Miedo a detractores / Opinión

Miedo a detractores / Opinión

04 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

  Generalmente se habla de personas y entidades, para bien o para mal, y esos comentarios trascienden.

Algunos elementos que se precian de amigos, bien del gobernante, del sacerdote, del periodista, del comerciante, del abogado, del médico hacen señalamientos desquiciados cuando la víctima no está presente y cuando el ofendido hace la reclamación, los habladores niegan lo expresado, como demostración de su cobardía.

Del gobernante manifiestan que "es un ladrón, con su familia se ha enriquecido"; del sacerdote que "finge ser un santo, pero si lo vieran"; del periodista que "es un vendido y dice una cosa, pero hace otra"; del comerciante, señalan que "todo lo que vende es malo y para colmo tramposo"; del abogado que "es un simple tinterillo que en la universidad vivía rajado, le regalaron el diploma"; y del médico, para solo aludir a unos pocos, afirman que "es un mediocre, es un tegua, sabe Dios a cuántos ha matado".

Estos lenguaraces se llenan de satisfacción despotricando de la gente que trabaja con honradez, pero son cómplices de quienes les alimentan económicamente.

Pero lo que es peor: en algunas estaciones radiales que ahora le venden espacio a quien les pague, no importa su condición, sin ningún reato, a manera de presión se despachan diciendo lo que se les viene a la cabeza, juzgando y condenando a quien quieren y casi que exigiendo "derechos" de participación, porque saben que algunos funcionarios por miedo, o temor a lo que digan, proceden a llamarlos para darles la cuota y porque saben que inmediatamente empiezan las alabanzas, la zalamería y elogios para quien desde ese momento se convirtió por la magia del dinero, en un funcionario probo, con extraordinaria visión y gran señor.

La culpa de esta situación la tienen quienes no enfrentan a estos malsanos, quienes no reclaman con hombría a los detractores y para eludir sus comentarios acceden a sus soterradas exigencias.

Alcides Jáuregui Bautista
Periodista

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.