Secciones
Síguenos en:
Jugarán por la camiseta

Jugarán por la camiseta

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Como Alejandro Magno, José Nasazzi fue el más grande capitán de la historia. En su caso, del fútbol. Era el guía espiritual por antonomasia, el que infundía respeto, confianza y valor. A su natural liderazgo le unió su paso invicto por los torneos del mundo. Campeón sin derrotas en los dos Juegos Olímpicos en que participó (1924 y 1928), campeón inmaculado del primer Mundial de Fútbol (1930), el único que disputó. Antes y después, cuatro veces vencedor de América (1923-24-26 y 35). Zaguero fuerte y veloz, figura cumbre del gran fútbol rioplatense y responsable supremo de la gloria que bañó desde los albores la camiseta uruguaya.

En su delicioso libro de viejas crónicas, Diego Lucero narra que Nasazzi perteneció a la época auténticamente amateur del deporte, de cuando se entrenaba dos veces por semana después del trabajo. El capitán de recia estampa que usaba la celeste entallada a la piel, terminados los torneos, acallados los ecos de las victorias, largaba los cortos y volvía al mameluco. Era pedrero y marmolero. Desbrozaba los bloques de granito que revistieron el majestuoso Palacio Legislativo, en Montevideo. En esas páginas contó don José que una tarde le trajeron al taller la noticia de que había sido convocado para las Olimpíadas de París. Arrojó al suelo la maza y, con la misma firmeza de los campos de juego, sentenció: "Nunca más te voy a agarrar en mi vida".

Aquel torneo parisino representó su plataforma para emerger de las napas más bajas y llevar una vida mejor. A su retorno triunfal, el gobierno oriental lo acomodó: entró como empleado de los Casinos Municipales de Montevideo, donde más tarde llegaría a ser gerente.

Ese era el máximo rédito posible: un buen trabajito. Al Mundial lo jugaban gratis, a los Juegos Olímpicos iban por la aventura de conocer Europa, por un traje que le daban para la delegación o una medalla que podían obtener. Y por el bronce. Cierta vez le preguntaron a Nasazzi qué significaba jugar en el equipo nacional. "La Selección es la patria misma", respondió.

Los tiempos han cambiado tanto... Si supiera Nasazzi que poco tiempo atrás una casa de subastas de Londres remató su medalla de oro del Mundial del '30, con su nombre estampado, en 150.000 libras, volvería a morir, ahora de incredulidad.

En este desenfreno del dinero, Lionel Messi cobra 33 millones de euros por año, según el último ranking de ganancias, elaborado por la revista France Football. Sin embargo, el crecimiento desproporcionado del negocio del fútbol y las ganancias siderales de los futbolistas describen una curiosa parábola: los futbolistas van al Mundial apenas por la gloria, como antes.

El premio que Messi pudiera recibir de la AFA en el hipotético caso de ser campeón sería casi absurdo comparado con sus ingresos en el Barcelona y por sus derechos de imagen y publicidades. Acaso recibiría 100.000 dólares por estar concentrado 40 días en Pretoria, jugar 7 partidos y ser campeón. Menos de lo que él percibe por día estando en su club. Incluso, los lunes, cuando tiene descanso, también cobra más que eso.

Una mayoría de los 736 futbolistas que animarán el Mundial de Sudáfrica actúa en las mejores ligas de Europa y tiene altísimas remuneraciones. No todos son Messi, pero la totalidad de los italianos, alemanes, españoles, ingleses, portugueses, brasileños, argentinos, uruguayos, etc. son millonarios. En muchos casos, ricos.

Esto genera un nuevo fenómeno: van al Mundial porque los anima el deseo de ganarlo, porque adoran el cosquilleo del desafío. Carlos Tévez, acaudalado jugador del Manchester City, habló al incorporarse a las prácticas de Argentina: "Acá juego por la camiseta; el dinero yo lo hago en Inglaterra". No lo dijo por demagogia, es la verdad.

Hay, también, ciertas obligaciones. No es fácil renunciar a la selección nacional; quien lo hace queda expuesto al escrutinio de su pueblo. Sobrevuela la palabra traición. Y luego hay que volver al país. Está el marketing también. Jugar el Mundial significa mantenerse en la cima y garantizar buenos contratos futuros. Pero los grandes jugadores, Rooney, Xavi, Cristiano Ronaldo, Kaká, Casillas, Buffon y otros 500 más que ya están en Sudáfrica, no necesitan de este Mundial para fichar por un club y obtener un salario suculento.

El arco se ha doblado tanto que las puntas vuelven a juntarse. Estos ultramillonarios vuelver a jugar por placer, por la camiseta y por la gloria. Como Nasazzi.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.