Carne de vaca clonada genera discusión en el Reino Unido

Carne de vaca clonada genera discusión en el Reino Unido

El país se preocupa por su calidad, tras conocerse que dos bovinos nacidos de una vaca clonada fueron consumidos en el país, mientras las autoridades buscan los rastros de 97 de sus descendientes.

06 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El Reino Unido se preocupa por la calidad de su carne tras conocerse que dos bovinos nacidos de una vaca clonada fueron consumidos en el país, mientras las autoridades buscan los rastros de 97 de sus descendientes.

Con esta situación, el mundo recuerda la letal 'enfermedad de las vacas locas' (Encefalopatía Espongiforme Bovina, EEB) cuya epidemia en 1996 llevó al sacrificio a miles de reses y provocó pánico en los consumidores de carne que temían  contagiarse. En esa ocasión, las autoridades tuvieron que investigar si una variante de la mortal enfermedad de Creutzfeldt-Jakob que apareció en algunas personas estaba relacionada con el consumo de esta carne.

Después de años investigaciones de la EEB, la Organización Mundial de la Salud divulgó que los científicos coincidían en que algunos productos bovinos eran salubres, independientemente de la situación de las 'vacas locas' en un país determinado. Mientras tanto, el Reino Unido y otros países afectados aumentaron los controles y normalizaron la situación.

Sin embargo, de nuevo la carne es el centro de atención de los consumidores.

Este nuevo episodio empezó cuando la Food Standards Agency (FSA) inició una investigación, luego de que se publicara a fines de julio un artículo en el periódico International Herald Tribune donde se afirmaba que criadores europeos, particularmente británicos y suizos, habían comenzado a utilizar animales clonados.

La investigación arrojó que efectivamente la carne de animales procedentes de vacas clonadas había sido comercializada y consumida el año pasado en ese país.

En su pesquisa, la FSA identificó a dos toros nacidos en Reino Unido de embriones procedentes de vacas clonadas en Estados Unidos. Ambos animales habían sido sacrificados y la carne de uno de ellos había sido introducida en la cadena alimentaria del país.

Esta información fue confirmada por un ganadero británico que pidió no ser identificado y reconoció haber empleado este tipo de leche en su producción diaria, aunque el producto no había sido etiquetado o identificado de ninguna manera por temor a que los consumidores dejaran de comprarlo.

'No hay de qué preocuparse', dicen las autoridades

El responsable de la FSA, Tim Smith, aseguró no estar "preocupado" por la calidad de esa leche o esa carne aunque subrayó que todos los distribuidores necesitan la autorización pertinente para poder comerciar el producto.

La ley europea dice que los alimentos, incluyendo la leche, producidos de animales que han sido clonados deben superar un test de calidad y obtener la necesaria autorización antes de ser comercializados en Europa.

Por su parte, la Comisión Europea se pronunció en una declaración en la que recordó que esta carne no es perjudicial para la salud. "Todas las pruebas científicas llevadas a cabo hasta la fecha señalan que ni la leche ni la carne de res clonada traen riesgos", dijo un portavoz.

Hugh Pennington, profesor emérito de microbiología de la Universidad de Aberdeen (Escocia), también dijo que la carne y la leche de vacas clonadas no constituyen ningún riesgo para la salud.

Los 97 terneros siguen sin ser ubicados

A pesar de que estas múltiples declaraciones de las autoridades y científicos buscan devolverle el prestigio a la carne de vacas clonadas, la FSA se comprometió a buscar a los "animales clonados de tercera generación" que hubieran ingresado al Reino Unido.

Aunque el director general de la FSA, Tim Smith, estimó que este tipo de situación era inevitable. "Nos es imposible quedarnos junto a cada animal y seguir todas las etapas de su ciclo de vida", declaró a la BBC.

La clonación de animales es un tema que ha generado numerosos debates desde el nacimiento en 1996 en Escocia de la oveja Dolly, primer mamífero clonado.

El 45 por ciento de los británicos afirma que no quiere consumir productos alimenticios provenientes de animales clonados, contra un 34 por ciento que no ve inconveniente, según un sondeo Yougov publicado la semana pasada.

Los detractores de la clonación, como la asociación británica que promueve la compasión por en la agricultura, Compassion in World Farming, dicen que esta técnica pone en peligro la salud de los animales.

Los profesionales de la clonación ven, por el contrario, una posibilidad de brindar a los criadores animales excepcionales, carne con menos grasa, o una mayor producción lechera.

Lo cierto es que el consumo de carne de vacas clonadas es un tema que no le es indiferente a los británicos que estarán pendientes de que aparezcan los 97 terneros que aún las autoridades no han podido encontrar. 

Con información de agencias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.