Ancestralidad y patrimonio cultural / Opinión

Ancestralidad y patrimonio cultural / Opinión

13 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

La Universidad Nacional, en el marco de la Ley de Cultura, Alcaraván, avanza en el inventario patrimonial tangible e intangible del Meta, el cual requiere reconocimiento colectivo. Se trata de saber si un monumento, una fiesta o una creencia que se perciben como propios generen orgullos. El asunto, Tigre, dista de ser un mero aspecto formal y rutinario. Sin criterios ancestrales se ponen en el tapete los valores de la colonia y de la plutocracia para venerarlos.

El debate teórico es necesario, Alcaraván, dada la tendencia al activismo recreativo que superpone la contratación coyuntural sobre los procesos patrimoniales permanentes. De ahí que se propicie en las sociedades nativas una ruptura de las matrices de génesis, que se extinguen o se someten a alteraciones sustantivas, pese a profesar la resistencia cultural milenaria.

En mi libro 'Diáspora de Identidades y pertenencias', Tigre, reflexiono sobre ello: "La yuxtaposición parcial del pensamiento feudal de occidente en el proceso colonial se prolonga hasta muy entrado el III Milenio, con todos sus efectos, a partir de los fundamentos de la sociedad, de los esquemas de poder y de sus formas de ejercicio. El drama actual es la permanencia mental de América en la prisión feudal, pese a la crueldad inquisidora y al hecho notable de la función de América como tierra de liberación para los europeos desde el siglo XVI, como lo demuestra en su extensa obra Germán Arciniegas.

"Cambiar esa anacrónica dependencia nos lleva a contradicciones rasas por las que nos matamos. Los poderosos preservan el conjunto orgánico feudal sin ponerlo en duda, porque al fin y al cabo les representa mantener el control de su riqueza. La forma de poder es la democracia si ella guarda sus intereses, sino, la minan hasta apoderarse de él. Afirman que somos el subproducto europeo, destinado a ejercer lo subalterno, la razón segunda. El derecho a erradicar las taras europeas es negado en los enfoques ontológicos, exclusivos de la razón primera, al decir de J. M. Briceño Guerrero en 'El laberinto de los tres minotauros.

"... La procesión con crucifixiones, azotes y desfiles pueriles reproducen las imágenes inquisidoras del horror de torturas y hogueras, con relatos falaces de clérigos españoles y portugueses. La desnudez en los reinados expresa el abandono a los pudores, eco de la renuncia a los valores.

"La idea del poder oligárquico y plutocrático es génesis europea del siglo XVIII que legaliza la ilegitimidad. El capital forjado al interior rota hacia fuera sin reproducirse adentro. Es huella de lo global, estigma trasvasado al siglo XXI que niega a los nativos el manejo del capital generado en las colonias.

"La sumisión a lo europeo y a sus herederos traduce adopciones mecánicas de códigos, paradigmas, esencias del saber, filosofía, formas de organización social y un universo argumental para lo divino y lo humano, por la visión del esclavo, incapaz de liberarse y hallar otras opciones, que están al alcance de su mano, vivas y disponibles en el conocimiento ancestral". Sin la comprensión del sustrato de lo ancestral y de lo tradicional, Alcaraván, el patrimonio puede salir damnificado.

Alberto Baquero Nariño
Economista y escritor

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.