Asciende a 50 el número de muertos por incendios forestales en Rusia

Asciende a 50 el número de muertos por incendios forestales en Rusia

Moscú amaneció este miércoles con una atmósfera irrespirable a raíz de un viento cálido que desparramaba el agrio humo originado por los incendios, y que llegó a infiltrarse incluso en el metro.

04 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

"Han muerto un total de 50 personas por los incendios forestales", declaró el Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia, en un boletín de información emitido por la mañana.

Se trata de personas que murieron en las aldeas devastadas por el fuego en días precedentes y cuyos cuerpos fueron descubiertos en el registro de los escombros, precisó el Ministerio.

Varios cuerpos fueron descubiertos en la región de Moscú, dos en la zona de Nishni Novgorod (500 km al este), uno en la región de Voronesh (500 km al sureste), uno en Riazan (200 km al sur de la capital) y otro en la región de Ivanovo (300 km al noreste).

Mientras el balance de muertos no dejaba de aumentar, el presidente ruso Dimitri Medvedev interrumpió este miércoles sus vacaciones a orillas del mar Negro para reunirse en Moscú con el Consejo de Seguridad del país.

Por su parte, el primer ministro Vladimir Putin, que multiplicó las intervenciones desde el viernes, se desplazó por su parte a la región de Voronesh para alentar a los equipos que luchan contra el fuego.

Humo en el metro

La capital rusa amaneció este miércoles con una atmósfera irrespirable a raíz de un viento cálido que desparramaba el agrio humo originado por los incendios forestales en el oeste de Rusia, y que llegó a infiltrarse hasta en el metro de Moscú.

Las siluetas de los rascacielos de la capital se perdían por la mañana entre la atmósfera cargada de humo, y muchos automóviles tenían sus luces encendidas. A pesar de una visibilidad reducida a 300 metros, los aeropuertos de la ciudad funcionaban normalmente, indicó la agencia Interfax.

En las calles, el humo molestaba a los transeúntes, que soportaban además una temperatura que superaba los 25 grados por la mañana y que se esperaba llegara a los 40 grados durante la jornada.

Este aire irrespirable también se propagaba en los transportes subterráneos de la capital, donde algunos usuarios se vieron obligados a cubrirse la boca y nariz con pañuelos húmedos.

Algunas gotas de lluvia cayeron también, pero esto no esperanzó mucho a los moscovitas, acosados por una canícula sin precedentes que golpea al oeste de Rusia desde principios de julio.

Decenas de miles de bomberos, militares y socorristas continúan luchando contra los incendios forestales que han arrasado con miles de hectáreas en la parte occidental del país, dejando hasta la fecha 48 muertos y asolando pueblos enteros.

El verano 2010 debería batir todos los récords de calor en Moscú desde la apertura de los registros de temperatura hace 130 años, indicaron los servicios meteorológicos.

De hecho, la capital llegó la semana pasada a una máxima histórica de 38,2 grados en la capital, cifra que podría ser superada en los días venideros.

Según varios medios de comunicación rusos la mortalidad aumentó en Moscú por causa de la ola de calor, aunque esto es negado por el Ministerio de Salud.

MOSCÚ
AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.