Finalizan construcción del puente sobre río Tetuán

Finalizan construcción del puente sobre río Tetuán

Después de más de un año los niños del Tetuán no tendrán que cruzar el río nadando para ir a la escuela.

05 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Por fin más de 300 niños del colegio Nicolás Ramírez, ubicado en la vereda La Sortija, de Ortega, dejarán de pasar nadando el río Tetuán para llegar a su escuela. Lo anterior porque fueron concluidas las obras de construcción de esta estructura.

Durante 30 años, los niños y campesinos atravesaron las turbulentas aguas con las botas del pantalón recogidas y sus zapatos y libros en las manos en una franca lucha con la corriente.

La denuncia de esta grave situación que cada día vivían los niños, y que ponía en riesgo sus vidas, fue hecha en julio de 2008 por el periódico EL TIEMPO. De inmediato el gobierno nacional a través del Instituto Nacional de Vías (Invías) anunció la construcción de una estructura fuerte para ponerle fin a este problema.

El puente fue puesto en funcionamiento el primero de agosto. Mide 90 metros de largo por 3.2 metros de ancho. Alivia la necesidad de transporte de unas 15 veredas beneficiando a 2.500 personas pertenecientes a 7 comunidades indígenas de la región. A la vez, permite un nuevo tránsito hacia Coyaima.

Una buena obra

José Jimmy Cadena Martínez, representante del resguardo indígena Nicolás Ramírez, destaca estos trabajos realizados que benefician las comunidades de Vuelta del Río, Bocas del Tetuán, Nicolás Ramírez, San Diego y Balsillas. El recuerda que por medio de bazares, rifas y mingas, recolectaron el dinero necesario para reconocer la servidumbre a los propietarios de los predios ubicados a los dos lados del río.

El costo de la servidumbre fue de 13 millones de pesos. El costo total del puente fue de 1.181 millones de pesos, recursos aportados por el Invías.

Cadena Martínez dijo que su comunidad está muy agradecida con el Invías. "Esta obra se verá reflejada en mi comunidad en una mejor calidad de vida, ya que las personas de la tercera edad y los discapacitados podrán llegar fácilmente al municipio de Ortega", afirma.

Hoy el puente tiene una estructura de carácter peatonal con capacidad para 8 toneladas, que permite el paso de pequeños automotores.

Desde el domingo pasado de 300 estudiantes del colegio Nicolás Ramírez dejaron atrás las madrugadas para salir de sus casas. "Cuando el río bajaba crecido, no había otra salida que cruzarlo, y desafiar así la turbulencia de sus aguas", asegura un estudiante de 11 años.

Gracias a Dios se acabo ese vía crucis

Camilo es un niño de 13 años que cursa octavo grado y sueña con ser médico. Se levanta a las 4:00 de la mañana y desayuna a las 4:30. Cada día caminaba 2 horas, desde su casa en la vereda Vuelta del Río, en Ortega, hasta el sector del río Tetuán, que cruzaba para llegar a sus aulas de clases. El también celebró la obra. "Yo estoy feliz, por fin el gobierno escuchó nuestras peticiones, gracias a Dios se acabó el vía crucis de cruzar nadando el río para poder estudiar", dice.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.