Licencias de conducción 'no se le niegan a nadie', dice la Policía de carreteras

Licencias de conducción 'no se le niegan a nadie', dice la Policía de carreteras

El estudio de la Dirección de Tránsito y Transporte también 'rajó' a las escuelas de conducir.

16 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El estudio fue hecho con 1.200 personas en el país, incluyendo a 250 en Bogotá.

La encuesta fue efectuada por la Dirección de Tránsito y Transporte a varios conductores del país demuestra que los problemas al volante comienzan en el momento en que se aprende a manejar. El 75,6 por ciento aseguró haberlo hecho de forma autónoma o inducidos por algún familiar.

"Yo aprendí con un tío porque todavía no he tenido dinero para costear el curso, que supera los 500.000 pesos con el pase incluido", dijo Andrés Torres, residente de Bogotá.

Según reseña el estudio, esta característica cultural no garantiza un pleno conocimiento de la dinámica de la movilidad, es decir, todo lo relacionado con señales de tránsito, normatividad, leyes y mecánica.

"Las personas son autodidactas y mediocres y eso se evidencia en sus fallas a la hora de conducir. No saben normas elementales. Ese es un factor de accidentalidad muy grave", dijo el general Rodolfo Palomino, comandante de la Policía de Carreteras.

Sin embargo, cuando se le preguntó al general Palomino sobre si la capacitación impartida en las escuelas de conducción de Bogotá era suficiente para ser responsables al volante, dijo: "Yo tengo mis reparos con las escuelas de conducción. Deberían fortalecerse. En otros países, para que una persona pueda manejar tiene que pasar pruebas muy rigurosas. Aquí en la capital, ¿a quién se le niega una licencia?".

De los centros de capacitación para futuros conductores agregó que no es responsable que quien enseña sea el mismo que avale el grado de conocimiento de sus estudiantes. "Estos últimos deberían ser evaluados por un tercero. Esos hay que separarlos".

Pero, además de los cambios en materia de capacitación, Palomino dijo que las escuelas de conducción deberían asumir su responsabilidad cuando, por culpa de una instrucción inadecuada, los conductores incurran en malos comportamientos al volante. "Ellos deberían entrar a responder cuando la falla haya sido humana, porque una persona mal educada termina por cometer infracciones graves de tránsito", dijo Palomino.

El General también se refirió a los centros de revisión técnico-mecánica. Señaló que ellos también deberían asumir parte de la responsabilidad cuando se registre un accidente por problemas mecánicos.

Fallas grave es desconocimiento de los límites de velocidad

Aunque saben que cambian según manejen en zona urbana o carretera, no saben de estas limitaciones en zonas escolares, residenciales e intersecciones. "En estos lugares la velocidad máxima debe ser de 30 kilómetros por hora; si se respetara eso, los accidentes en Bogotá y en el país disminuirían considerablemente", dijo Palomino.

Otro vacío que reveló la encuesta es la normatividad de adelantamiento en sitio prohibido. "Eso ha ocasionado que 160 personas hayan perdido la vida y 780 hayan quedado gravemente heridas. Es una de las principales causas de accidentalidad", dijo Palomino.

Los transportadores de servicio público respondieron mejor a este último cuestionamiento; un 12,6 por ciento de los encuestados, de carros particulares, no sabía qué significaba la doble línea amarilla que prohíbe adelantar. "Sin embargo, no se les debería dar licencia a los transportadores públicos que no tengan experiencia de manejar vehículos grandes", dijo Palomino.

Peor aún es que el 38 por ciento de los encuestados no sabían la propiedad exacta de cada luz del semáforo. "Algunos dijeron que la luz amarilla era un señal para acelerar más", dijo Palomino.

Como siempre, los niños no se salvan de la irresponsabilidad de los adultos. Sólo este año, 77 niños han perdido la vida y 803 han resultado heridos en condición de pasajeros en el país. "Un 23,7 por ciento de los automovilistas no sabía que la edad mínima para llevar a un niño en la silla de adelante es de diez años", dijo Palomino.

Algunas cifras del estudio

El 31 por ciento de los cuestionados dijo que la luz amarilla en un semáforo es para iniciar la marcha si se está detenido; el 7 por ciento, para incrementar la velocidad; y el 62 por ciento dice que es una atención para un cambio de luces y desalojo del cruce.

El 7,6 por ciento de encuestados dijo que la doble línea amarilla continua en carretera significa adelante con precaución; el 5 por ciento, adelante sólo por la derecha y el 87,4 por ciento dice que no está permitido adelantar. Ignorar la norma es frecuente.

El 60,6 por ciento de los encuestados dijo que la velocidad máxima en proximidad a una intersección es de 30 kilómetros por hora; el 18,6 por ciento, que es 40 kilómetros por hora y el 20,8 por ciento, que es 60 kilómetros por hora en ciudad y 80 kilómetros por hora en carretera.

Falsificación de licencias es uno de los delitos que más genera víctimas

"Por pereza o por negligencia, los conductores prefieren pagarle a un falsificador, mal llamado tramitador, para que les entregue una licencia o un SOAT falso. Se engañan ellos mismos", dijo el general Palomino.

Según la Policía de Tránsito, durante el 2010 se han judicializado a más de 670 personas por usar certificados de revisión técnico-mecánica, licencias y SOAT falsos. "Si una persona sufre un accidente grave en su carro, ¿de qué le va a servir un SOAT falso? Yo les digo a los conductores que no se dejen seducir por el delito. Eso es falsificación de documento público y además, pueden terminar en la cárcel", explicó Palomino.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.