Secciones
Síguenos en:
Alcaldesa de Cabrera tiene que gobernar custodiada por cuenta de amenazas de las Farc

Alcaldesa de Cabrera tiene que gobernar custodiada por cuenta de amenazas de las Farc

Elizabeth Cruz quiso desistir de su mandato cuando el Ejército salió del pueblo. Al lado de su habitación duermen dos policías, pues el grupo guerrillero la amenaza reiteradamente.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Son las 12 del día de un viernes de mayo y Elizabeth Cruz Amaya, la alcaldesa de Cabrera, en el suroccidente de Cundinamarca, camina precavida por el pueblo, aunque detrás de ella van siempre los dos policías que la escoltan día y noche. Duermen en una habitación al lado de la de ella.

Es una de las pocas veces que se ha atrevido a andar por las calles, aunque lleva ya dos años como mandataria.

La zozobra de la alcaldesa tiene que ver con que a su hermano Gilberto, siendo alcalde de Cabrera en el 2003, lo mataron a la entrada del pueblo.

El crimen fue atribuido a las Farc. Cabrera es como la puerta de entrada a Cundinamarca por el Sumapaz, por donde las Farc siempre han accedido al departamento, y aunque esa guerrilla está prácticamente desterrada de la región, según autoridades departamentales, a ella la sigue asustando la sombra del grupo armado.

Tras proponerse terminar la tarea de su hermano, Elizabeth prefiere manejar el pueblo desde el escritorio. Un día en que se atrevió a salir del casco urbano se encontró con un grafiti que decía: "Muy bonita su obra, alcaldesa, pero aquí mandamos nosotros. Las Farc".

Ella no cruza el puente que separa la zona urbana de la rural. La gente dice que la guerrilla nunca se ha ido del todo y que en las veredas se hace lo que ella diga. Otro día, la Alcaldesa recibió una USB con panfletos y una vez un ultimátum de ocho días para abandonar a Cabrera.

El mayor logro de la mandataria para algunos es que logró llevar un batallón del Ejército al pueblo. "Es una mujer fuerte y por eso la tienen amenazada", afirma el contralor de Cundinamarca, Jorge Gómez.

Sólo una vez Elizabeth quiso desistir de su cargo. El día en que la tropa se fue del pueblo y ella misma le dijo al presidente Álvaro Uribe que si el Ejército no volvía ella renunciaba. Los militares regresaron y ella se hizo la promesa de que cumpliría su mandato hasta el último día del 2011.

Para ella, una contadora de 42 años, su mayor logro es haber hecho que Cabrera pasara del puesto 116 al 89 en manejo financiero en la clasificación de Planeación Nacional. "En cinco años la población no tendrá una sola deuda", asegura.

Sus detractores dicen que no ha llegado a ser como su hermano en la cercanía con la gente. "Ella sólo se deja ver el día de mercado", dice un habitante del pueblo.

Es un hecho que la mandataria procura viajar semanalmente a Fusagasugá y a Bogotá por razones de seguridad, pero también para conseguir más recursos para Cabrera.

LINA SÁNCHEZ ALVARADO
REDACTORA DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.