Luis Fernando Santos se retira de la Presidencia de la Casa Editorial EL TIEMPO

Luis Fernando Santos se retira de la Presidencia de la Casa Editorial EL TIEMPO

Hace unos meses, había solicitado una licencia durante las elecciones Presidenciales.

21 de julio 2010 , 12:00 a.m.

"Las razones que me llevaron a tomar una licencia temporal durante el periodo de la contienda electoral con mi hermano Juan Manuel de candidato se vuelven permanentes ya elegido Presidente; tengo muy claro que permanecer como Presidente de CEET expone a la empresa inevitablemente a críticas en su rol informativo y de opinión", dijo Santos al explicar su decisión.

Santos ingresó a la redacción en 1970 luego de graduarse en periodismo en la Universidad de Kansas. Durante sus 40 años como empleado fue redactor deportivo, Jefe de Producción, Subgerente, Gerente y en 1996 fue nombrado Presidente de la Casa Editorial.

Lideró el cambio tecnológico del plomo a la composición electrónica, de la impresión tipográfica al offset, el diseño y traslado al nuevo edificio en la Avenida Eldorado, la transmisión por satélite de El Tiempo y la puesta en marcha de las plantas en  Cali y Barranquilla, así como el ingreso de CEET a la televisión y al internet.

Dirigió los rediseños de El Tiempo, participó activamente en  la creación de Carrusel, Elenco, Motor y Habitar, y fue el motor de arranque de la convergencia de contenido en la Redacción.

Desde la Gerencia, y luego como Presidente Ejecutivo, Santos promovió el cambio de CEET de una empresa con un solo negocio, El Tiempo, a una organización con múltiples negocios de medios, con Portafolio, los semanarios 7 Días, el diario Hoy, Citytv, Media 24, la unidad de Revistas y la unidad de Nuevos Medios, con sus múltiples portales.

Sobre su retiro, afirmó: "Haber tenido la oportunidad de liderar este cambio- un sueño desde mi época de estudiante de periodismo- me deja un gran sentimiento de logro de mis cuatro décadas en CEET,  y fue especialmente satisfactorio haber construido y compartido estos logros con un dedicado y sobresaliente equipo de directivos y empleados durante este maravilloso viaje en el tiempo".

Y agregó: "La empresa está en excelentes manos. El cambio de accionistas, con el ingreso de Planeta, ha fortalecido a CEET para afrontar mejor los retos del futuro en este apasionante pero muy competido negocio. Tenemos una organización muy profesional, orientada a los resultados y consecuente con su gran compromiso y razón de ser: continuar como el medio de información de referencia en Colombia".

Un periodista que transformó el negocio

El primero de mayo de 1970, Luis Fernando Santos entró por primera vez como empleado al diario EL TIEMPO, en su antigua sede de la Jiménez con Séptima, en Bogotá. "Me sentaron ahí en la redacción", cuenta. "Era un redactor deportivo más".

Llegaba de estudiar periodismo en Kansas, en donde, durante cuatro años, fue elaborando una visión del negocio completo. "Creo que aquí no lo habían visto", dice.

Santos cubrió los Juegos Panamericanos de Cali, en 1971 y, un año después, los Olímpicos de Múnich, donde, con Humberto Jaimes, jefe de Deportes, debió encargarse de una noticia que no estaba en las cuentas, cuando un comando del grupo Septiembre Negro secuestró y asesinó a 11 deportistas de Israel.

Pero no todo fue tragedia. Helmut Bellingrodt ganó medalla de plata en tiro al jabalí, y Santos logró transmitir por teléfono su propia foto en colores, servicio que no se daba a Latinoamérica. Al otro día, EL TIEMPO tuvo al héroe en colores en primera página.

Desde su trabajo como reportero, Santos veía cómo la producción del diario involucraba a seis unidades de la empresa, que operaban sin coordinarse. Fue entonces cuando convenció a su tío, Hernando Santos Castillo, y a su padre, Enrique Santos Castillo, de que se creara una jefatura de Producción, cargo que ejerció antes de ser nombrado subgerente en 1974.

Una nueva sede

Cuatro años después, Santos tuvo uno de los dos mayores motivos de alegría en sus 40 años en la empresa: el traslado de la antigua sede en el centro de Bogotá, al edificio actual. Los arquitectos Christian de Groote y Germán Samper cumplieron con la misión de diseñar una sede flexible que se adaptara a los cambios del negocio en los siguientes 25 años. Van 32, y los cambios siguen.

Para el trasteo se aprovecharon los días de Semana Santa en los que en esa época el diario no circulaba, para sacar todos los equipos. Los camiones iban tan cargados que no pasaron bajo el puente vehicular a un par de cuadras del nuevo edificio. A las 3 a.m. debieron descargarlos en la calle.

Otra de las grandes satisfacciones de Santos surgió de un problema que tenía el diario. Siendo de carácter nacional, tenía enormes dificultades para su distribución. Fue cuando propuso enviar las páginas vía satélite. Tras convencer a la junta de la empresa, pasó año y medio haciendo antesala en Telecom por un permiso, mientras la empresa estatal le cobraba tarifas muy altas.

Entre tanto, consiguió una cotización de un servicio privado de satélite y con ella en mano fue recibido por el ministro de Comunicaciones, Carlos Lemos. Tras comparar lo que cobraban Telecom y los privados, Lemos, levantó el teléfono y dio la orden de que se prestara el servicio. Una semana después de tener el permiso, Santos volaba a negociar una rotativa de segunda en Singapur. Así mismo, adquiría a El Pueblo, de Cali, en bancarrota.
De esta manera, en 1990 se comenzó a enviar el periódico vía satélite a Barranquilla y a Cali, en donde además se incluyeron contenidos locales. Hoy, también se imprime en Medellín, y se transmite por fibra óptica.

Futuro digital

En la década de los 90 se vislumbraba que la distribución digital iba a ser el futuro y, con esa visión, se lanzó eltiempo.com en 1998.
Así mismo Casa Editorial EL TIEMPO (CEET) obtuvo la licencia para el canal local privado en Bogotá, y de esta manera nació Citytv, mientras que la empresa sigue hoy dispuesta a contemplar las oportunidades que pueda haber para invertir en radio.

En ese contexto, se comenzó a pensar en la convergencia de medios y en la producción de contenidos multimedia. En términos prácticos, se trata de que un mismo equipo de periodistas genere los contenidos que luego se difunden por diferentes medios que, en este caso, son impresos, en línea y por televisión.

En este nuevo paso, la CEET fue de nuevo pionera y más agresiva que otras empresas de la industria del resto del mundo.

Incluso, las empresas que aspiraban a invertir en CEET, cuando se buscó un socio estratégico, se mostraban escépticas ante el avance de la convergencia, que hoy es una realidad.

Para Santos, la convergencia es clave para un negocio que consiste en generar contenidos que pueden ser puestos en diferentes canales que atraen sus propias audiencias y estas, a su vez, son ofrecidas a los anunciantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.