Secciones
Síguenos en:
Cultura. Las lógicas de la guitarra

Cultura. Las lógicas de la guitarra

La humanidad perdió un tapicero, un biólogo y un estibador, pero ganó tres músicos que, cada uno en su estilo, han llevado la técnica de la guitarra a niveles de excelencia.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Tres guitarristas de generaciones diferentes, Jimmy Page de Led Zeppelin, The Edge de U2, y Jack White de los White Stripes, se encontraron en una gran bodega para hablar de su relación con la guitarra, sus influencias, la técnica, los trucos y de paso mostrar cómo lograron sus más aclamados riffs.  El resultado es It Might Get Loud, un documental que acaba de lanzarse en formato DVD en todo el mundo y que parte en dos la forma de contar las historias de la música y de sus protagonistas. A diferencia de otras producciones como Seven Ages of Rock o The History of Rock N Roll, éste es un relato íntimo, sincero, glamuroso, que invita al espectador a entender mejor las lógicas del instrumento, su esencia, desarrollo y, lo más importante, a sentirlo tan terrenal como los tres protagonistas de la historia, hombres comunes y corrientes que revelan profundos secretos de su arte. 

Dirigido por Davis Guggenheim,  ganador del premio Oscar de la Academia por el documental An Inconvenient Truth (2006), es una crónica que refleja la evolución de los sonidos de cada uno de estos músicos en momentos, espacios y  circunstancias sociales diferentes, enmarcados en los desarrollos y auges de Londres, Dublín y Detroit, ciudades interconectadas por la grandeza y crudeza del rock n¿ roll. "Todos tenemos en común que somos guitarristas autodidactas y lo fascinante de esta experiencia es que tenemos personalidades e historias tan diversas y mucho por aprender el uno del otro", comentó Jimmy Page para la prensa al comentar la cinta. 

El documental llega en un momento de auge de videojuegos como Guitar Hero o Rock Band, en teoría herramientas visuales que invitan al usuario a enamorarse de la música y en particular de la guitarra. Irónicamente, estos juegos no pasan de ser un mecanismo virtual de diversión, alejado de lo que realmente puede ser la conexión con el instrumento, hecho que sí sucede en It Might get loud. La primera escena del documental es reveladora y contundente: Jack White aparece armando una rústica guitarra con un tronco, unos tornillos, una botella, una cuerda de metal y un micrófono. Con el instrumento 'hechizo' interpreta un clásico estribillo del blues y sentencia: "quién dijo que tenías que comprar una guitarra".

El sonido característico de cada uno de estos tres guitarristas representa la extensión de sus voces, como lo describe el nostálgico The Edge, mientras recorre una  secundaria en Dublín donde la banda U2 hizo sus primeras apariciones en 1977. Un viejo casete de cromo con el riff de la canción Where The Streets Have No Name, de 1987, sirve de enlace entre el pasado  ecléctico de  las influencias de bandas punk como The Jam y The Clash y los años de éxito del álbum The Joshua Tree. "Los sonidos que se crean en la guitarra surgen de las influencias musicales y  los sentimientos. Luego empieza a fluir cada nota como una hermosa melodía; el resto es saber usar la tecnología y jugar con las opciones de amplificación y distorsión para obtener el sonido que quieres que te represente toda la vida", comenta  The Edge en una de las escenas del documental grabadas en su casa-estudio. 

Aunque el protagonismo de cada guitarrista es equilibrado, sin duda hay una estrella que brilla: Jimmy Page. Desde los inexpertos comienzos como adolescente en Surrey, tocando skiffle (fusión de folclore norteamericano, jazz y rock), pasando por su trabajo en sesiones de estudio con The Who, The Kinks, Joe Cocker y otros, Page fue desde The Yardbirds a la conquista del mundo con el poderío de Led Zeppelin. Con 66 años, sabio, pausado y lleno de grandes anécdotas, su participación en el documental es fundamental para entender el punto de quiebre que tuvo el rock en 1969 y la posterior aparición de nuevos géneros como el hard rock, el rock progresivo,  el heavy metal y el punk. En una escena del documental grabada en su cuarto de música, muestra cómo del sonido del blues man Link Wray, y la canción Rumble, el desarrollo del rock n roll tomó otro rumbo gracias a la experimentación de los acordes más profundos y extraños que el instrumento podía dar. 

En la película Page regresa a Headley Grange, el asilo del siglo XVIII en Hampshire, con fama de embrujado, donde Led Zeppelin grabó algunas de sus más impactantes obras maestras, como When The Levee Breaks y Going to California, canciones incluidas en el cuarto disco del grupo, lanzando en 1971. Derroche de técnica y experimentos que marcaron a toda una generación de músicos, como Jack White, el más joven de los tres guitarristas del documental y quien sorprende por su talento, visión y capacidad inventiva de nuevos  trucos y técnicas. 

Originario de Detroit, su relación con la guitarra es accidental y se fortalece gracias a su amplio conocimiento musical. En la adolescencia se dejó encantar por los sonidos del blues, el folk, el country de su país y la magia de la invasión británica al mando de The Beatles y The Rolling Stones. Junto a su hermana Meg creó los White Stripes en 1997, un dúo que usando solamente  batería y  guitarra ha logrado darle un aire fresco y novedoso al desarrollo del rock n roll. En la actualidad combina su arte junto a otro grupo, The Raconteurs, mezcla de crudeza, fuerza y buen rock.

It Might Get Loud no sólo se conforma con contar historias sino que les da vida. Cada guitarrista enfrenta el reto de mostrar la procedencia de alguna de sus composiciones. The Edge enseña I Will Follow de 1980 mientras un incrédulo Page le corrige amablemente el mal uso de un acorde de Do en una de las secuencias del riff. Jack White deslumbra con su técnica y virtuosismo al interpretar  Icky Thump de 2005 y Jimmy Page, en la escena más impactante de la secuencia, deja literalmente boquiabierto a The Edge mientras interpreta el riff de Whole Lotta Love, canción de Led Zeppelin del año 69. "Fue una gran revelación ver la secuencia de notas y el tipo de distorsión", afirmó The Edge. Y como en toda gran obra, estos tres maestros de la guitarra terminan el documental interpretando una versión del tema The Weight de The Band. 

Un documental revelador que muestra cómo gracias a la guitarra eléctrica,  el destino de estos tres hombres fue diferente. De lo contrario hubiesen terminado como tapicero, en el caso de Jack White; biólogo en el caso de Jimmy Page y empleado del puerto de Dublín, en el caso de The Edge. A Davis Guggenheim, el mundo del rock le agradecerá por siempre el haber roto con el estigma de que todas las historias del rock estaban relacionadas obligatoriamente con escándalos, choques, destrozos en hoteles,  drogas, sexo y menos rock n roll. 

Por Jacobo Celnik

 

 

 

 

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.