Secciones
Síguenos en:
El Mundial se tomó a Bogotá / Voy y vuelvo

El Mundial se tomó a Bogotá / Voy y vuelvo

De repente hay fiesta en las calles. A la gente no le asiste más afán que el de encontrar una pantalla de televisión en cualquier esquina.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de junio 2010 , 12:00 a. m.

 Las conversaciones en la acera, el parque, la oficina, el TransMilenio giran ya no en torno del trancón, la inseguridad, los Nule, los Tapias... sino al partido que pasó y en el que se avecina. Se hacen cábalas, se casan apuestas, se llenan pollas y se cambian 'monas'.

Se acomodan horarios, se inventan disculpas, se llenan tablas y se recupera a los amigos. Sí, hemos pasado de la jerga de la calle al idioma universal del fútbol. Ya nadie se acuerda del Junior o de La Equidad. El Distrito se contagia: organiza mundialitos en escuelas deportivas e instala pantallas gigantes por la ciudad (los vándalos ya se tiraron una). Y hasta los candidatos presidenciales se arriesgan con los pronósticos. No hay nada que hacer: la fiebre nos llegó y durará un mes.

En los colegios, las tardes se llenan de fútbol. Enjambres de niños corren tras un balón, con petos de colores, cordones desamarrados y sus melenas al viento. Los papás se ven a gatas para conseguir camisetas y guayos "como los de Messi, Kaká o Ronaldo..., por fis". El bolsillo se estira hasta donde puede. En casa, los hijos sólo quieren hablar de fútbol, no de tareas; quieren jugar un partido antes que ir al cine o a saludar a la abuela; son expertos en países, continentes, banderas, nombres, estadios y hasta en las fechas de nacimiento de los futbolistas del Mundial.

La publicidad lo invade todo. En los centros comerciales, bares y restaurantes se acomodan pantallas, sillas y mesas para que el cliente "viva el Mundial". Los obreros vibran con sus picaditos de mediodía: "Huy, ñero, pero suéltelaaaa". En los supermercados la gente desfila con televisores recién comprados. Se entablan discusiones apasionadas entre lustrabotas y ejecutivos; taxistas y pasajeros; jefes de oficina y subalternos. Sí, la ciudad es Mundial.

ERNESTO CORTÉS FIERRO
EDITOR JEFE EL TIEMPO
erncor@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.