llama en Francia a los gitanos de Europa del Este, que el pasado 28 de julio lanzó el propio Sarkozy cuando anunció el desmantelamiento de la mitad de los campamentos ilegales de gitanos contabilizados en el país en un plazo máximo de tres meses.

No ha pasado ni un mes y ya se han desalojado más de 50 instalaciones de este tipo, con sus respectivos integrantes.

'Retorno voluntario'

Ahora llega el momento de la deportación o el "retorno voluntario", como precisa el ministro de Inmigración Eric Besson, en declaraciones recogidas por el diario 'Le Parisien', en las que subraya que no puede hablarse de expulsiones.

El periódico cita una fuente oficial, según la cual "hay regularmente vuelos como estos", con extranjeros que se inscriben en el programa de ayudas al retorno.

Según el Gobierno, son deportaciones "voluntarias" de inmigrantes que aceptan irse, a cambio de un tiquete de avión y 300 euros por adulto ó 100 euros por niño, y que, en muchos casos, acaban volviendo a Francia.

Lo que no van a poder hacer a partir de septiembre es falsear su identidad para percibir dos veces esas ayudas porque el Gobierno ha decidido reforzar el control del fichero que ha creado para registrar a los beneficiaros e incluir en el mismo, además de los datos personales, sus huellas dactilares.

Sólo en el año 2009, según las cifras facilitadas por las autoridades francesas, unos 10.000 rumanos y búlgaros se acogieron a esas ayudas y regresaron a sus países.

"Francia no la está tomando contra los gitanos", como dijo el ministro Besson, pero sí parece haberla tomado contra la inmigración irregular, a juzgar por el goteo de medidas que en los últimos días se han anunciado para combatir ese fenómeno.

Además de deportar a los gitanos, se han planteado otras iniciativas polémicas como la retirada de la nacionalidad francesa a los delincuentes de origen extranjero que hayan atentado contra una autoridad pública, la condena de los padres de jóvenes que hayan cometido delitos o la imposición de multas a los alcaldes que no cumplan en materia de seguridad.

Voces de preocupación

Son propuestas que han suscitado una oleada de críticas, no solo entre la sociedad civil o los partidos de izquierda, que hablan de "racismo" y "xenofobia", sino también entre las filas de la mayoría de derecha y, cada vez más, en el exterior.

A las voces de alarma se ha sumado también el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU, que la semana pasada denunció a Francia por vincular inmigración con inseguridad, y hoy mismo los Gobiernos de Rumanía y Bulgaria han dejado patente su malestar por la política de Francia con respecto a sus nacionales.

"Expreso mi preocupación por los riesgos de derrape populista y de reacciones xenófobas en un contexto de crisis económica", declaró a Radio France Internationale (RFI) el ministro de Relaciones Exteriores rumano Teodor Baconschi, quien calificó de "expulsiones" dichas repatriaciones.

"Si intercambiamos acusaciones o criminalizamos colectivamente a grupos étnicos (...), en lugar de encontrar soluciones, generamos tensiones", agregó Baconschi. 

Para el diario de oposición búlgaro 'Sega', "está todo listo para llevar a cabo la mayor deportación oficial en Europa desde la Segunda Guerra Mundial", la cual podría afectar a "miles de personas", estimó el periódico.

La especialista en gitanos de Europa Central y Oriental en la Academia de Ciencias búlgara, Ilona Tomova, afirmó estar "entristecida al ver que Francia, símbolo de la democracia (...) echa una mano a quienes mancillan" a los cíngaros.

Aunque Rumania y Bulgaria son estados miembros de la Unión Europea (UE) desde el 2007, algunos de sus vecinos aplicaron una moratoria para alcanzar la plena libertad de circulación de sus ciudadanos por el espacio común que, en el caso de Francia, está vigente hasta finales del 2011.

Hasta entonces, rumanos y búlgaros tienen derecho a la libre circulación en territorio francés como cualquier otro ciudadano europeo pero no pueden quedarse más de tres meses si no disponen de una tarjeta de residencia que, a su vez, sólo se consigue con un permiso de trabajo.

Por ello, algunos dirigentes políticos como el ex primer ministro  galo y miembro del partido de Sarkozy, Alain Juppé, o el líder de los Verdes en el Parlamento Europeo, Daniel Cohn-Bendit, plantean la búsqueda de soluciones a nivel europeo.

Unas 400.000 personas, francesas en un 95 por ciento, forman parte de la comunidad gitana en Francia. El resto está formado por personas de origen búlgaro, rumano y de otros países balcánicos, cuyo número va en constante aumento, según el Gobierno.

En julio pasado, Sarkozy afirmó que los disturbios callejeros consecutivos a la muerte de un joven gitano, ultimado por un gendarme, mostraban "los problemas que plantean la conducta de algunos gitanos".

Fue prácticamente en ese momento cuando el Presidente anunció una "verdadera guerra" contra la "criminalidad".

PARÍS Y BUCAREST (Efe-AFP)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.