Secciones
Síguenos en:
Las sanaciones

Las sanaciones

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Es admirable la multitud de personas que acuden a las ceremonias de sanación, que piden ser ungidas o que reclaman una bendición, se ve que abundan los dolores morales, las penas y las enfermedades. El padre Tardiff fue un sacerdote que recibió el don de la sanación y da testimonio de la acción de la gracia en su libro "Jesús está vivo". Dice que Dios no se opone a la curación, tanto es así que en la misma naturaleza se encuentran los remedios a las enfermedades. Lo que sucede es que existen miles de personas que no tienen dinero para pagar un especialista, una clínica ni los análisis, y es por ello por lo que recurren a Dios para que los sane.

Yo doy testimonio de que esto es verdad, pues estando de misiones en una zona paupérrima del estado Falcón (Venezuela), conocí a una señora cuyo hijo de escasos meses de nacido sufrió una infección que lo llevó a los umbrales de la muerte, hervía en calentura, perdió el conocimiento y estaba desfallecido. ¿Qué podía hacer aquella joven mamá desde su chabola perdida en las montañas? Tomó al niño entre sus brazos y se puso a suplicar a Dios, oraba con las fuerzas que la juventud y la fe le daban, oraba con la ternura de sus lágrimas, oraba con la certeza de que Dios la escuchaba, oró hasta que el cansancio la dejó rendida. Fue entonces cuando el niño despertó completamente sano. Soy testigo de esto, como también de otra madre que pasó la noche suplicando a Dios que salvara la vida de su hijo en un lujoso hospital. Los médicos llegaron al límite de sus posibilidades y sólo quedaba orar a Dios, esperar a que el joven reaccionara. La madre pasó la noche entera pidiendo a Dios, a través de la Virgen María, que salvara su vida. También ella rogó hasta que le faltaron las fuerzas y el muchacho salió del estado de coma en el que estaba perdido.

La curación es una respuesta a la oración de fe, como lo vemos tantas veces en el Evangelio. La curación comienza por el alma y concluye en el cuerpo, como le ocurrió a la mujer de mala vida que se coló en casa de Simón, el fariseo, para pedir perdón de sus pecados bañando los pies del Maestro con sus lágrimas y enjugándolos con sus cabellos. Con la salud del alma, llega la del cuerpo, no al revés. Muchos buscan la salud del cuerpo sin sanarse del pecado, de los odios y rencores, sin romper con las cadenas del vicio, de la mentira, de la hipocresía y de todo lo que ofende a Dios.

La fuente de la salud está en Dios. A los que sufren en su espíritu les aconsejo que vayan a misa todos los días y ya verán cómo se curan, se lo garantizo. "Haced la prueba y veréis qué bueno es Dios, dichoso el hombre que se acoge a Él" (Sal. 34).

jmotaolaurruchi@legionaries.org

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.