Secciones
Síguenos en:
Hay que conducir de forma ecológica

Hay que conducir de forma ecológica

Existen un tipo de medidas busca concienciar a la población con pequeñas prácticas, se puede reducir el consumo energético y la contaminación de las grandes ciudades.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de junio 2010 , 12:00 a. m.

En España por ejemplo, se imponen en muchas de las academias de conducción. Los automóviles son causantes de una gran contaminación en las ciudades y, sin embargo, desplazarse en ellos es algo habitual para todos.

Hemos aprendido a evitar las multas, pero nos queda una importante lección: saber conducir de forma más ecológica. Los malos hábitos en nuestra forma de conducir aumentan el gasto del combustible y aceleran el envejecimiento del vehículo.

Existen una serie de prácticas con las que podemos contrarrestar estas consecuencias, que no sólo afectan a nuestro bolsillo, sino que también contribuyen a la reducción de la contaminación atmosférica y acústica de nuestras ciudades.

Los principales contaminantes lanzados por los automóviles, tanto carros, como motos, autobuses, camiones o furgonetas son: monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos no quemados (HC), y compuestos de plomo, lo que supone el 80 por ciento de la contaminación que existe en las grandes ciudades, según la organización Ecologistas en Acción.

Pequeñas lecciones viales

Ya en el momento de arrancar el motor estamos consumiendo energía, pero la forma óptima de ahorro es, si el motor es de gasolina, ponernos en marcha inmediatamente después del arranque. Si el motor es diesel habrá que esperar aproximadamente tres segundos para hacerlo, de forma que se permita a la bomba de aceite engrasar el motor.

Utilizar marchas largas es uno de los consejos imprescindibles, se trata de mantener el vehículo a bajas revoluciones, de forma que avance con un menor esfuerzo energético. Para ello debemos prestar atención al cuentarrevoluciones o el marcador de velocidad y, así, realizar un correcto empleo de la caja de cambios.

En los motores de gasolina el cambio de marcha y la aceleración se deben realizar cuando se han alcanzado las 2.000 o 2.500 revoluciones por minuto (rpm), mientras que en los diesel se ha de hacer entre las 1.500 y 2.000 rpm.

Evitar los frenazos bruscos manteniendo la velocidad de conducción lo más uniforme posible, e ir parando el vehículo con el freno, reduciendo en el último momento es una medida que, no sólo ahorra energía, sino que reduce la contaminación acústica. En contra de la creencia popular, mantener el coche en ralentí tiene un consumo fijo de aproximadamente medio litro de carburante por hora.

Otros consejos para ahorrar energía y contaminar menos son: evitar llevar bultos que rompan la aerodinámica del carro y adquirir el modelo de auto que se ajuste a las necesidades del usuario, ya que las prestaciones de un vehículo con un peso de dos toneladas o dos toneladas y media para transportar a una persona que pesa 60 o 70 kilos son las mismas que presta un pequeño utilitario, con un gasto energético mucho menor.

Otro tema de interés es que debemos realizar un uso racional del aire acondicionado y, eso sí, siempre con las ventanillas cerradas. Para el Real Automóvil Club de España, "la conducción ecológica permite ahorrar hasta 200 euros (251 dólares) anuales en combustible y reduce entre un 15 y un 17 por ciento la contaminación".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.