Subaru refuerza la Outback con un nuevo diseño y dos motorizaciones

Subaru refuerza la Outback con un nuevo diseño y dos motorizaciones

Una nueva cabina más grande y elegante con un motor 3.6 de seis cilindros y 260 caballos y otro de 2.5 litros con caja de velocidades de relaciones variables continuas. Desde 96 hasta 120 millones.

09 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

En plena cascada de lanzamientos de camionetas SUV, no podía faltar la actualización de las (¿o los?) Subaru, que son el punto de referencia cuando se trata de ofrecer un automóvil con capacidades todoterreno, tracción integral y toda una mecánica original y única. Pasaron muchos años mientras los demás fabricantes del mundo captaron esta idea de vehículo y comenzaron a adecuar sus pick-ups con los lujos de los automóviles hasta llegar a una definición y oferta internacional de las SUV que hoy pululan.

La Outback de Subaru, derivada de la plataforma de los automóviles Legacy, no ha sido ajena a la tendencia de agrandar las carrocerías y subir sobre el nivel promedio de estatura vehicular. El último modelo que probamos es más ancho, largo y alto que los anteriores y se trata claramente de una versión mucho más acuerpada y distante del automóvil en todas sus características.

Probamos la Outback 3.6 automática, equipada con todos los accesorios de su nivel jerárquico y que se vende en la zona de los 120 millones de pesos, es decir, como alta gama de las SUV. Aunque es más grande no la cobija el gigantismo que está de moda por lo cual es un vehículo muy amplio pero que cabe en todas partes, maniobrable y amable cuando se trata de moverlo en reverso o de acomodarlo en los estacionamientos estrechos de ahora.

Tiene un motor de seis pistones, como siempre en cilindros horizontales opuestos, que respiran a través de 24 válvulas y comprimen la mezcla a una rata de 10.5 a 1. La potencia llega a los 260 caballos, con una curva de torque máximo a las 4.400 rpm donde muestra 350 Nm de fuerza.

Es una buena cuota de rendimiento, que le permiten subir a 230 kilómetros por hora y pisar los 100 kph después de 7,3 segundos, según los datos del fabricante, a nivel del mar, moviendo una masa respetable de 1.551 kilos.

Esta versión viene únicamente acoplada con una caja de cinco velocidades automática con posición manual al gusto del conductor, que no le permite sacar su potencial de aceleración por el espaciamiento de las relaciones. Esto hace que la camioneta tenga un comportamiento muy lineal, sin sobresaltos en la curva de potencia y que se mueva señorialmente en el tráfico y en las carreteras, donde será más evidente su gran velocidad de fondo que su pique.

El paso de la potencia al piso es permanente en las cuatro
ruedas con un mecanismo de distribución del torque
simultáneo en cada esquina motriz, lo cual es más avanzado
que los bloqueos de diferenciales de manera independiente.

Subaru lo llama simétrico. La verdad, es uno de esos sistemas que el piloto no aprecia porque como se anticipa a las situaciones de patinado, estas simplemente no suceden y de las curvas se sale con pleno acelerador sin que las llantas protesten ni resbalen.

Con discos en las cuatro ruedas, que van en suspensiones independientes, las maniobras no tienen misterio porque el rumbo es perfecto a alta velocidad a lo cual ayudan las llantas de buen tamaño (225/60) montadas en rines de aleación de 17 pulgadas.
Pero si algo falta, las asistencias electrónicas de manejo se encargan de que la seguridad sea de alto nivel porque actúan el SID (Subaru Intelligent Drive), un sistema de estabilidad electrónica que se puede cancelar desde el tablero para un manejo más personal, el control de tracción y la suspensión que se nivela automáticamente con respecto a la carga. Además, tiene retención de los frenos para arranques en pendientes.

La Outback es una camioneta de un perfil superior en cuanto a su equipo y acabados internos y externos, al mejor estilo de Subaru. La ofrecen, en su mejor modelo, con las luces HID de encendido automático, sunroof eléctrico, doble escape, asiento con ajuste eléctrico para el conductor, sistema de apertura de puertas sin llave, freno de estacionamiento con mando electrónico, climatizador automático bizona, ductos de aire acondicionado en la parte trasera, espejos con desempañamiento, seis airbags, ABS de frenos con distribución electrónica y asistencia en paradas de emergencia, anclajes Isofix para sillas de niños e inmovilizador del motor, entre sus puntos más visibles de la lista de equipamiento.

Nos gustaron mucho el tamaño y la proporción de las líneas que son más internacionales, aunque tiene aún rasgos inconfundibles de Subaru como las exploradoras redondas muy visibles. Tiene en la parte inferior del bómper delantero una porción en color plateado mate que pretende darle un carácter más robusto o todoterreno, pero en la práctica le baja un poco la presencia y elegancia al conjunto.

El interior es muy lindo, con guarniciones muy discretas en imitación de madera en el tablero y una enorme pantalla de información central en la posición del navegador. La consola divide completamente los asientos frontales con los normales espacios para objetos, las sillas son confortables y con buen soporte lateral.

El espacio de equipajes es excelente, con un piso plano en plástico muy resistente para poner cualquier objeto sin causar rayones o deformaciones. Pero tiene el defecto de que es sumamente resbaloso y los paquetes patinan constantemente si no se aseguran, empezando por el maletín del equipo de carretera.

Hicimos unos buenos kilómetros de prueba. La conclusión es que se trata de un vehículo en el cual no se pretende sobresalir a punta de altura y tamaño sino que se destaca por sobrio, elegante y muy bien puesto, además de diferente por elegante y no por excesos de
formas. Tiene un comportamiento mecánico muy tranquilo y silencioso que va bien con las sensaciones de confort y aislamiento que se tienen en la cabina. Hay que gozarlo más en el aspecto señorial que buscándole músculos o sensaciones extremas con el acelerador o el chasís, por lo cual resulta muy amable su vida a bordo.

Gracias a las ayudas de parqueo, como una estupenda cámara de alta definición en colores con trayectoria predictiva que se activa en la pantalla central, estacionarla es fácil y la visibilidad trasera se clasifica como buena porque los parales posteriores no son tan masivos como en otros vehículos. El radio de viraje es amplio por lo cual algunas maniobras van a requerir un tiempo extra, algo característico de muchos Subaru.

--------

La opción 2.5 CVT
Hay otra camioneta con el motor de 4 cilindros atmosférico que es como el genérico de Subaru. Desplaza 2.5 litros y ofrece 167 caballos de potencia. La transmisión es a través de una caja de relaciones variables continuas (CVT), que se desplazan en la misma gama aritmética de la caja automática de la 3.6, pero tiene seis puntos preprogramados de caída lo cual escalona bien el uso del torque del motor. La diferencia de precio es importante, pues la ofrecen en 96 millones de pesos.

Cambios en el timón
En el modelo de caja automática con el motor 3.6, los cambios también se pueden hacer manualmente con estas paletas en el timón. La caja responde rápido en los rebajes y es muy suave al enganchar las marchas.

FRASES
Subaru ha venido evolucionando en las carrocerías pero sin perder algunos de sus rasgos clásicos, como las luces redondas auxiliares. El centro del bómper, en color aluminio mate, le da un aire más todoterreno.

Los acabados del interior son impecables y sobrios con guarniciones que imitan la madera a lo largo del tablero. El timón viene forrado en cuero, dependiendo de las versiones y equipos opcionales.

La estabilidad de la Outback siempre será un punto sobresaliente,
reforzado por la posición y forma del motor que le concede un centro de gravedad muy bajo. La tracción simétrica en las cuatro ruedas la hace funcionar muy segura en todos los terrenos.

La versatilidad de la camioneta es total pues plegando las sillas el espacio de carga es enorme y funcional. Las ayudas electrónicas de estabilidad y manejo garantizan su perfecta obediencia en cualquier emergencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.