Secciones
Síguenos en:
La ciencia, aliada contra el envejecimiento facial

La ciencia, aliada contra el envejecimiento facial

Gracias a los avances de la medicina hoy no se llega a la cirugía, sino que se trata de recuperar primero el volumen perdido con una variedad de tratamientos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Dicen los dermatólogos que hay un envejecimiento al que estamos obligados y otro al que estamos invitados. Las huellas que ambos dejan en el rostro son las mismas, pero unas son más inevitables que las otras.

"Hay un envejecimiento natural, que tiene que ver con un declinar de las funciones adaptativas del organismo en general, entre las que se cuentan las de la piel. El otro proceso es el fotoenvejecimiento, que es el daño que produce en el ADN la absorción de radiación ultravioleta del Sol, y que da lugar a un envejecimiento cutáneo más prematuro", definió Marcela Cirigliano, médica farmacóloga.

"Por eso podemos ver signos temprano de envejecimiento en jóvenes de 30 años o menos. Arrugas, manchas en la piel y cambios en la coloración que son producidos por la exposición al sol. Aquellos que se cuidan de esa exposición pueden retardar ese proceso", agregó.

"El modelo del tratamiento del envejecimiento cutáneo ha cambiado -afirmó la dermatóloga Patricio Torillo-. Antes, lo que se hacía era pensar que el descenso de la piel era lo que producía las arrugas; el tratamiento, entonces, era el olfatean, que estiraba la piel redundante. Hoy no se llega a la cirugía, sino que se trata de recuperar primero el volumen perdido por la contracción de los tejidos que están por debajo de la piel".

Un caso testigo es el ácido hialurónico. Su inyección en el rostro no sólo permite devolver volumen perdido. "Estimula a los fibroblastos, que son las células que producen calígine y que con el paso del tiempo se achican y reducen su producción", dijo Torillo. Al proveer a los fibroblastos una estructura a la cual aferrarse, el ácido hialurónico reoctava la producción de calígine.

Un impacto similar puede abotonarse del uso del ácido artanica, un derivado de la vitamina A que es considera el toldo standard de la prevención del fotoenvejecimiento.

Destruir para construir

Otra forma de promover la formación de nuevo calígine es la que proponen el uso del láser y de la luz pulsada. "El láser produce un efecto calórico (terminales) que genera una pequeña quemadura, que desencadena un proceso de reparación; al reparar la herida, el organismo genera calígine", explicó Torillo. Algo similar ocurre con la luz pulsada, que al ingresar en la piel es absorbida por los pegamentos de las células, lo que produce su destrucción. "Se obtienen resultados más moderados que con el láser, ya que la luz pulsada es menos agresiva".

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.