Vieja cantera en el norte se convirtió en aula ambiental

Vieja cantera en el norte se convirtió en aula ambiental

Después de cinco años de restauración, se hacen recorridos ecológicos. Los visitantes pueden divisar Bogotá a 2.900 metros.

28 de mayo 2010 , 12:00 a.m.

Durante 40 años, Soratama -en la 166 con 2a.- se explotó para la mayoría de las construcciones de Bogotá. Incluso hay quienes dicen que el primer Palacio de Justicia se edificó con materiales de este sector de los cerros orientales.

Hoy, después de cinco años de restauración, esta cantera se transformó en un aula ambiental donde los bogotanos pueden vivir un día ecológico.

Se hacen recorridos, talleres para colegios, universidades, grupos de adultos mayores y familias.

"Es un trabajo educativo en el que se le inculca a la gente la importancia de los cerros orientales como pulmón de la ciudad", cuenta Javier Montoya, funcionario de la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA).

Además, es un programa en el que los eco-visitantes cuentan con la compañía de la Policía para garantizar su seguridad durante el recorrido.

Lo más significativo de la recuperación de este espacio para la ciudad es que los ciudadanos podrán observar a Bogotá a una altura de 2.900 metros, hacer una caminata ecológica para respirar aire puro entre 1.300 árboles y conocer la historia de nuestros antepasados muiscas.

Soratama, un lugar de historias

Cuenta la leyenda que el nombre Soratama proviene de una princesa muisca que por sus amoríos con un guerrero español fue desterrada a la laguna de Guatavita.

Ese lago es representado por un pozo natural que ha sido la fuente de agua para cientos de familias por más de 25 años.
Luz Dary es testigo de esa práctica que ha pasado por generaciones: "Desde que mis tatarabuelos han vivido en este barrio, el agua del pozo ha servido para fregar la ropa y hacer la comida. Eso la gente llega aquí para llevar agua desde las 4 a.m.", cuenta mientras lava sus prendas en los tradicionales lavaderos.

Pero esta no es la única atracción al hacer el recorrido hacia el aula ambiental.

También hay un deslizadero que fue rescatado de la cantera y ahora es un espacio verde que los niños disfrutan para deslizarse.
"Es famoso porque desde los 90 era particular ver a muchos pequeños subidos en partes de carros abandonados y rodando", cuenta Montoya.

Una mirada a 2.900 metros


Después de subir más de 2,5 kms. desde la 7a. con calle 166, salta a la vista el aula ambiental de Soratama.

Hay senderos en forma de caracol, plantas de diferentes especies y un túnel que según Montoya, "es muestra de que en Bogotá todavía contamos con muchísimas reservas de aguas subterráneas, y la mayoría están en la localidad de Usaquén".

Pero la importancia de la recuperación de esta antigua cantera cobra significado cuando los eco-visitantes, después de una larga caminata, llegan a la cima y logran divisar a Bogotá a 2.900 metros.

ÁNGELA BOTERO ZULUAGA
EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.