Secciones
Síguenos en:
Asesinan a Gaitán en 1948, la gente protesta en la calle, roban almacenes y comienza 'El Bogotazo'

Asesinan a Gaitán en 1948, la gente protesta en la calle, roban almacenes y comienza 'El Bogotazo'

En tres segundos, Juan Roa Sierra le disparó cuatro veces a Gaitán.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Jorge Eliécer Gaitán salió de su oficina en la Séptima con Av. Jiménez, en el centro de Bogotá. No había caminado ni una cuadra, cuando Juan Roa Sierra, un hombre mestizo, de baja estatura y vestido con un traje gris, le disparó cuatro veces. El caudillo trató de buscar apoyo sobre la pared. Su sombrero rodó de su cabeza y su cuerpo se desplomó sobre el pavimento.

La acera pronto se llenó de curiosos. Mientras muchos untaban sus pañuelos con su sangre, él era operado por diez galenos en la Clínica Central. Pero su vida no pudo ser salvada. A la 1 y 55 de la tarde, el doctor Yesid Trebert Orozco informó que Gaitán había muerto.

Las emisoras de radio y los indignados transeúntes esparcían a gritos la noticia. Roa Sierra había matado al hijo de un librero y una maestra; al brillante abogado y fogoso político que encarnaba la esperanza del pueblo. Las masas querían venganza.

El barrio La Perseverancia, donde Gaitán era casi un semidiós, se volcó al centro de la ciudad. "Todo el mundo bajaba con machetes, con palas, con azadones. En un abrir y cerrar de ojos los tranvías estuvieron volcados e incendiados", cuenta un habitante de la zona. 

La policía intentó proteger a Roa Sierra escondiéndolo en una droguería, pero la turba terminó linchándolo. Con un estilógrafo, el 'Coronel' Ricaurte, un líder gaitanista, le asestó "no sé cuantas puñaladas en el estómago y cerca de la sien". 

La turba avanzaba hacia el Capitolio y pedía la cabeza del Presidente. El cuerpo del asesino fue dejado frente a Palacio. Estaba en ropa interior, tenía dos corbatas y un anillo con una calavera sobre dos tibias cruzadas y una herradura. La Guardia Presidencial, "aterrada e indecisa" según el periodista argentino Aníbal Pérez, retrocedía y dejaba el edificio a merced de las piedras que le lanzaban. 

Pero los manifestantes fueron dispersados; el statu quo ya no corría ningún riesgo. La gente la emprendió entonces contra los edificios del Gobierno y de la Iglesia, y luego se dedicó a embriagarse y a saquear los almacenes. Mientras tanto, el Ejército disparaba para acabar con los disturbios. 

Muchos que dormían la borrachera, arropados por abrigos que habían robado, fueron tomados por muertos y llevados a fosas comunes, donde se despertaron y salieron espantados. 

La Conferencia Panamericana, que se llevaba a cabo en la ciudad, no será suspendida. En tanto, el Gobierno conservador nombró seis ministros liberales para bajar la tensión, mientras la ciudad comienza a recuperarse del desastre. Pero las cicatrices quedarán.

La violencia partidista está aumentando en el país. En 1947 ya había costado 14.000 vidas, y con la muerte de Gaitán tendrá un impulso definitivo. 'El Bogotazo' radicalizó la lucha entre los partidos, impulsó la creación de guerrillas liberales y les sirvió a los conservadores para satanizar a la oposición y atizar el conflicto. 

El historiador Ricardo Arias afirma que la clase dirigente aprovechará lo ocurrido para "deslegitimar las reivindicaciones de los sectores excluidos". Según Alfonso López Michelsen, evitar que ocurra otra crisis de esa magnitud se convertirá en una prioridad para las élites de los dos partidos, que temerán que otro Bogotazo sí logre tomarse el poder.

 El dato

¿Quién ordenó su muerte?

Los autores intelectuales y los móviles del crimen son un secreto que Roa Sierra se llevó a la tumba.  Para el presidente Ospina, los culpables son los comunistas. Pero las teorías de conspiración pulularán.  Los liberales dicen que fueron los conservadores, y viceversa. Se ha dicho que la CIA y el comunismo internacional estarían involucrados y hasta que Roa Sierra sería un hijo ilegítimo del caudillo.

Imagen del cuerpo sin vida del caudillo Jorge Eliécer Gaitán, en la Clínica Central de Bogotá, pocos instantes después de su asesinato.

Los seguidores de Gaitán quemaron vehículos, saquearon almacenes y licoreras y prendieron fuego a varios edificios del centro de Bogotá.

EL TIEMPO registró así los hechos el lunes 12 de abril de 1948, en primera página.

El cadáver del presunto asesino de Gaitán, Juan Roa Sierra, es arrastrado.

Quema de tranvías, saqueo de comercio, incendios y muertos en 'El Bogotazo'.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.