Secciones
Síguenos en:
El pereirano que comanda a General Motors en Suramérica

El pereirano que comanda a General Motors en Suramérica

Cree que la estructura impositiva le hace daño al negocio automotriz en Colombia y la región.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de junio 2010 , 12:00 a. m.

En la industria colombiana de los carros, Jaime Ardila es recordado por su paso por la Presidencia de Colmotores, pero esos fueron solo dos de los 25 años que el economista pereirano lleva en General Motors (GM), paseando el acento de su tierra, que conserva intacto, por 10 países distintos.

El martes pasado, la multinacional estadounidense anunció la creación de una nueva división para Suramérica, con sede en Sao Paulo, y que su presidente será Ardila, quien venía encabezando a GM Mercosur.

El colombiano es uno de los cuatro hijos de una familia de clase media que pasó del Colegio Calasanz de su ciudad a las universidades de los Andes y Tadeo Lozano, y luego como economista fue a una maestría al London School of Economics.

De allí regresó en 1981, para trabajar año y medio en Planeación y otro tanto como secretario general del Ministerio de Desarrollo, antes de comenzar en 1984 en GM, donde en tres años completaría la mitad de su vida.

"Dentro de los países donde tenemos operaciones de ensamble -dice Ardila- Colombia es de los que crece más rápido, y de los que tiene mayor perspectiva porque el país tiene una densidad vehicular muy baja".

En Colombia no hay más de 100 vehículos por cada mil personas, dice Ardila, mientras en Brasil es aproximadamente 150 vehículos por cada mil habitantes.

¿En eso tiene que ver los precios y los impuestos?

La estructura impositiva es muy alta en toda Suramérica. Colombia tiene una de las más altas. En el país hay dos cosas que impactan mucho el crecimiento de la industria. Una de ellas es la falta de infraestructura de vías, tanto en ciudades como en carreteras. La otra es la estructura de impuestos, que es una cadena muy fuerte.

Dentro de la nueva división para Suramérica, ¿qué papel juega Colombia?

Para nosotros, el país es una fuente importante de vehículos terminados y también un mercado interesante para otras compañías de GM. Esperaríamos que las cosas con Venezuela mejoraran un poquito en los próximos meses, porque al restablecerse el comercio se podrían tener con la región andina las economías de escala necesarias para pensar en inversiones mayores.

¿Mientras tanto se ha intentado exportar a otros destinos?

Lo que ocurre es que a Colombia aún le tocan impuestos de importación altos cuando exporta fuera de la región andina. Los únicos otro países con los que hay libre comercio son Chile y México pero el país no está exportando a ninguno de esos dos mercados. Pero pienso que las perspectivas son buenas si contamos con el apoyo del Gobierno para seguir avanzando en aumento del contenido local, renovación tecnológica y apoyo en general para la industria.

En la crisis, los gobiernos de países desarrollados ayudaron directamente a esta industria. ¿Esperaría un tratamiento especial, en particular en la negociación de tratados?

Me parece necesario que el Gobierno le ponga más atención a la manera en que puede sacrificar a la industria automotriz cuando negocia los tratados comerciales. Privilegian las posibilidades de otros sectores y a cambio de eso se abre el sector automotor y se deja la industria en una posición muy frágil. Es importante una mayor inteligencia en esas negociaciones comerciales. Y cuando se tiene que negociar, se debería dar a la industria unas compensaciones.

¿Como cuáles, en concreto?

Hay muchas formas: un apoyo directo a la industria de autopartes. Es muy difícil integrar más piezas locales en Colombia, porque los autopartistas no son competitivos. El Gobierno podría ayudar a desarrollar esa industria, que genera un empleo muy importante.

Ahora que se negocia un TLC con Corea podría ser el marco apropiado para plantear esas propuestas?

Espero que sí, porque Corea es uno de los países al que sería peligrosísimo simplemente abrir la puerta. Sería devastador para la industria automotriz.

La región gana peso en el mundo

GM Suramérica es la primera división que se crea tras la reestructuración de la compañía el año pasado, cuando en medio de la crisis de esa industria fue necesario que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá se quedaran con el 60 por ciento de las acciones. En esas circunstancias, el funcionamiento en el exterior se agrupó temporalmente en una sola Región de Operaciones Internacionales, con sede en China.

Suramérica es la primera zona que se 'independiza' de esas Operaciones Internacionales "en reconocimiento a la importancia que ha adquirido la región. Hoy Brasil ya es el tercer mercado para GM en todo el mundo después de Estados Unidos y China.", dice Ardila.

También hay un reconocimiento a que la región crece más rápido en este negocio, con buena rentabilidad, y la independencia facilita los proyectos agresivos.

MAURICIO GALINDO
EDITOR DE ECONOMÍA DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.