Secciones
Síguenos en:
Verdes: ¿más cerca de Santos o del Polo? / Análisis

Verdes: ¿más cerca de Santos o del Polo? / Análisis

La política es el ejercicio del poder en relación con un conflicto de intereses. Para ello, hacer alianzas NO ES PECADO ni tampoco es un acto de corrupción.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de junio 2010 , 12:00 a. m.

De hecho una de tantas normas electorales establece que la doble vuelta electoral tiene como propósito alinear los intereses a partir de coaliciones entre partidos políticos para que, por un lado, el ganador en segunda vuelta llegue más fortalecido y pueda tener mayores niveles de gobernabilidad en cuanto a su interrelación con el Congreso, y así mismo los partidos minoritarios puedan ejercer de manera más eficiente su papel de oposición.

Podrán decir: ¡depende de cuáles sean estos intereses! Lo ideal sería que dichas alianzas fueran únicamente programáticas. De acuerdo. Pero me pregunto: en materia de política pública, ¿el Partido Verde está más cercano al proyecto de Santos o al del Polo? Basados en los últimos acontecimientos, pareciera que al primero, precisamente por las razones que llevaron al fracaso de la negociación con el Polo, teniendo como principal disidente a Enrique Peñalosa. Eso sin mencionar las diferencias sustanciales existentes en materia económica o su posición frente a las bases militares.

Pero aún habría una salida para la sobrevivencia Verde: ¿qué tendría de malo que se llegue a acuerdos burocráticos basados en afinidades programáticas luego de pasada la segunda vuelta, en el caso hipotético de que Santos llegase a ser el próximo presidente? Eso sería "venderse" al régimen, dirían algunos. Eso sería traicionar los principios que ellos, los Verdes, dicen defender, dirían otros.

He aquí precisamente donde está el error, lo cual tiene enormes repercusiones negativas en el saber y entender de la población de lo que es y debe ser la política. ¿No será mejor y más eficiente incidir el cambio desde adentro?

Esperemos que el Partido Verde no caiga y sea víctima de su propio invento. Negarse a hacer parte de un gobierno de Unidad Nacional -de manera condicionada, claro- sería un error. El llamado que hace Santos es generoso, pues en estricto sentido, a estas alturas, no necesitaría hacer alianzas con nadie. Y al parecer luego de la segunda vuelta, mucho menos, pues muy probablemente la diferencia será aún mayor. Bienvenidos a su primera y más profunda decisión política.

MARCELA PRIETO
Directora del Instituto de Ciencia Política

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.