Alopecia, la fábrica capilar en crisis

Alopecia, la fábrica capilar en crisis

Las mujeres no están exentas de la pérdida transitoria o permanente de pelo. La alopecia es una enfermedad que afecta la producción y buena calidad de las fibras capilares.

17 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Una especie de árbol de Navidad en la línea central de la cabeza, así como despoblamiento capilar en la corona y parches o 'monedas' en otros puntos de esta son algunas de las formas que deja la pérdida de pelo en las mujeres. Y se convierten en señales de alerta de que se puede estar padeciendo de alopecia, indica Orlando Dueñas, dermatólogo especialista en pelo.

La más frecuente es la de patrón femenino, caracterizada porque la línea media del peinado aumenta progresivamente -explica el dermatólogo Giovanni Bojanini-, pero existen otros tipos de pérdida de las fibras capilares: por causas inmunológicas (que en ocasiones puede provocar la caída de cejas, pestañas y todo el vello corporal), inflamatorias, infecciosas o por toxicidad que afectan con menor frecuencia, entre otras.

Y aunque se nace con el número de raíces capilares contadas, "si se detecta el problema a tiempo, en la mayoría de los casos se puede repoblar la zona afectada con medicamentos aplicados, tomados, inyectados e implantes capilares", asegura René Alejandro Rodríguez, dermatólogo y especialista en restauración capilar.

Siembra de fibras capilares, una esperanza

Con este procedimiento quirúrgico se redistribuye el pelo en la cabeza por eso son candidatas a los implantes quienes tengan una zona donadora con buena cantidad de fibras capilares. Es realizado en mujeres con alopecia de patrón femenino localizada (o androgenética como se denomina en los hombres), cuyos folículos capilares de las zonas laterales y de la parte de atrás de la cabeza no presenten adelgazamiento, pero no es viable en casos de alopecia difusa ni en mujeres con diabetes, hipertensión o tiroidismo no controlado.

Para poblar la zona existen dos modalidades: se retira una tira de cuero cabelludo (que puede ser de 15 centímetros de longitud por un centímetro de ancho) del área donante o por extracción de unidades foliculares. Con la primera queda una cicatriz de 2 milímetros de ancho que se oculta con el pelo, pero se debe tener cuidado de no dejar pelada la zona proveedora. La segunda es menos molesta, la intervención tarda más, pero no deja marcas porque los orificios de donde se saca el pelo se cierran a la semana.

Cuando se hace el implante se rapa la zona de donde se extraerán los folículos que servirán de injertos, con un sacabocados de 0,8 o 1 milímetro, y se siembran donde se necesitan. En esta cirugía, que puede tardar entre 4 y 6 horas, se ponen 1.500 injertos (que pueden tener uno a cuatro pelos cada uno), que sumarían 3.000 pelos en promedio. En ocasiones se requiere de una nueva sesión porque es usual que tras la cirugía haya pérdida de pelo transitoria. Lo primordial es mantener la continuidad en el tratamiento para controlar la caída lenta y progresiva de las fibras capilares que rodean la zona del transplante. El costo es de 3 mil a 5 mil pesos por cada injerto, es decir, puede superar los 3 millones de pesos.

Señales de alerta

Esté atenta a alteraciones en la textura de la fibra capilar como que se torne más fina, corta y delgada o que se disminuya considerablemente su cantidad. Si presenta caída persistente, por más de dos meses, raíz grasosa y aumento de vello facial, acuda al dermatólogo. 

"Alisadores como el mal llamado 'botox' o la 'chocolaterapia' inducen la caída del pelo por sus altas concentraciones de formol", dice Bojanini. A esto se suma el abuso de las extensiones. Las que son fijadas con pegante, anillos de metal o cosidas, tensan el pelo natural al punto que producen una inflamación que lo destruye y causa alopecia por tracción, según un estudio de la Sociedad tricológica del Reino Unido. Llevarlas por tiempo prolongado daña el cuero cabelludo porque enredan el pelo natural y son pesadas.

A cuidar la fábrica de pelos

El folículo piloso se divide en raíz y fibra capilar, por eso cuando se consulta por caída o falta de crecimiento, el especialista debe determinar si se trata de una falencia en la fibra capilar, en la raíz o en ambas.

Al examinarse el cuero cabelludo, se observa que las fibras capilares crecen en dúos o tríos y no solitarias ya que cumplen un ciclo en el que mientras una nace, otra crece y la otra cae. 

Cada pelo tiene una vida media de entre 5 y 7 años y crece alrededor de un centímetro al mes, esto depende del género y la raza, pero a diario se pierden entre 100 y 120 en condiciones normales. Si ese equilibrio se mantiene, no hay calvicie. Lo fundamental es que la fábrica de pelos, que es la raíz, no cese en la producción, "porque cuando eso sucede no hay medicamento que valga, por eso se debe consultar a tiempo para hacer un diagnóstico certero y comenzar un tratamiento adecuado", dice el dermatólogo Orlando Dueñas.

Calvas por sensibilidad

La alopecia de patrón femenino es la más frecuente -dice Giovanni Bojanini-, y puede tener comienzo temprano en mujeres menores de 21 años o tardío, después de los 45 años por los cambios hormonales premenopáusicos.  Se presenta por variadas causas: genéticas, trastornos de tiroides, alteraciones en los depósitos de hierro o en la glándula suprarrenal, ovarios poliquísticos, dietas restrictivas extremas. "Aunque hay casos en que la mujer no presenta ninguno de estos problemas, el pelo se le cae mucho, y puede ocurrir porque genéticamente tiene un receptor sensible a la calvicie", señala Bojanini. 

El estrés también puede influir en la aparición de la alopecia areata (parches o monedas), pero con tratamiento oportuno el pelo se recupera.

Asesoría: Giovanni Bojanini, dermatólogo. Tel. 615 7820, Bogotá.

René Rodríguez, dermatólogo especialista en transplante capilar. Tel. 695 1072, Bogotá

Orlando Dueñas, dermatólogo especialista en pelo. Tel. 256 9391, Bogotá.

Por Flor Nadyne Millán M.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.