El clima enloquecido

El clima enloquecido

10 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Hace algunos meses, el científico estadounidense Stephen Schneider escribió un artículo contundente contra quienes creen que en las alteraciones meteorológicas no tiene nada que ver la actividad humana. "El 97 por ciento de los científicos especializados piensan que el hombre ha causado el cambio climático, y los que no lo creen carecen de solidez académica". Schneider, uno de los sabios que anunció con amplia anticipación la locura que sobrevendría en los elementos naturales, murió hace pocas semanas y no alcanzó a ver todos los estragos que el actual verano ha provocado en el hemisferio norte. Pero los desastres que estamos viendo confirman su alarma.

En diciembre del 2004, la catástrofe ecológica fue el tsunami que asoló el sudeste asiático. En agosto del 2005, el huracán 'Katrina' provocó la peor catástrofe del año, al arrasar a Nueva Orleans y parte de las costas del Golfo de México. En esta ocasión el récord se lo disputan los incendios en Rusia, las avalanchas de lodo en China y las lluvias en Pakistán. Posiblemente lo más grave es la enorme llamarada que consume a varias provincias rusas y que ha convertido a Moscú en una ciudad de humo y contaminación.

Cifras oficiales hablan hasta de 700 muertos diarios, pero, aun cuando fueran exageradas, es verdad que ha habido numerosas víctimas, que se han quemado cientos de miles de hectáreas de bosque y campos de labranza y que Rusia se vio obligada a prohibir la exportación de cereales, diezmados por los incendios. La situación podría tener, además, consecuencias políticas, pues han tardado dos semanas en hacer acto de presencia los dirigentes regionales y nacionales. Mientras los moscovitas se asfixiaban, el alcalde Yuri Luzhkov gozaba de sus vacaciones lejos de allí.

En Rusia son las llamas, pero en China y Pakistán la peste es el agua. Las lluvias torrenciales desatan avalanchas de lodo que cubren parte de Zhouqu, ciudad de 45.000 habitantes. El gobierno informó que hay más de 300 muertos, 2.000 desaparecidos y graves daños a viviendas, carreteras y obras civiles. Azotado también por las inundaciones, Pakistán reconoce que están afectados 14 millones de ciudadanos y que han fallecido 1.600 personas.

En la región india de Cachemira los diluvios han cobrado no menos de 88 vidas y se teme por las de varios excursionistas europeos que habían acudido a escalar montañas. Mientras tanto, en Portugal se queman los bosques, en Polonia y Chequia se inundan los campos y en el Polo Norte se desprende el trozo de hielo más grande de los últimos 50 años. La errática y extrema conducta del clima no hace más que dar la razón al difunto sabio Schneider.
editorial@eltiempo.com.co 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.