Secciones
Síguenos en:
Sí fuimos al Mundial

Sí fuimos al Mundial

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Imperaban el verde y el amarillo. Parecían la unión entre el partido de Mockus y el Polo. Ayer, con una inauguración cultural, sencilla pero llena de mensajes, de poesía, de música, comenzó la fiesta deportiva mais grande do mundo en Johannesburgo. Y nosotros estamos afuera, cuidando los carros. Qué envidia. Qué nostalgia.
Para ir al Mundial, nos faltaron dirección técnica, menos intereses personales, garra, amor por la bandera, poner la patria por encima de los partidos. De aquello, nada. Solo nos queda levantar la copa, pero la copa rota de Alci Acosta. Mozooo, sírvame la copa rota... quiero sangrar gota a gota esta fiebre del balón. Y esperar a ver si somos capaces de ir a Brasil en el 2014. Si Dios nos deja en esta cancha, iré al país del gran Lula. De pronto con alguna garota jugamos a la pelota.

No estamos en la gramilla, pero quedamos en el corazón, con las espectaculares presentaciones de Shakira y Juanes. Ella hizo estremecer al mundo con ese movimiento de caderas que invita al Waka waka. Y Juanes les dijo que aquí tenemos "la camisa negra" y seguimos con "El yerbatero". Se sobraron.

El deporte y la música unen a los pueblos. Y los dan a conocer. Estos días nos tiene repasando a Sudáfrica, tierra de esperanzas, de libertad, de democracia. Otra envidia. Bañada en agua. Con dos océanos y ríos caudalosos como el Orange, el Caledón, el Lipopo -al cual se parece el río Bogotá en sus dos últimas sílabas-, y el Marico, parecido a cualquier río. Además, es la patria chica de cuatro premios Nobel de Paz. Nelson Mandela, el admirable mártir, a quien abrazamos y pedimos a Dios que haya recibido con el estadio celestial lleno, bajo una ovación a su bisnieta, Zenani Mandela, quien murió en accidente de tránsito antier. Por ello, su ausencia en la fiesta. Premios Nobel, también, Albert John Lutuli, Frederik de Klerk y Desmond Tutu. Aquí íbamos a tener a Piedad ututui, la negra grande, pero en vez de alegrarnos, muchos le quisieron hacer zancadilla.

La madre Sudáfrica es milenaria y culta. Tiene a dos premios Nobel de literatura: J. M. Coetzee, el Mockus de allá, pues es matemático, docente y escritor. Y Nadine Gordimer. Querida gordiner que ha escrito mucho sobre la segregación racial. Y es la tierra de otro profesor: Christian Barnard, quien un día tuvo el pálpito de que los órganos se podrían cambiar y realizó el primer trasplante del motor cardíaco. El mundo se lo agradece de corazón.

Seguimos envidiando a Sudáfrica. La de J. R. R. Tolkien, el de El señor de los anillos, pero no de seguridad, como aquí. Sino el escritor para la famosa película. Vamos a disfrutar un mes de fútbol, aunque a algunas esposas les dé por las pelotas. Tolerancia, por favor, que nosotros aguantamos telenovelas todo el año.

Sudáfrica tuvo su primer partido ayer frente al picante México, en el estadio de Johannesburgo. Con sus figuras Tongoliele, Tekomi Iké; con sus grandes porteros, Tome Enkajela; Moeneeb Kuidapalé; con su veloces delanteros Taklegole Metelá y Abel Mphela Tokala. Y el volante McBeth Subayatake.

"Ha llegado el tiempo de África", dijo el presidente Jacob Zuma. Felicitaciones. Que este Mundial sirva para que miles de muchachos que juegan descalzos, como aquí en Pescadito, o en cualquier barrio de pobres y desplazados, tengan una ventana al mundo. Que millones logren algo más de empleo, que anda por el 20 por ciento. Que el mundo entero les ayude para atacar enfermedades como el sida, que es un azote y por ello es peligroso hacer un tirito libre sin preservativo. Que haya estadios llenos, economía, imagen. Paz.

Gocemos del fútbol, alejados de la campaña política, ya casi en tiempo de reposición. Disfrutemos, en lo posible bien acompañados, con maíz pira y con la que me inspira. Y entre toque y toque podemos echar unas palomitas. Viva el fútbol, que cambia por ratos el mundo y nos hace olvidar tantas cosas que están fuera de lugar, pero nadie les saca la roja.
luioch@eltiempo.com.co 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.