Secciones
Síguenos en:
El porno en la red ataca incluso a quienes no lo están buscando

El porno en la red ataca incluso a quienes no lo están buscando

El 12% de los sitios web son de porno y el 8% de los correos tiene este tipo de contenido.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Aunque autoridades y entes regulatorios intentan día tras día en todo el mundo evitar que la pornografía se expanda a través de Internet, lo cierto es que la presencia de dichos contenidos ha aumentado con los años, conforme a la creciente demanda de los usuarios, que ven en este medio una herramienta ideal para acceder a información de este tipo.

Según cifras publicadas este año por la firma de investigaciones TopTenReviews, en el 2006 la industria pornográfica produjo 97.000 millones de dólares en todo el mundo, de los cuales 4.900 millones corresponden a la venta de productos y servicios pornográficos en línea. Sólo en EE. UU. el negocio alcanzó los 13.300 millones de dólares, de los cuales 2.800 millones vinieron de Internet.

Los números no representan sólo el intento de un negocio por generar más ingresos. Las estadísticas también dan cuenta de un gran número de personas que consume este contenido y que promueve su creación. Por ejemplo, la firma Websense estima que los habitantes de EE. UU. pierden cerca de 5.000 horas de trabajo cada año por ver porno en la Red; el 70 por ciento del tráfico de estos sitios se da entre las 9 a.m. y las 5 p.m.

A su vez, se calcula que cada mes se realizan 1.500 millones de descargas de archivos relacionados con pornografía de sitios para compartir archivos entre usuarios (peer to peer), en un mundo en el que, al mes, se envían a diario 2.500 millones de mensajes de correo electrónico.

A esto se suma el bombardeo con información para adultos a los internautas. Según TopTenReviews, el 34 por ciento de los usuarios ha visto -sin estar buscándolo- porno, a través de ventanas emergentes, vínculos en sitios o en correos.

Para contrarrestarlo, las recomendaciones van desde la responsabilidad que deben asumir los adultos con la educación de los más pequeños (Recomendaciones para padres) hasta el papel de las instituciones y el Gobierno para evitar la propagación de dicho material.

El CAI Virtual de la Policía Nacional

(www.delitosinformaticos.gov.co) y sitios como Internet Sano (www.internetsano.gov.co) hacen parte de las iniciativas para orientar al respecto. El viernes pasado, la Corporación de Asignación de Nombres y Números en Internet (Icann) aprobó formalmente la creación del dominio .xxx, para facilitar la identificación de los sitios web con contenido pornográfico. Así, al igual que las direcciones de sitios asociados a educación terminan en .edu y los gubernamentales en .gov, se espera que los espacios en Internet con información para adultos se identifiquen con el .xxx.

'Grave que lo porno reemplace a la realidad'

Para la psiquiatra colombiana Olga Albornoz el consumo de porno en Internet es normal y no siempre corresponde a una situación patológica. "Hay un periodo en los adolescentes, y también en los adultos, en el que la pornografía hace parte de la sexualidad", dice.

Arguye que es común que los jóvenes entren diariamente a páginas pornográficas -sin que esto represente riesgo- y que es normal en la vida de pareja, si ambos comparten el mismo gusto.

El problema aparece cuando se vuelve una conducta compulsiva. "La pornografía siempre ha existido. Lo que pasa es que ahora el acceso es más fácil en Internet", dice.

Según ella, la pornografía no es sana cuando la persona no busca otra forma de sexualidad, sino que la prefiere a una relación sexual real. También, cuando la persona experimenta conflicto para socializar o deja de dormir por quedarse viendo porno en Internet, o invierte tiempo laboral o familiar en esta actividad.

No hay un perfil del consumidor de porno online, pero sí se han determinado situaciones que desencadenan esta conducta: depresiones, consumo de drogas, fobia social o disfunciones sexuales. "En este punto, hay que mirar la pornografía como parte de una problemática", añade, y recomienda a la persona adicta buscar ayuda profesional.

Evite que sus hijos sean víctimas

- Hable con los pequeños sobre los posibles riesgos que existen en Internet en relación con la pornografía con menores de edad. Navegue con ellos, conozca sus sitios favoritos.

- Ubique el computador en un lugar al cual usted o cualquier otro miembro de la familia tengan acceso, no en las habitaciones de los niños.

- Vigile el uso de salas de chat, allí merodean los delincuentes sexuales.

- Siempre tenga acceso a la cuenta que emplea el pequeño para utilizar el computador, así como a su correo electrónico para revisarlo esporádicamente. Los delincuentes también pueden comunicarse por correo postal.

- Si ellos han participado en cualquier actividad sexual por su voluntad, debe comprender que ellos no tienen la culpa, sino que son víctimas. El malhechor es quien tiene la responsabilidad por su actuación.

- Dígales a los pequeños que nunca deben hacer citas con personas que hayan conocido a través de Internet, tampoco enviar o publicar fotografías en servicios como redes sociales. Así mismo, enséñeles a no divulgar información personal que sirva para identificarlos, tal como nombres, direcciones, nombre del colegio o números de teléfono.

- Si los menores reciben mensajes insinuantes, obscenos, agresivos o de acoso sexual, debe orientarlos para que nunca los respondan y que, de inmediato, se comuniquen con adultos de confianza si se han sentido ofendidos en la Red.

Colombia: 63% de entradas buscan menores

En Colombia, la pornografía es uno de los contenidos que más tráfico generan en Internet.

Las búsquedas de videos sexuales tienen un puntaje de 100 sobre 100 en la escala de importancia del buscador Google.

Lo más preocupante es que los videos de pornografía infantil marcan 63 puntos, lo cual, según las autoridades y las asociaciones de padres, evidencia un flujo preocupante de contenido ilegal que es solicitado en el país.

Cada día, el CAI Virtual de la Policía Nacional atiende unas 1.400 quejas por uso indebido de herramientas virtuales, por abuso sexual, maltrato y violación de privacidad.

Llama la atención el creciente uso de redes como Facebook por parte de depredadores sexuales.

"La pornografía a través de Internet se ha vuelto un asunto preponderante en los últimos años. La preocupación de los padres de familia ha ido en aumento especialmente por este tema y por las agresiones a través de Internet", dice Ana María Lamos, integrante de la mesa de nuevas tecnologías de RedPapaz.

Agrega Lamos que la clave para prevenir los delitos relacionados con pornografía infantil y el abuso en la red es "mantener una comunicación continua con los niños. De ella nace toda la información que ellos deben tener".

RedPapaz cuenta con una cuenta de correo electrónico a la que los padres pueden enviar sus denuncias, que luego se tramitan ante autoridades competentes: denuncias@redpapaz.org.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.