Un llanero pasó de mensajero a ser uno de los más detacados empresarios del país

Un llanero pasó de mensajero a ser uno de los más detacados empresarios del país

La historia de Norman Chaparro acaba de ser reconocido así por la revista Poder gracias a su labor al frente de la empresa Interrapidisimo.

16 de agosto 2010 , 12:00 a.m.

Como un colombiano que se goza la vida, enamorado de su familia, de su trabajo y de su país se ve a sí mismo Norman Chaparro, el mensajero dueño de una empresa que nació en Villavicencio con un capital de 20.000 pesos y hoy da trabajo a 2.500 familias.

En 1988, cuando recorría las calles de la ciudad, notó el inconformismo de los clientes con el servicio de mensajería y se decidió a llenar esos vacíos. Su sueño lo empezó a pedalear con los 12.000 pesos de la liquidación de su empleo como mensajero y 8.000 que le prestó Ruth Consuelo, una de sus hermanas.

Registró el nombre Rapidísimo en la Cámara de Comercio y con la mitad del capital compró su bicicleta de segunda. La llamó 'Marina' "para no tomarme tan en serio la vida", dice Norman, que con 21 años era el mensajero, el de los tintos, el director comercial, el secretario, el jefe de facturación, el jefe de cartera y hasta el gerente de la naciente empresa, con sede en una casa del San Benito, donde vivía en arriendo con dos de sus hermanas.

Empezar con las uñas no es fácil, reconoce el hombre que acaba de obtener el 'Premio Poder a la dinámica empresarial', el cual reconoció el crecimiento sostenido de Inter Rapidísimo durante los últimos tres años en más de 30 por ciento, pese a la crisis económica nacional y mundial.

"Aquí no hay una receta mágica, ni milagros para sacar un sueño adelante. Hay que ir en busca de oportunidades y al tenerlas, hay que trabajar el doble para marcar diferencia y anticiparse para ganarles la pelea a las crisis", afirma Norman, que sabe lo que era levantarse a las 3 de la mañana a repartir 400 periódicos, en el día entregar extractos a clientes y terminar el día estudiando hasta las 10:15 de la noche.

Con ese ritmo, en el que en ocasiones recibía una manito de sus hermanas Fidela y Gloria, Norman logró posicionar su empresa como la más grande en distribución en el país la cual hoy no solo tiene agencias en 1.102 municipios sino que presta sus servicios al mundo en alianza con FEDEX, está certificada por Icontec, planea expandir sus oficinas a Estados Unidos, Canadá y España y antes de finalizar este año tendrá servicio de agencia de viajes para venta de tiquetes aéreos y planes turísticos.

El premio que obtuvo lo recibe como un incentivo al trabajo de quienes luchan honradamente y no esperan que las cosas se den por arte de magia y por eso este momento, junto con el del nacimiento de Norman Isaac y de Juan David, sus hijos, son para él la máxima alegría que un hombre puede experimentar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.