Secciones
Síguenos en:
El inmenso poder de la confianza

El inmenso poder de la confianza

Cuando el camino es largo y penoso estás turbado y tu mente sólo te pinta cuadros desoladores. La mente juega contigo y sus presagios son terribles: todo va a empeorar, no hay salidas, es el fin.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Confía, porque siempre puedes superar el desánimo, salir de la impotencia y enfrentar lo que ves como desastroso. Ninguna derrota es duradera si vuelves a creer y afianzas la esperanza cuando todo se conjura contra ti.

La confianza y la paciencia despejan el horizonte y te dan coraje para dominar las dudas y el desaliento. Piensa en el secuestrado o el prisionero que, en su infortunio, pensó en suicidarse y ahora está al lado de los que ama.

Aprende del enfermo que hoy disfruta, aunque hace años le pronosticaron una muerte próxima. Si te abandonas en las manos del Padre y amas lo que haces, volverás a sonreír aunque lo positivo esté hoy en suspenso. Ten fortaleza, porque llegarán días de claridad y lo pesado se hará liviano.

Un secuestrado liberado dijo: "mantener viva la fe fue mi fuente de energía en el horror de la selva". Y eso es lo que tú debes hacer en los tiempos angustiosos: confiar en que todo se puede recomponer. Hay buenos augurios si te serenas, valoras lo que tienes, estás con Dios y no tiras la toalla. Las aguas crecidas siempre vuelven a bajar y tú debes visualizar a diario tiempos de calma y de luz.

Conozco a alguien que hoy es feliz, pero hace años le dieron este frío diagnóstico: le quedan seis meses de vida. Por lo tanto, mejora tu estado de ánimo y cree que las penas son pasajeras y aprendizajes exigentes. Cree en la fuerza de la fe y en la energía del amor, cree en Dios y en ti, porque puedes resarcirte.

Cuando el camino es largo y penoso estás turbado y tu mente sólo te pinta cuadros desoladores. La mente juega contigo y sus presagios son terribles: todo va a empeorar, no hay salidas, es el fin. Tienes que recobrar el control y decirle a tu mente: confío y no te voy a escuchar. Manéjala y céntrala en la luz, tu reto es tomar el timón y afirmar tu fe.

Confía en tiempos favorables y descubre tu coraje interno. Insiste animoso como el equipo de fútbol que en cinco minutos cambia un resultado adverso y celebra la victoria. Como bien lo enseñan los expertos en coaching, el deporte nos da valiosas lecciones sobre el poder de la sinergia, la pasión, el compromiso y la capacidad de transformar una derrota cantada en un triunfo clamoroso.

Se cuenta que una persona angustiada le pidió a un sabio que lo instruyera en el arte de confiar. El maestro lo llevó a la cocina, llenó tres ollas con agua y las puso a hervir. En una metió una zanahoria, un huevo en otra, y unos granos de café en la tercera. Más tarde sacó la zanahoria y el huevo, coló el café y pidió al visitante que tocara cada cosa y probara la aromática bebida.

Luego le dijo: estos tres elementos reaccionaron ante el mismo rigor del fuego de un modo diferente. La zanahoria era dura y se tornó blanda; el huevo, frágil en su interior, se endureció, y los granos son ya una rica bebida.

Bueno, en la vida todo depende de tu reacción: puedes sacar algo bueno de la adversidad. Todo depende de la actitud, el amor y la confianza son tus aliados.

oasisggg@uniweb.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.