Laureano Gómez, un presidente de extrema derecha que no concluyó su mandato

Laureano Gómez, un presidente de extrema derecha que no concluyó su mandato

A pesar de que su tiempo en la presidencia fue menor que el de los demás mandatario, pero marcó la historia del país. Eliminaba libertades civiles y garantías democráticas.

23 de julio 2010 , 12:00 a. m.

Laureano Gómez fue elegido Presidente como único candidato. Los liberales no participaron tras afirmar que no tenían garantías. La violencia contra los líderes de la oposición arreciaba y el mismo hermano del candidato rojo Darío Echandía, Vicente, fue asesinado por fuerzas conservadoras. Gómez obtuvo más de un millón de votos, una votación histórica.

 Quería establecer un modelo aristocrático y corporativista, en el que el Gobierno se limitara a servir de intermediario y garante de los intereses de los gremios y la Iglesia Católica.

Para conseguirlo, según asegura el historiador César Torres del Río, Gómez recurrió a "métodos autoritarios que se apoyen en el sable y la sotana para eliminar libertades civiles y garantías democráticas". Durante todo su Gobierno, el país estuvo en estado de sitio, lo que restringió derechos a los ciudadanos.

En contraste, los gremios económicos encontraron abiertas las puertas. "Los señores industriales han obtenido todo lo que ellos quisieron, comenzando por el Ministerio de Hacienda", comentará el ex presidente Alfonso López Pumarejo.

La reforma que proponía también habría impuesto la censura de prensa y restringido la libertad de asociación de los sindicatos, que hubieran perdido la protección estatal lograda con los liberales. 
Pero Laureano no podrá consolidar su proyecto. En noviembre de 1951, le entregó el poder a Roberto Urdaneta Arbeláez por motivos de salud, pero volvió en 1953. El proyecto quedó a medio hacer, mientras crecía la violencia. 

En medio del caos, el sector no laureanista de los conservadores se unió con los liberales, muy cercanos al estamento militar. La clase política aprovechó el hastío del país hacia Gómez y el 13 de junio de 1953, el comandante de las Fuerzas Armadas, general Gustavo Rojas Pinilla, se toma el poder.

Impulsa reforma constitucional y no logra llevarla a cabo

Propuso, entre otras cosas, que sólo los hombres cabeza de familia fueran aptos para votar y que el Senado no fuera elegido popularmente, sino repartido entre gremios, trabajadores, universidades y el clero.

Sus ideas

Fue un presidente que desconfiaba de la democracia y bebía ideológicamente del catolicismo y el franquismo. Decía que el sufragio universal "impone la inferioridad".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.